Productores agrícolas de la UE e indígenas brasileños se suman a las críticas al acuerdo con Mercosur

Los líderes indígenas de Brasil, Kreta Kaingang (d) y Sonia Guajajara (i). Son miembros de una delegación de indígenas brasileños que han criticado el acuerdo UE-Mercosur. . [EFE/ Biel Aliño]

Bruselas/Madrid (EuroEFE).- Continúan las críticas al acuerdo comercial alcanzado entre la Unión Europea (UE) y Mercosur. Ya no solo dudas desde el punto de vista político, como las manifestadas por Irlanda, Francia, Austria y el futuro equipo de gobierno en Argentina. Ahora son los productores agrícolas europeos y las organizaciones indígenas brasileñas.

Representantes de los agricultores y ganaderos de la Unión Europea (UE) han denunciado  en el Parlamento Europeo el “doble rasero” que impondrá el acuerdo de libre comercio con Mercosur y pidieron medidas para paliar ese impacto.

Por su parte, las asociaciones indígenas brasileñas han dicho en Madrid que el tratado comercial “aumentará los problemas en los ecosistemas de Brasil y empeorará la situación de los derechos humanos e indígenas”.

No podemos aceptar el acuerdo, dicen los agricultores

“No podemos aceptar este acuerdo”, resumió ante los eurodiputados el secretario general del Comité de organizaciones agrarias y cooperativas comunitarias (Copa-Cogeca), Pekka Pesonen, que denunció el sinsentido de “importar los productos que no queremos producir en la UE”.

“Hay un doble rasero entre los productores de la UE y el resto del mundo”, dijo Pesonen. Mencionó al vacuno y al azúcar entre los “muchos sectores sensibles” afectados.

Los intervinientes en la audiencia celebrada en la comisión de Agricultura de la Eurocámara hicieron hincapié en que si la UE no toma medidas, el mercado se verá inundado de importaciones de carne de vacuno, aves y otros productos que no estarán sometidas a las altas exigencias de producción y de calidad que exige la Unión.

El español Agustín Herrero, director general de Cooperativas Agro-alimentarias de España, dijo que pese al “potencial” que el pacto ofrece, si no hay buenos controles y reciprocidad, tendrá un impacto negativo sobre productos como el aceite oliva, la aceituna de mesa, el arroz, el vino y las frutas y hortalizas.

Puede desaparecer la industria europea del zumo

Herrero subrayó la gran “decepción” que sienten los productores españoles al comprobar que los cítricos, un sector que desde hace años sufre por las importaciones de Sudáfrica, Egipto o Marruecos, “no han sido tenidos en cuenta en las negociaciones” y mencionó en particular la total liberalización de las importaciones de zumo de naranja.

“Es un elemento que puede hacer desaparecer la industria europea del zumo y que presionará al sector productor de cítricos europeos”, alertó.

Mencionó asimismo la preocupación por el sector del arroz, que desde hace años sufre la apertura a las importaciones de países asiáticos y que ha obligado a activar la cláusula de salvaguarda.

En cuanto al vino, reconoció el potencial de crecimiento en países como Brasil, pero advirtió de que hay que trabajar en el alineamiento de las normas de etiquetado y proteger las denominaciones geográficas.

Sobre el aceite de oliva el representante de las cooperativas españolas denunció en particular la “asimetría” en la liberalización de los aranceles, de 15 años en el caso de las exportaciones europeas y 4 a la inversa.

Por último, dijo que también preocupa “que se vaya a eliminar el sistema de los precios de entrada de las frutas y hortalizas, fundamental para ver si hay distorsiones de mercado y activar medidas de salvaguarda”.

La preocupación por el respeto al bienestar animal de las importaciones del Mercosur fue otro de los aspectos mencionados. Los productores europeos dicen que están sometidos a unas exigencias en este ámbito y en el ambiental que no respeten las importaciones.

Asociaciones indígenas: empeorarán los ecosistemas y la situación de los derechos humanos

El tratado comercial entre la Unión Europea y Mercosur “aumentará los problemas en los ecosistemas de Brasil y empeorará la situación de los derechos humanos e indígenas”, denuncia el líder indígena Dinaman Tuxá, que exige a la UE que suspenda el acuerdo “con los términos actuales”.

Indígenas de Brasil piden a la UE que no ratifique el acuerdo con Mercosur

Ginebra (EuroEFE).- Líderes indígenas de gira por Europa en representación de 300 comunidades de Brasil pidieron a Suiza y a la Unión Europea (UE) que no ratifiquen los acuerdos comerciales que han alcanzado con el Mercosur porque consideran que causarán …

Dinaman es del pueblo Tuxá, que vive entre los estados de Bahía, Pernambuco y Minas Gerais, es coordinador de la Articulación de los Pueblos Indígenas de Brasil (APIB) y abogado de la Articulación de los Pueblos y Organizaciones Indígenas del Nordeste, Minas Gerais y Espírito Santo (APOINME).

Junto con la comitiva ‘Ni una gota más’, el líder indígena ha recorrido diferentes países europeos para explicar la situación que viven los pueblos originarios en la Amazonía y para denunciar que el acuerdo entre Mercosur y la UE “no garantiza la protección territorial y los derechos de los pueblos indígenas y de los derechos humanos”.

Por este motivo, ha pedido a la UE que “castigue a las empresas que no respeten los derechos humanos, que presionen a los gobiernos para garantizar los derechos de los pueblos indígenas a su propio territorio”.

Así como que exista una “trazabilidad de los productos que llegan desde Brasil a la UE que prohíba la entrada de aquellos que provengan de conflictos socioambientales, de tierras indígenas o de deforestación y minería ilegal”.

“La necesidad de mercado y, principalmente, el acuerdo de Mercosur y la UE ha provocado la expansión agrícola masiva en Brasil, extendiéndose por los territorios indígenas y por la Amazonía”, explica Dinaman.

La denuncia de las políticas “antiambientales” del Gobierno de Jair Bolsonaro ha sido otro de los objetivos de la gira de los líderes indígenas, ya que afectan directamente a sus vidas porque tienen una “relación directa con el medioambiente”, recuerda el líder Tuxá, y “suponen una verdadera destrucción de todos los ecosistemas de Brasil”.

Una de las principales políticas que atenta contra estos derechos es la flexibilización de la legislación brasileña, que “institucionaliza el genocidio de los pueblos indígenas, que necesitan su territorio para sobrevivir” y, además, supone “un crimen contra la humanidad”, porque sus territorios “combaten contra el aumento del efecto invernadero”.

“El gobierno está trabajando a favor de los grandes poderes económicos y la Amazonía está siendo devastada para ampliar la producción agrícola y para la explotación ilegal de madera y minería”, denuncia el líder social, que culpa directamente a Bolsonaro por la destrucción amazónica, ya que “incitó a los productores locales a incendiar sus propios territorios”.

El líder indígena remarca que “la UE tiene un discurso de defensa de los derechos humanos, pero no están surtiendo efecto las medidas que están tomando”.

Fernández transmite a Merkel su apuesta firme por potenciar la relación Mercosur-UE

Buenos Aires (EuroEFE).- El presidente electo de Argentina, Alberto Fernández, transmitió a la canciller federal de Alemania, Angela Merkel, que ansía potenciar la relación bilateral y el nexo entre el Mercosur y la Unión Europea (UE), siempre que se garantice …

El pasado mes de junio, el Mercosur -integrado por Brasil, Argentina, Paraguay y Uruguay- lograron sellar, tras dos décadas de negociaciones, un acuerdo comercial con la UE, que para entrar en vigor deberá ser aprobado por los parlamentos de los países de cada bloque, algunos de los cuales ya han mostrado reticencias al pacto.

Un repaso a las dudas “políticas”

El Parlamento austríaco aprobó el pasado septiembre una moción que obliga al Gobierno a vetar ante el Consejo Europeo la aprobación del tratado comercial entre la Unión Europea (UE) y el Mercosur. La propuesta tuvo el apoyo de todos los partidos parlamentarios (socialdemócratas, democristianos, ultranacionalistas e izquierdistas), con la excepción del liberal NEOS, que aunque apoya el acuerdo reclama algunas modificaciones.

Los socialdemócratas dijeron que la moción era “un gran triunfo para los consumidores, el medioambiente, la protección de los animales y los derechos humanos”. Los conservadores la apoyaron y los ultranacionalistas dijeron que el acuerdo “es historia”. Incluso los Verdes defendieron la necesidad de detener un acuerdo que calificaron de “nocivo”.

El acuerdo con Mercosur y los  incendios en la Amazonía fueron uno de los asuntos destacados en la cumbre del G7 en Biarritz (Francia), que se celebró el pasado mes de agosto.  En dicha cumbre, el presidente de Francia, Emmanuel Macrón, incluso lanzó un órdago a su colega brasileño, Jair Bolsonaro al reprocharle que “mintió en sus compromisos medioambientales” y le advirtió de que se opondría a la ratificación del acuerdo de libre comercio entre la Unión Europea (UE) y Mercosur suscrito a finales de junio.

El órdago fue incluso retomado por el que entonces era presidente en ejercicio del Consejo Europeo, Donald Tusk:  “apoyamos el acuerdo UE-Mercosur, que también implica la protección del clima, pero es difícil imaginar una ratificación armoniosa por los países europeos mientras el presidente brasileño permite la destrucción de los espacios verdes del planeta”, señaló Tusk en una rueda de prensa.

La comisaria europea de Comercio en funciones, Cecilia Malmström, ha restado la importancia a las reticencias a firmar el tratado si Brasil no se compromete con los Acuerdos de París por el clima de 2016.

Al respecto subrayó, como otros dirigentes europeos, que el propio acuerdo con Mercosur obliga a Brasil a ratificar el de París y establece mecanismos para vigilar su cumplimiento.

El Gobierno de Dublín ha ha dicho que el acuerdo era “decepcionante” e “insatisfactorio” para los intereses de Irlanda. La ministra irlandesa de Empleo, la democristiana Regina Doherty, explicó en el Parlamento nacional que el nuevo pacto, fruto de más de 20 años de negociaciones, tendrá un impacto “negativo” no solo para su país, sino también para otros socios comunitarios.

Irlanda se opondrá al acuerdo UE-Mercosur si Brasil no protege la Amazonía

Londres (EuroEFE).- El primer ministro irlandés, Leo Varadkar, advirtió este viernes de que su Gobierno se opondrá al acuerdo de comercio entre la Unión Europea (UE) y Mercosur si Brasil no protege los bosques tropicales de la Amazonía.

“De ningún modo Irlanda votará a favor del acuerdo de libre comercio UE-Mercosur si Brasil no cumple sus compromisos medioambientales”, indicó en un comunicado el jefe de Gobierno. 

“Estoy muy preocupado porque este año hemos visto niveles récord de destrucción en los bosques amazónicos por el fuego”, agregó Varadkar.

El mandatario irlandés consideró que las acusaciones del presidente de Brasil, el ultraderechista Jair Bolsonaro, contra las ONG por haber supuestamente provocado los incendios son “orwellianas”.

Agregó además que su afirmación de que Brasil permanecerá “por ahora” en los acuerdos climáticos de París “va a levantar las antenas en toda Europa”.

“No podemos pedirles a los agricultores irlandeses y europeos que utilicen menos pesticidas, menos fertilizantes, promuevan la biodiversidad, planten más en sus tierras, y esperar que lo hagan, si no promovemos acuerdos comerciales condicionados a estándares medioambiantales y laborales decentes”, señaló Varadkar.

El acuerdo entre la UE y Mercosur -que incluye a Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay- se alcanzó en junio tras veinte años de conversaciones.

El jefe de Gobierno irlandés subrayó que quedan dos años para ratificar el pacto y que en ese periodo se “monitorizarán de cerca las acciones medioambientales de Brasil”.

En sintonía con el Ejecutivo, las asociaciones agrícolas y ganaderas han advertido de que los cambios en las políticas arancelarias para las exportaciones del bloque suramericano podrían, por ejemplo, afectar a la calidad del vacuno en la UE.

España ahorrará 500 millones de euros en aranceles, según Malmström

La comisaria europea de Comercio en funciones, Cecilia Malmström, aseguró en una reciente visita a Madrid que España será uno de los países europeos más beneficiados por el acuerdo de libre comercio entre la UE y Mercosur, ya que ahorrará unos 500 millones de euros anuales en aranceles.

La comisaria explicó que con la futura entrada en vigor de este acuerdo se eliminarán “aranceles muy elevados”, como los que pesan sobre el sector del automóvil (del 35 %) o los vinos (del 27 %).

Malmström añadió que el acuerdo permitirá a España duplicar sus exportaciones a la región en un plazo de cinco años, sumando 7.000 millones de euros.

Subrayó que será especialmente favorable para España, porque hay casi 10.000 empresas españolas que exportan a la zona, de las que el 90 % son pequeñas y medianas. Y recordó que las ventas españolas a la región son en la actualidad responsables de casi 40.000 puestos de trabajo directos.

También incidió en que el acuerdo incluye 357 denominaciones de origen que serán protegidas contra falsificaciones, lo que supone la mayor lista contemplada en un tratado comercial.