“Serias preocupaciones” de la UE por el recuento de votos en Bolivia

Bolivia

Partidarios de los candidatos Carlos Mesa (naranja) y del presidente de Bolivia, Evo Morales (azul), protestan bajo el resguardo policial, a la espera de los resultados de las elecciones presidenciales este lunes, en La Paz (Bolivia). Bolivia vive una tensa espera de los resultados electorales, con un recuento lento observado por la oposición ante las sospechas de fraude por parte del Gobierno de Evo Morales, que pide calma para no radicalizar el clima electoral. El candidato opositor Carlos Mesa, seguro de que si no se manipulan los resultados irá a una segunda vuelta con Morales, llamó a los suyos a estar vigilantes de un recuento oficial del que no se fía desde la misma noche electoral del domingo. EFE/ Martín Alipaz

Bruselas (EuroEFE).- La alta representante de la Unión Europea para la Política Exterior, Federica Mogherini, afirmó este martes que “la interrupción inesperada” del recuento de votos tras la primera vuelta de las elecciones generales en Bolivia generó “serias preocupaciones”.

Mogherini declaró, a través de un comunicado de su portavoz, que se debe abordar de manera “completa y rápida” la preocupación que genera esa situación, además de solicitar que se garanticen la transparencia en los procedimientos de recuento y el resultado de las elecciones.

“Esto es vital para garantizar la credibilidad del proceso electoral, asegurar la confianza de los votantes y respetar la voluntad del pueblo boliviano”, indicó dicho portavoz.

El domingo 20 de octubre tuvo lugar la primera vuelta de las elecciones generales en Bolivia, cuyo recuento de votos continúa este martes en una jornada en calma tras los incidentes que se sucedieron durante la noche del lunes por las sospechas de un intento de fraude a favor del presidente, Evo Morales.

También se declara en este comunicado que los “incidentes recientes deben ser investigados” y se pide a todas las partes que “se abstengan de la violencia”.

La difusión de repente en la noche del lunes por el Tribunal Supremo Electoral de un conteo provisional paralelo, no oficial, que daba a Morales la victoria en la primera vuelta, pese a que el domingo se había detenido el recuento cuando apuntaba a una segunda vuelta con Mesa, desencadenó protestas que se volvieron violentas en gran parte del país.

La misión de observadores de la Organización de los Estados Americanos calificó de “inexplicable” ese cambio de tendencia y advirtió de que “genera pérdida de confianza en el proceso electoral”.

La embajada de Estados Unidos en Bolivia pidió al tribunal electoral que “actúe inmediatamente para restaurar la credibilidad en el proceso de conteo de votos”, a la vez que alertó a sus nacionales para que eviten verse afectados por episodios de violencia como los de la pasada noche.

Igualmente, la embajada de España emitió un mensaje para que sus ciudadanos en Bolivia eviten situaciones de riesgo.

No son las únicas movilizaciones sociales que se han producido en el mundo en los últimos días o semanas.