Estrasburgo avala las “devoluciones en caliente” en la valla de Melilla

Vista general de la sede del Tribunal Europeo de Derechos Humanos en Estrasburgo (Francia). EFE/ Patrick Seeger

Estrasburgo (Francia) (EuroEFE).- La Gran Sala del Tribunal Europeo de Derechos Humanos avaló este jueves las expulsiones de dos inmigrantes subsaharianos tras saltar la valla de Melilla en 2014, porque “se pusieron ellos mismos en una situación de ilegalidad”, al acceder “a lugares no autorizados” y “recurriendo a la fuerza”.

El fallo a favor de España añade que los inmigrantes “decidieron no utilizar las entradas legales existentes que les permitieran acceder de modo regular al territorio español” y revoca de esta forma la sentencia condenatoria de Sala de 2017 por “expulsión colectiva sin medida judicial previa”.

Sin posibilidad de recurso

Según la sentencia dictada por unanimidad de 17 jueces de la corte europea, España no vulneró el artículo 13 (Derecho a un recurso efectivo) ni el artículo 4 del Protocolo 4 (Prohibición de expulsiones colectivas) del Convenio Europeo de Derechos Humanos.

El fallo, contra el que no cabe recurso y que esperaban con atención los gobiernos europeos, dice que Estrasburgo “no puede hacer responsable al Estado de la ausencia en Melilla de una vía de recurso legal que les hubiera permitido recurrir la expulsión”.

La ausencia de esa vía legal, añade, “no constituye por si misma una violación del artículo 13 del Convenio”.

Otras posibilidades de llegar a España

Recuerda el tribunal que los demandantes tuvieron la posibilidad “de disponer de un acceso real y efectivo al territorio español en el puesto fronterizo de Beni-Enzar”, al igual que a las embajadas y consulados españoles.

Los demandantes, N.D., de Mali, y N.T., de Costa de Marfil, llegaron a Marruecos entre finales de 2012 y comienzos de 2013 y acamparon varios meses en el campamento improvisado del monte Gurugú hasta saltar la valla el 13 de agosto de 2014, junto a casi un centenar de subsaharianos.

Una vez expulsados, repitieron el intento en octubre y diciembre de 2014. El primero fue reenviado a Mali y el segundo se encuentra en algún lugar de España.

España respeta y acata el aval de Estrasburgo a devoluciones en caliente

El Gobierno “respeta y acata”, como hace con todas las resoluciones judiciales, la decisión del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) de avalar las devoluciones en caliente a Marruecos de dos inmigrantes que saltaron la valla de Melilla porque, según el fallo hecho público, “se pusieron en situación de ilegalidad” recurriendo “a la fuerza”.

Así lo han transmitido a Efe fuentes del Ministerio del Interior nada más conocerse el fallo de la Gran Sala del TEDH, que revoca la condena que impuso a España en 2017 por la expulsión de N.D y N.T que, dice ahora, “decidieron no utilizar las entradas legales existentes que les permitieran acceder de modo regular al territorio español”.

También la Asociación Unificada de la Guardia Civil (AUGC) ha reaccionado inmediatamente al fallo, que en su opinión, debe implicar un cambio en la legislación en materia migratoria que clarifique “el protocolo de actuación de los agentes” frente a la entrada irregular de personas a España.

De esta forma, opina que hay que dotar de mayor garantía jurídica al trabajo de los guardias civiles, proteger las fronteras “eficazmente” garantizando al mismo tiempo los derechos humanos de los inmigrantes.

El Tribunal Constitucional esperaba esta sentencia para pronunciarse sobre el recurso que el PSOE y otros grupos interpusieron contra la Ley de Seguridad Ciudadana o ley mordaza aprobada por el Gobierno de Mariano Rajoy, que regulaba las devoluciones en caliente a través de una disposición adicional

Edición: Catalina Guerrero