Nuevos obstáculos en el horizonte

EFE/ARCHIVO

Las negociaciones entre la Unión Europea (UE) y el Reino Unido sobre su futura relación enfrentan ya varios obstáculos pese a que todavía no han comenzado oficialmente. Londres ha puesto sus cartas sobre la mesa y quiere “libertad regulatoria” y un acuerdo aparte para el sector pesquero. Además, sopesará abandonar la negociación en junio si para entonces no se han consensuado las líneas generales. Bruselas, por su parte, considera necesario hacer un balance del proceso en junio y mantiene su objetivo de alcanzar “una asociación ambiciosa y justa”.

Los casos de coronavirus en Europa van en aumento y el país más afectado es Italia, pero también se han registrado contagios en otros lugares como España, Alemania, Francia, Grecia, Estonia y en la Península escandinava. Ante las restricciones de movilidad que impone el coronavirus y la posibilidad de que la situación empeore, muchos gobiernos y empresas buscan fórmulas como el teletrabajo para mantener la actividad y ayudar a los sectores más afectados a pasar la crisis. La Comisión Europea (CE) anunció el jueves que se plantea adoptar medidas para apoyar a los sectores económicos más afectados por el coronavirus, mientras que los ministros de los Veintisiete debatirán las consecuencias de la crisis sanitaria para la industria en Zagreb el 20 de marzo.

Wall Street despide una semana marcada por el temor al impacto del coronavirus sobre la economía global, con un Dow Jones que ha recortado más de 3.000 puntos en su mayor descalabro semanal desde la crisis financiera, mientras las multinacionales rebajan sus expectativas de negocio para este trimestre.

 

 

Este viernes conoceremos los resultados para España del último Eurobarómetro en cuestiones como la percepción de los ciudadanos de su nivel de vida, las noticias falsas o la confianza en las instituciones. Los presentarán el secretario de Estado para la UE, Juan González-Barba, y el responsable de la Comisión Europea en Madrid, Francisco Fonseca.

En Eslovaquia la indignación causada por el asesinato del periodista Jan Kuciak en 2018 se mide en las urnas este sábado. Y el escenario que se avanza no se prevé sencillo: una enorme fragmentación parlamentaria y un partido neonazi en auge. Unos 4,5 millones de eslovacos están convocados para elegir nuevo Parlamento y con ello Gobierno. Todos los sondeos auguran una verdadera debacle para el gubernamental partido socialdemócrata Smer.