El incendio en la Amazonia hace mella en el acuerdo entre la UE y Mercosur

Fotografía fechada del 21 de agosto de 2019 facilitada por los Bomberos del Estado amazónico de Pará, combatiendo un incendio en la región de Santarém

Montevideo (EuroEFE).- El Parlamento de Mercosur (Parlasur) considera que la voluntad de algunos países europeos de no firmar el acuerdo del bloque suramericano con la Unión Europea (UE) por la situación de la Amazonía y la posición del presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, frente a sus responsabilidades medioambientales es una “artimaña” para detener la aprobación del tratado.

La situación generada por el fuego en la Amazonia ha trascendido al terreno comercial y ha salpicado a la firma del acuerdo de libre comercio de la Unión Europea (UE) y Mercosur: Francia, Irlanda y Luxemburgo han amenazado con abandonar el tratado comercial con el bloque suramericano dada la posición del presidente de Brasil, Jair  Bolsonaro, frente a sus responsabilidades medioambientales. Sin embargo, este rechazo responde a una estrategia de algunos Estados europeos para detener la aprobación del tratado, dice Parlasur.

El Gobierno de Luxemburgo anunció el pasado domingo que no apoyará el acuerdo UE-Mercosur si Brasil no empieza a cumplir desde ahora las obligaciones climáticas que impone el tratado y protege la Amazonía. Dos días antes, el presidente de Francia, Emmanuel Macron, consideró que su homólogo brasileño “mintió” en sus compromisos medioambientales, por lo que también se opondrá a la firma del tratado de libre comercio.

Por su parte, el primer ministro de Irlanda, Leo Varadkar, se sumó al rechazo de las políticas de Bolsonaro y advirtió de que su Gobierno se opondrá al acuerdo si Brasil no protege los bosques tropicales de la Amazonía.

Una “artimaña” política, según el Parlasur

Sin embargo, para el grupo de países suramericanos, se trata de una estrategia de algunos Estados de la UE para evitar que se ratifique el acuerdo comercial. Así lo aseguró el presidente del Parlasur, Daniel Caggiani, quien remarcó a Efe, que los países europeos, específicamente los de base agrícola, utilizan ese tipo de problemáticas con el fin de “bloquear el avance” de un tratado comercial al que calificó de “muy importante” porque significa “el 25 % del Producto Interno Bruto (PIB) del mundo”.

En esta línea, si bien consideró que América Latina tiene que tener “más y mejor institucionalidad” para “controlar y prever” situaciones como el incendio en la Amazonía, también insistió en que esto no debe afectar a los acuerdos comerciales.

“Creo que la discusión sobre los acuerdos comerciales corren por otro carril y creo tiene que tener una perspectiva diferente”, subrayó, aunque apuntó que en la última sesión del Parlasur se debatió sobre la situación de la Amazonía porque es un tema de interés particular para el Parlasur.

“La Amazonía es el pulmón del mundo, es una de las zonas de biodiversidad más grandes del continente y del mundo”, concluyó.

Algunos países del Mercosur, como Paraguay, ya han ratificado su compromiso medioambiental ante estas afvertencias. “El compromiso tanto del Paraguay como del Mercosur con el medioambiente es muy importante y se ratificó en todo momento desde el punto de vista de las negociaciones”, aseguró el ministro de Exteriores, Antonio Rivas, en una conferencia de prensa.

Sin embargo, el canciller paraguayo desvinculó la situación de la Amazonia de una cuestión política: “Estas calamidades que están sucediendo en algunas partes de la región con respecto a los incendios no se deben a situaciones relacionadas con la ejecución de políticas, esto tiene que ver con cuestiones accidentales”, afirmó Rivas.

Planas pide comparecer en el Congreso

Ante esta situación, el ministro español en funciones de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, ha solicitado comparecer ante la Comisión de Agricultura del Congreso para abordar el acuerdo y su repercusión para el sector agroalimentario.

Fuentes de su Departamento han confirmado a Efe esta petición que se celebraría el 5 o el 12 de septiembre, dependiendo de la fecha que finalmente designe la Cámara Baja. En esta línea, la mañana de este miércoles, la Diputación Permanente del Congreso ha debatido una petición -que finalmente no ha sido votada- formulada por los grupos Mixto y EAJ-PNV en la que se instaba a Planas a comparecer y explicar las consecuencias que pueda tener este acuerdo para el sector primario.

Durante el debate previo a la votación, la diputada del grupo socialista María Luisa Faneca, ha avanzado que el ministro en funciones había solicitado comparecer a petición propia para “dar la debida información” al respecto.

El tratado y sus consecuencias también centraron la reunión de ministros comunitarios de Agricultura, celebrada el pasado julio en Bruselas, en la que Planas explicó que España pidió que la Comisión Europea “evalúe los impactos sobre el conjunto de los sectores que tendrá el pacto”.

En dicha reunión, el ministro en funciones apuntó a que España tiene que “conseguir que el acuerdo con el Mercosur sea positivo” comercialmente.

Planas puso, por aquel momento, el acento en sectores como el “aceite de oliva y los vinos”, que gozan de una Indicación Geográfica que junto con la de otros 357 productos será protegida en los países del Mercosur y que pueden ayudar a España a equilibrar un poco la situación.

El rechazo de Brasil a los países del G7

La crisis en el pulmón verde del planeta se coló en el último momento en la agenda del G7, para lo cual los países del grupo acordaron un paquete financiero con el fin de poder costear principalmente el envío de aviones cisterna a la región. Bolsonaro rechazó esta iniciativa, dotada con 20 millones de dólares (17,9 millones de euros).

En línea con esta postura, el presidente de Brasil también ha mostrado su negativa a la oferta del primer ministro canadiense, Justin Trudeau, para enviar aviones cisterna y 15 millones de dólares canadienses (11,25 millones de dólares estadounidenses) a la región, según ha informado la ministra de Medio Ambiente de Canadá, Catherine McKenna.

Bolsonaro, por su parte, ha acusado en repetidas ocasiones al mandatario francés de “instrumentalizar un asunto interno de Brasil y de los otros países amazónicos” con el fin de “obtener beneficios políticos personales”.

Además, el ministro de Relaciones Exteriores de Brasil, Ernesto Araújo, también mostró su disconformidad con los últimos pasos dados por los países de la UE en los últimos días y afirmó que es “muy evidente el esfuerzo, por parte de algunas corrientes políticas, de extrapolar cuestiones ambientales reales transformándolas en una ‘crisis’ fabricada, como pretexto para introducir mecanismos de control externo de la Amazonía”.

“Brasil no aceptará ninguna iniciativa que implique relativizar la soberanía sobre su territorio, cualquiera que sea el pretexto y cualquiera que sea el ropaje”, agregó el Araújo en su cuenta de Twitter.

Artículo elaborado con inforamlciones de internacional y nacional de Efe (Edición María Moya y Luis Alonso)

Para saber más:

► Acuerdo entre la UE y el Mercosur, nunca llueve a gusto de todos