Una cumbre crucial, aranceles inminentes y una sentencia histórica

EFE/ARCHIVO

Comienza una semana de alto voltaje en la que tendremos una cumbre europea crucial para tratar de evitar la catástrofe de un “brexit” duro, la prevista entrada en vigor de aranceles estadounidenses a productos de la UE y la publicación por parte del Tribunal Supremo español de la sentencia del juicio por el ilegal proceso independentista catalán de 2017.

De cara a la cumbre europea del 17 y 18 de octubre, el presidente francés, Emmanuel Macron, ha pedido “lucidez” para afrontar crisis externas “desestabilizantes”, tras reunirse este domingo en París con la canciller alemana, Angela Merkel. “En este momento particular, Europa no puede darse el lujo de pequeñas discusiones ni de añadir crisis internas a la tensión del mundo que nos afecta ya. Nuestra fuerza reside en nuestra unidad”, ha enfatizado Macron. A las fricciones existentes por la inminente salida del Reino Unido del bloque comunitario, aún sin acuerdo, se ha sumado la reciente ofensiva de Turquía en Siria, que según Macron podría crear una “situación humanitaria insoportable”, así como las tensiones internas en el seno de la UE por el rechazo del Parlamento Europeo a la candidata francesa a entrar en la Comisión, Sylvie Goulard.

De ese rechazo a Goulard se hablará este lunes en París, donde Macron recibirá a la futura presidenta de la Comisión Europea (CE), la conservadora alemana Urusula von der Leyen, en busca de un nuevo candidato francés para integrar su equipo de comisarios. Macron no ha querido asumir la responsabilidad del fracaso de Goulard y señala directamente a Von der Leyen por el fiasco de su candidata, asumido en Bruselas como una revancha contra el presidente galo.

Mientras tanto, en Luxemburgo los ministros de Exteriores de la UE abordarán este lunes la crisis en Siria tras la decisión de Turquía de atacar a milicias kurdas en el noreste del país, así como la situación en Afganistán, Ucrania, Venezuela y Nicaragua. Por ahora no hay una propuesta conjunta sobre la mesa para sancionar a Turquía por la operación militar en Siria, sino que la línea prioritaria es seguir pidiendo a Ankara que cese esos ataques, que por el momento se limitan a bombardeos aéreos y operaciones especiales. En cualquier caso, si la UE decide endurecer su postura hacia Turquía, podría plantear medidas selectivas individuales, un embargo de armas o un veto a la exportación de material de prospección petrolífera, según fuentes diplomáticas.

También en Luxemburgo, los ministros de Agricultura de la UE prevén analizar el impacto de la eventual subida de aranceles de Estados Unidos a productos españoles como el aceite de oliva, el vino o el queso. A principios de octubre Washington anunció que a partir del día 18 empezará a imponer aranceles a la UE -con mayor peso a cuatro países, entre ellos España- después de que la Organización Mundial del Comercio (OMC) fallase a su favor en la disputa con Bruselas por sus subsidios a Airbus y le autorizase a aplicar sanciones por 7.500 millones de dólares (unos 6.900 millones de euros) anuales. La UE, a su vez, está a la espera de que la OMC se pronuncie en un caso paralelo sobre las ayudas estadounidenses a Boeing y ha advertido a EEUU de que si aplica los aranceles se verá obligada a aplicar contramedidas. La comisaria europea de Comercio, Cecilia Malmstrom, solicitó el viernes al representante de Comercio de Estados Unidos, Robert Lighthizer, empezar a negociar un acuerdo para atajar la disputa comercial por los subsidios a Airbus y Boeing, y evitar así la imposición de aranceles por ambas partes.

En España el Tribunal Supremo tiene previsto publicar entre este lunes y martes la sentencia del juicio por el ilegal proceso independentista catalán de 2017, en medio de una gran expectación política y mediática tras haber decidido por unanimidad condenar a los principales responsables por sedición y malversación. Los encausados estaban acusados de rebelión por la Fiscalía española y de sedición por la Abogacía del Estado por la organización de un referéndum ilegal de “autodeterminación” el 1 de octubre y una declaración parlamentaria el día 27 a favor de la independencia unilateral de la región de Cataluña, anulada luego por el Tribunal Constitucional español. De los doce soberanistas procesados, nueve permanecen en prisión provisional, entre ellos el exvicepresidente regional catalán Oriol Junqueras, que lleva en tal situación cerca de dos años y cuya supuesta inmunidad parlamentaria estudia este lunes la Justicia europea.