Condena por sedición para los líderes soberanistas catalanes

Supremo

Fofografía de archivo del presidente de la Generalitat, Quim Torra (fondo-2i), saludando a los doce líderes independentistas acusados por el proceso soberanista catalán que derivó en la celebración del 1-O y la declaración unilateral de independencia de Cataluña (DUI), en el banquillo del Tribunal Supremo, al inicio del juicio del "procés", el 12 de febrero de 2019 EFE/Emilio Naranjo ***POOL***

Madrid/Barcelona (EuroEFE).- El Tribunal Supremo español (TS) ha acordado por unanimidad condenar por sedición y malversación de fondos públicos, y no por rebelión como pedía la Fiscalía, a los principales líderes soberanistas catalanes juzgados por su implicación en el proceso independentista en Cataluña de 2017. Milles de personas se manifestaron este sábado en Barcelona a favor de la unidad de España y llamamientos a acatar la sentencia.

No hubo rebelión

Fuentes jurídicas confirmaron este sábado a Efe esta decisión de los siete magistrados de la Sala de lo Penal del TS que forman el tribunal que los ha juzgado.

A falta de que se concreten las penas individualizadas cuando se conozca la sentencia,  según la responsabilidad de cada acusado, los magistrados han decidido que no se han cumplido los requisitos para condenar por rebelión, como pedía la Fiscalía española.

Su conclusión se acerca a las tesis de la Abogacía del Estado, que sostuvo que los hechos juzgados no ocurrieron con la violencia suficiente para encajar en el tipo delictivo de rebelión.

Esa es la diferencia clave entre el delito de rebelión y el de sedición, que se castiga con hasta 15 años de prisión, según la legislación penal española.

Se aplica a quienes, sin estar comprendidos en el delito de rebelión, se alcen pública y tumultuariamente para impedir, por la fuerza o fuera de las vías legales, la aplicación de las leyes.

La Fiscalía consideraba que el proceso independentista ilegal fue un “golpe de Estado” que buscó liquidar la Constitución española con “violencia suficiente”, pero la Abogacía del Estado cree que ésta no fue “elemento estructural” del plan.

El Alto Tribunal también ha decidido condenar al exvicepresidente catalán Oriol Junqueras y a los exconsejeros autonómicos presos Joaquim Forn, Josep Rull, Jordi Turull y Raül Romeva por malversación de caudales públicos.

No así a otros tres acusados, los exconsejeros Santi Vila, Carles Mundó y Meritxell Borràs, que previsiblemente serán condenados solo por desobediencia, un delito que no acarrea pena de cárcel.

Los 12 soberanistas procesados -nueve cumplen prisión provisional- fueron juzgados durante cuatro meses por la celebración en Cataluña de un referéndum inconstitucional de “autodeterminación” el 1 de octubre de 2017 y una declaración posterior del Parlamento regional a favor de la independencia unilateral, entre otros hechos.

En 2018, el Supremo declaró en rebeldía al expresidente catalán Carles Puigdemont y otros seis líderes independentistas que permanecen huidos en el extranjero para evitar su procesamiento por los mismos hechos. Sobre todos ellos pesa una orden de detención en España.

El TS inicialmente tenía previsto comunicar el fallo el próximo lunes 14 de octubre, aunque no se descarta que la sentencia  pueda retrasarse.

 

Unas 10.000 personas se manifiestan en Barcelona a favor de la unidad de España

Barcelona

Vista de la manifestación convocada por diferentes entidades favorables a la unidad de España, con el apoyo de Cs, el PP y Vox -no ha anunciado su presencia el PSC- y que discurre por el Passeig de Gràcia de Barcelona, para conmemorar el Día de la Hispanidad. Los responsables de la recién creada plataforma Cataluña Suma, en la que se encuentra integrado el Movimiento Cívico Espanya i Catalans, organizador de las manifestaciones del 12 de octubre de los últimos años, encabezan la marcha, en la confluencia entre el Passeig de Gràcia y la calle Aragó. EFE/Alejandro García

Unas 10.000 personas, según la Guardia Urbana, se han manifestado este sábado en el centro de Barcelona, con motivo del Día de la Hispanidad, entre consignas a favor de la unidad de España y de la Guardia Civil y llamamientos a acatar la inminente sentencia  del ‘procés’.

La cifra de este año contrasta con los aproximadamente 65.000 asistentes que contabilizó la Guardia Urbana en la convocatoria de 2018.

La marcha, convocada por la recién creada plataforma Cataluña Suma -en la que se encuentra integrado el Movimiento Cívico Espanya i Catalans, organizador de las manifestaciones del 12 de octubre de los últimos años-, ha arrancado en el Paseo de Gracia y ha finalizado con un acto político en la plaza de Cataluña.

En la marcha se han visto numerosas banderas españolas, también ‘senyeres’ y banderas europeas, además de pancartas con lemas como “UE: solo los fascistas apoyan a los golpistas”, “Cataluña somos todos” o “Spain no surrender”.

La movilización ha contado con la participación de dirigentes políticos como Inés Arrimadas, Lorena Roldán, Carlos Carrizosa y José Manuel Villegas (Cs), Cayetana Álvarez de Toledo, Dolors Montserrat y Xavier García Albiol (PP) e Ignacio Garriga (Vox), mientras que el PSC no se ha sumado a la convocatoria.

En los parlamentos al final de la manifestación, Javier Megino, de Espanya i Catalans, ha afirmado que “España existe como país, nación y Estado”, mientras que “lo otro no son más que pajas mentales”, y para los líderes independentistas pendientes de sentencia ha augurado: “Ni olvido ni perdón, largos años de prisión”.

También ha intervenido el presidente de Societat Civil Catalana, Fernando Sánchez Costa, que ha dicho que “el independentismo es una maquinaria de propaganda que se disolverá como un azucarillo” y ha asegurado que Cataluña  “no necesita más devastación ni división”, sino “una ola tranquila de cambio que envíe al nacionalismo al rincón de pensar durante muchos años”.

Durante los discursos, entre los manifestantes se han lanzado consignas como “Puigdemont a prisión” o “Viva la Guardia Civil” y se han exhibido muñecos que parodiaban al propio Puigdemont y al presidente de la Generalitat Quim Torra.

Más de 5.400 empresas se fueron de Cataluña desde referéndum ilegal de 2017

Más de 5.400 empresas han salido de Cataluña desde finales de 2017, a partir del referéndum ilegal de autodeterminación del 1 de octubre de aquel año, según datos del Colegio de Registradores de España hasta junio pasado.

Cataluña se  la cabeza de las regiones españolas por pérdida de compañías en este período, con un saldo negativo superior a las 4.000 empresas que cambiaron su sede social a otras partes del país durante este tiempo.

El resultado se debe a que, por el contrario, 1.374 empresas trasladaron su sede social a Cataluña desde el cuarto trimestre de 2017.

En plena ebullición del proceso independentista, el Gobierno español aprobó un decreto ley que facilitó el cambio de sedes sociales sin pasar por la autorización de las juntas de accionistas de las empresas.

La “fuga” de empresas se suavizó después de unos primeros meses de salida acelerada, preocupadas por la inestabilidad de Cataluña debido a las fuertes tensiones independentistas e incertidumbres políticas.

En 2017, en pleno conflicto, 2.536 empresas se fueron de Cataluña en en solo tres meses.

Edición: Catalina Guerrero