Europol avisa contra lavado de dinero, mafia y falsificaciones tras la pandemia

Billetes falsos decomisados por la Policía portuguesa en una operación conjunta con Europol. EFE/EPA/MARIO CRUZ/ARCHIVO

Bruselas (EuroEFE).- La organización policial Europol avisó este jueves de que las organizaciones criminales buscarán adaptarse a nuevas oportunidades tras la actual fase de lucha contra la pandemia de coronavirus, y alertó contra actividades como el lavado de dinero, el tráfico de personas o la venta de falsificaciones.

Si desde el inicio de los confinamientos y las medidas de urgencia sanitaria el foco había estado en el cibercrimen, el fraude y las falsificaciones de material médico, las distintas actividades ilegales irán evolucionando a medida que vaya cambiando el contexto.

“La delincuencia grave y organizada está explotando las circunstancias cambiantes durante la pandemia”, declaró en un comunicado la directora ejecutiva de Europol, Catherine de Bolle, al presentar un informe que divide en tres fases las diferentes etapas esperadas de actividades ilegales relacionadas con la pandemia.

En una segunda fase, que coincidirá con el levantamiento progresivo de las restricciones a la movilidad, esa organización policial europea espera un repunte de la criminalidad en ámbitos como el lavado de dinero, con un aumento de las empresas pantalla para desviar fondos, y señaló el inmobiliario como un sector “todavía más atractivo” para esas formas de delincuencia.

En paralelo, Europol cree que las consecuencias de la pandemia tendrán un efecto “aún más profundo” en los países en desarrollo que en Europa, caldo de cultivo para las mafias.

“La inestabilidad económica prolongada y la falta sostenida de oportunidades en algunas economías africanas pueden desencadenar otra ola de migración irregular hacia la UE a medio plazo”, señala.

 

En crisis anteriores, como el final de la Guerra Fría o la crisis económica y financiera de 2008, el crimen organizado ha demostrado “su habilidad para extraer ganancias a largo plazo”, recuerda Europol, que cree que la delincuencia encontrará también lucrativas maneras de adaptarse al nuevo futuro.

“Los grupos vulnerables tienden a ser más accesibles al crimen organizado en tiempos de crisis”, pues “las dificultades económicas hacen que sean más receptivos” a la venta de productos falsificados más baratos o al reclutamiento para participar en actividades delictivas, prosigue Europol, que alerta sobre la captación de “jóvenes vulnerables” en actividades como la extorsión.

Europol identifica también “vulnerabilidades” y “factores clave con un impacto en el crimen durante y después de la pandemia”, y subraya que será “esencial controlar (…), anticipar desarrollos y detectar señales de advertencia”.

El primer factor son las actividades en línea, dado que la gente pasa ahora más tiempo en internet tanto para trabajar como para entretenerse, lo que ya ha dado lugar a diferentes tipos de ciberataques y fraudes, seguido de los distintos métodos de pago, dado que las transacciones a través de internet previsiblemente aumentarán.

Y señala por último que en el escenario potencial de recesión económica “moldeará fundamentalmente el panorama de la delincuencia organizada” y se volverá “socialmente más aceptable, ya que estos grupos se infiltrarán cada vez más en comunidades económicamente debilitadas para presentarse como proveedores de trabajo y servicios”.

Editado por Miriam Burgués