Von der Leyen en Londres y máxima tensión en Oriente Medio

EFE/ARCHIVO

La presidenta de la Comisión Europea (CE), Ursula von der Leyen, visitará Londres este miércoles para reunirse con el primer ministro británico, Boris Johnson. Será el primer cara a cara entre ambos y, como no podía ser de otra manera, girará en torno a la salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE), que se producirá el 31 de enero, y los preparativos para negociar la futura relación tras la retirada.

Antes de partir hacia Londres, Von der Leyen tiene previsto verse en Bruselas con el alto representante de la Política Exterior de la UE, Josep Borrell, para analizar el momento de máxima tensión que se vive en Oriente Medio tras el asesinato por parte de Estados Unidos del general iraní Qasem Soleimaní. La presidenta de la CE ha sido criticada por su tardía reacción a la delicada situación geopolítica que ha provocado la muerte de Soleimaní.

Mientras, el presidente de EEUU, Donald Trump, evalúa una posible respuesta al ataque de Irán contra bases aéreas con tropas estadounidenses en Irak. El Pentágono ha confirmado que el ataque, una posible represalia de Irán por el asesinato de Soleimaní, se produjo contra las bases de Al Asad y Erbil. Además, la Casa Blanca prevé compartir este miércoles con el Congreso estadounidense las las razones que llevaron a Trump a dar la orden de matar al general iraní.

 

 

En Estambul el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, y su homólogo ruso, Vladímir Putin, van a inaugurar el gasoducto TurkStream y, además, pasar revista a los conflictos en Libia, Siria e Irán. Un contingente de tropas aprobado por el Parlamento turco ya ha llegado a Libia con el objetivo de sostener al Gobierno reconocido por la ONU en Trípoli. La UE está preocupada por esa “interferencia externa” en Libia y así lo expresó Borrell este martes tras una reunión en Bruselas con los ministros de Exteriores de Italia, Francia, Alemania y el Reino Unido. El jefe de la diplomacia europea recordó que no ha podido viajar por razones de seguridad a Libia, donde “la situación empeora día a día”.

Con la llegada del año nuevo, el ministro francés de Economía y Finanzas, Bruno Le Maire, y su homólogo estadounidense, Steve Mnuchin, se han fijado un plazo de quince días para hallar un acuerdo sobre la tasa digital en el seno de la OCDE. El Gobierno de Trump anunció en diciembre la imposición de aranceles por valor de 2.400 millones de dólares a ciertos productos franceses en respuesta a la imposición de una tasa del Ejecutivo galo a los ingresos de las grandes multinacionales tecnológicas. Francia ha prometido retirar ese impuesto si se llega a un acuerdo internacional dentro de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE). Desde París, el comisario de comercio de la UE, Phil Hogan, ha mostrado públicamente su apoyo a Francia y a cualquier Estado europeo que desee aplicar una tasa digital de manera soberana.