Vuelven las marchas por el clima

EFE/ARCHIVO

El movimiento Fridays For Future (FFF) ha convocado este viernes en ciudades de todo el mundo su primer día de acción global del año, una movilización que reclamará “justicia climática en la nueva normalidad”, coincidiendo con la Asamblea General de la ONU.

Precisamente la ONU, junto a varios países y empresas, animó este jueves al mundo a pisar el acelerador en la lucha contra el cambio climático, esperanzada por los recientes anuncios de China y la Unión Europea (UE), que se han comprometido con objetivos más ambiciosos. Con la cumbre climática prevista para finales de año pospuesta por el coronavirus, Naciones Unidas aprovechó los márgenes de su Asamblea General para tratar de dar un empujón a la implementación del Acuerdo de París, que este año cumple cinco años sin que se haya hecho lo suficiente para poner al planeta en la trayectoria para cumplir con sus metas.

El propósito de Fridays For Future es que lleguen a celebrarse este viernes unos 2.500 actos, en distintos formatos, como punto de partida de una nueva campaña de movilizaciones y huelgas contra la crisis climática. El movimiento quiere reanudar las movilizaciones masivas del año pasado, en las que llegaron a participar millones de jóvenes en distintos puntos del planeta, para exigir a los gobiernos de cada país programas ambiciosos para frenar el calentamiento de la Tierra.

Bruselas ha urgido a los Estados miembros de la UE a ponerse las pilas ante el aumento generalizado de nuevos casos de coronavirus y poder así evitar una situación similar a la que vivieron la pasada primavera. España, Francia, República Checa, Bélgica, Holanda, Luxemburgo y Malta tienen una incidencia media acumulada en los últimos 14 días de más de 100 nuevos casos por cada 100.000 habitantes.

 

Después de confinar parcialmente el sur de la región el pasado lunes, las restricciones se van a extender a otras zonas de Madrid con una incidencia similar del coronavirus, mientras otros 81 municipios españoles permanecen también con la movilidad reducida en esta segunda ola de la pandemia. Francia ha sacado la artillería pesada para tratar de frenar los contagios cuando el 18 % de las camas de ucis están ocupadas por pacientes con COVID, con una batería de medidas criticada por ayuntamientos y hosteleros. Y el Gobierno británico ha dado a conocer un nuevo plan de apoyo al empleo, con el pago de una parte de los salarios, para hacer frente a las nuevas restricciones impuestas en el Reino Unido.