Primeros movimientos en Bruselas y Londres tras el “brexit”

Las banderas del Reino Unido y la UE, con la Grand Place de Bruselas y los colores de la Unión Jack. EFE/Stephanie Lecocq

Una vez materializado el “brexit”, no hay tiempo que perder. Lo sabe bien el negociador de la Unión Europea (UE) para la futura relación con el Reino Unido, Michel Barnier, quien explicará este lunes en una rueda de prensa en Bruselas la propuesta de directivas para la negociación con Londres en los próximos meses. Y desde Londres el primer ministro británico, Boris Jonson, pronunciará un discurso en el que establecerá su postura de cara a las negociaciones comerciales con los Veintisiete.

En esa intervención, según avanzan los medios británicos, se espera que Johnson abandone el tono conciliador utilizado el pasado 31 de enero -día de la consumación oficial del Brexit-, cuando se refirió a una “nueva era de cooperación” con el bloque europeo, para pasar a una retórica más firme. Según revela el Daily Telegraph, el equipo de asesores de Johnson está “furioso” por lo que perciben como amagos por parte de la UE de “frustrar” el “amplio” acuerdo de libre comercio que ambiciona Londres. La sensación británica, de acuerdo con una fuente del Gobierno, es la de que Bruselas intenta unilateralmente “cambiar los términos” del acuerdo ratificado en 2019, cuando ambos se comprometieron a trabajar por un pacto comercial “ambicioso”.

Barnier, por su parte, ha avisado en Twitter de que tiene “una cosa clara: lo primero es el interés de la UE, de cada uno de sus Estados miembros y de todos sus ciudadanos”. El francés, que tendrá como “número dos” a la española Clara Martínez Alberola, estará al frente de la que se presenta como la negociación más complicada de la historia de la UE, con la alemana Ursula von der Leyen al frente del Ejecutivo comunitario. Von der Leyen ya ha dicho que espera conseguir un acuerdo comercial con “cero tarifas y cero cuotas”, pero desde una competencia económica leal por parte de Londres.

También estaremos pendientes de la primera jornada de actividad en los mercados tras concretarse el “brexit”, que mostrará el grado de intranquilidad de los inversores ante la necesidad del Reino Unido de pactar un acuerdo comercial con la UE antes de fin de año. ¿Y qué pasará con Escocia? El expresidente del Consejo Europeo Donald Tusk ha admitido que en Bruselas hay una “empatía” hacia la hipotética posibilidad de que una Escocia independiente se adhiriera en un futuro a la UE. Por su parte, la ministra principal de Escocia, la nacionalista Nicola Sturgeon, ha dicho que “es posible” celebrar un referéndum de independencia en 2020, que debe ser “legal y vinculante” para que cuente con el reconocimiento de la comunidad internacional.

 

 

Por otro lado, el jefe de la diplomacia europea, Josep Borrell, está desde este lunes en Teherán en su primera visita a Irán desde que asumió el cargo y coincidiendo con un aumento de la tensión entre ese país y Europa debido al acuerdo nuclear. Borrell ya se entrevistó a mediados de enero con el jefe de la diplomacia iraní, Mohamad Yavad Zarif, en Nueva Delhi, en un encuentro en el que insistió en el interés de la UE en preservar el acuerdo nuclear de 2015 con Irán. Según Borrell, este acuerdo es ahora “más importante que nunca en vista de la peligrosa escalada en Oriente Medio y la región del Golfo”. Desde Jordania, donde ha estado el fin de semana, Borrell ha asegurado, por otro lado, que ningún plan de paz puede tener éxito si no es aceptado por palestinos e israelíes, después de que todas las facciones palestinas, así como buena parte de los países árabes, rechazaran la última propuesta de la Casa Blanca.