Pendientes del coronavirus y del alto el fuego en Siria

EFE/EPA/SEDAT SUNA

La Organización Mundial de la Salud (OMS) cree que algunos países no se toman en serio la amenaza del COVID-19. “No es un simulacro”, ha advertido su director general, Tedros Adhanom Ghebreyesus, al pedir la total implicación de los gobiernos en la lucha contra la epidemia, que ha causado casi 100.000 contagios en todo el mundo. Los ministros de Sanidad de la Unión Europea (UE) se reunirán este viernes en una sesión extraordinaria en Bruselas para evaluar posibles nuevas medidas a nivel comunitario para hacer frente al coronavirus.

El alto el fuego en la provincia siria de Idlib acordado por Rusia y Turquía entró en vigor la pasada medianoche. Busca acabar con la escalada de hostilidades y prevenir el empeoramiento de una de las peores crisis humanitarias desde que comenzó la guerra. Mientras, en Zagreb los ministros de Exteriores de la UE debatirán este viernes en un Consejo extraordinario la gravedad del conflicto y la urgencia humanitaria en Idlib, con ideas sobre la mesa como la de crear una zona segura. En esa región del noroeste sirio, milicias yihadistas y otros grupos rebeldes presentan la última resistencia, con apoyo turco, al régimen del presidente de Siria, Bachar Al Asad, respaldado por Rusia.

 

 

Sigue preocupando, por otro lado, la situación en la frontera turca, donde miles de refugiados y migrantes esperan para cruzar a Grecia. El bulo de “fronteras abiertas” corre por las redes sociales en árabe desde hace una semana. Es una versión manipulada del anuncio del Gobierno turco de que iba a abrir sus propias fronteras para permitir la salida de los refugiados, en protesta por la falta de apoyo de la UE a la presencia militar turca en Siria. El hecho es que ha empujado a miles de sirios, iraquíes, afganos y paquistaníes, a menudo establecidos en Turquía desde hace años, a abandonarlo todo y viajar a la frontera creyendo que podrían pasar legalmente a territorio comunitario. Grecia, sin embargo, insiste en que ninguno lo ha conseguido.

España, a través de su ministra de Defensa, ha instado a la UE a no situarse “de perfil” ni “dejar a un lado” las cuestiones humanitarias en conflictos como el que viven los ciudadanos sirios o las personas que tratan de atravesar el Mediterráneo central desde Libia. “No podemos ponernos de perfil ante un drama humano, que es lo que está ocurriendo en este momento en Siria (…) No podemos tratar tampoco a los refugiados como si no fueran personas. Siendo perfectamente conscientes de que hay una situación complicada para Grecia, la UE no puede ponerse de perfil”, ha dicho en declaraciones a Efe en Zagreb.

La activista sueca Greta Thunberg participará este viernes en Bruselas en una huelga en defensa del clima. La joven ha criticado duramente esta semana la nueva Ley Climática que ha presentado la Comisión Europea, una hoja de ruta sin metas vinculantes por país a la que ha tildado de “rendición” ante la crisis provocada por el calentamiento global.