Presiones y decepción en el ambiente previo a la cumbre europea

Vista general de la entrada a la sede del Consejo Europeo en Bruselas. EFE/EPA/OLIVIER HOSLET

Los líderes de la Unión Europea (UE) intentarán dar un nuevo impulso a las negociaciones con el Reino Unido por el Brexit en la cumbre que comienza este jueves en Bruselas, a pesar de que los plazos para lograr un acuerdo se agotan sin que las dos partes acerquen sus posturas.

El ambiente previo a la cita no ha sido muy esperanzador, pese a la llamada telefónica de este miércoles entre los presidentes del Consejo Europeo, Charles Michel, y la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, y el primer ministro británico, Boris Johnson. Michel y Von der Leyen “presionamos de nuevo para que se avance en la mesa de negociaciones”, tuiteó el presidente del Consejo, que representa a los Veintisiete. “La UE está trabajando en un acuerdo, pero no a cualquier precio. Las condiciones deben ser correctas en cuanto a la pesca, la igualdad de condiciones y la gobernanza”, escribió por su parte Von der Leyen en la misma red social.

La UE busca con una nueva cumbre de sus líderes impulsar la negociación con Londres en un momento crítico

Bruselas (EuroEFE).- Los líderes de la Unión Europea (UE) intentarán dar un nuevo impulso a las negociaciones sobre la relación con el Reino Unido tras el Brexit en la cumbre que comienza este jueves en Bruselas, a pesar de que …

 

Mientras, Johnson aseguró a través de un portavoz estar “decepcionado” por la falta de avances en las negociaciones. El británico volvió a manifestar que un acuerdo es “deseable”, pero que esperará al resultado de la cumbre europea para “reflexionar antes de precisar los próximos pasos del Reino Unido a la luz de su declaración del 7 de septiembre”. Aquel día, el dirigente conservador fijó este Consejo Europeo como fecha límite para alcanzar un acuerdo, sin el cual “habría que aceptar (el fracaso) y pasar página”.

En la cumbre de dos días también se abordarán otros temas distintos al Brexit. España prevé defender criterios comunes sobre las restricciones de viajes por la pandemia y una mayor ambición en la neutralidad climática. De hecho, España y otros diez países apoyan revisar los objetivos climáticos de la UE para reducir las emisiones de gases contaminantes de aquí a 2030 “al menos el 55 %”, según una declaración conjunta a la que tuvo acceso Efe. El documento está firmado por el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, y los mandatarios de Dinamarca, Estonia, Finlandia, Francia, Irlanda, Letonia, Luxemburgo, los Países Bajos, Portugal y Suecia.

También este jueves es la fecha límite para que España presente ante la Comisión Europea (CE) sus presupuestos nacionales para 2021 y los proyectos que pueden beneficiarse de las ayudas europeas a la reconstrucción tras la pandemia. El Consejo y la Eurocámara continúan negociando para lograr un acuerdo que permita poner en marcha el marco financiero plurianual de la UE y el Fondo de Recuperación acordados en julio, de momento sin mucho éxito. El estancamiento en las conversaciones podría retrasar más allá de enero de 2021 la entrada en vigor de ambas medidas, que se negocian como un paquete. Fuentes diplomáticas creen que, si no hay un acuerdo en la segunda mitad de octubre, el retraso será inevitable. Los principales puntos de bloqueo en la negociación se encuentran en el mecanismo para condicionar el desembolso de fondos al respeto del Estado de derecho y en el incremento del presupuesto comunitario que reclama la Eurocámara.

El director de la OMS para Europa, Hans Kluge, y expertos de la organización explicarán este jueves los últimos datos sobre la situación de la pandemia en el continente y la gestión del preocupante incremento de casos de la COVID-19. La mayoría de los países de la UE están endureciendo las restricciones sociales ante la segunda ola de contagios, que ha obligado a Alemania a activar un sistema de alerta temprana y en Francia a anunciar un toque de queda en las principales ciudades, entre ellas París. En España la región de Cataluña anunció este miércoles el cierre de todos los bares y restaurantes de la región durante 15 días, mientras la capital del país, Madrid, y ocho grandes municipios limítrofes siguen en estado de alarma, con confinamientos perimetrales, por alto impacto epidémico.