“Fake” yihad

500d0_indonesia1.jpg

Yakarta (EuroEFE).- Septiaji Eko Nugroho es cofundador de Mafindo, una organización indonesia dedicada a detectar bulos en internet. En la red se oculta el Ciberejército Musulmán (MCA), un propagador de noticias falsas y discursos de odio en el país con mayor población musulmana del mundo.

“Las noticias falsas nos han atrapado en debates que tratan sobre las políticas de identidad, sobre asuntos religiosos y privados” de los candidatos a las próximas elecciones, explica a Efe Septiaji.

Uno de los generadores de bulos es el MCA, nombre bajo el que operan en internet distintos grupos con conexiones con partidos políticos, grupos islamistas y hasta miembros del Ejército indonesio, asegura Damar Juniarto, el coordinador regional de SAFEnet, una red para la libertad de expresión en el sudeste asiático.

Los distintos grupos que se cobijan bajo el paraguas del MCA tienen objetivos diferentes -el retorno de los militares al poder, la yihad global o la instalación de un califato en Indonesia- pero les une el rechazo a un Gobierno que consideran demasiado liberal, según SAFEnet.

Los “soldados” del MCA son particularmente activos en redes sociales como Facebook, Twitter e Instagram o sistemas de mensajería como Whatsapp o Telegram.

A través de ellos propagan bulos, intimidan a personas o invitan a la “caza del blasfemo”. Su actividad se incrementó tras la imputación por   blasfemar contra el Islam del cristiano Basuki Tjahaja Purnama “Ahok”, gobernador de Yakarta y socio político del presidente indonesio, Joko Widodo.

La imputación de Ahok fue seguida de manifestaciones masivas inusitadas contra el gobernador, que unieron en la defensa de la religión musulmana a sus rivales políticos y grupos islamistas y que le llevaron a perder el poder en abril de 2017, un mes antes de ser condenado a dos años de prisión.

Lucha contra el radicalismo online

La mayoría de los indonesios defiende una forma moderada de la religión musulmana -de los 260 millones de habitantes del país, el 88 % practican el Islam-, pero en los últimos años activistas y organizaciones garantes de derechos humanos advierten de un aumento de la influencia de las facciones extremistas.

Para neutralizarla en la red, el Gobierno ha creado unidades contra el cibercrimen en las fuerzas de seguridad y la Agencia Nacional del Ciberespacio y la Encriptación, que echó a andar en enero.

Y este mes de mayo una veintena de medios de comunicación su sumaron a la iniciativa de verificación de información cekfakta.com, en la que participan Mafindo, Google News Iniciative, la asociación internacional Internews y asociaciones de periodistas.

La experiencia de Indonesia en ciberseguridad fue uno de los asuntos de interés en la agenda de una delegación de la Comisión de Exteriores del Parlamento Europeo de visita en el país los días 8 y 9 de mayo.

“Nos interesa mucho saber cómo se ha dispuesto Indonesia a conocer el modo en que una sociedad que mayoritariamente es musulmana previene el terrorismo y el radicalismo, cómo se combaten las células yihadistas, cómo se conocen, cómo actúan, cómo se radicalizan en las redes, en internet, y cómo se previene un atentado terrorista”, explica a Efe uno de sus componentes, el español Juan Fernando López Aguilar, del grupo socialdemócrata en el PE.

“Es una experiencia sumamente importante en la que hemos incidido en cada conversación” con los interlocutores indonesios, agrega.

Para la UE es “imprescindible”, a la hora de combatir el terrorismo, contar con “actores confiables que respeten las reglas del derecho y tengan, por supuesto, fundamentos democráticos”, lo que es “excepcionalmente el caso de Indonesia en esta parte del mundo”, expone Aguilar.

Primeros arrestos de “cibersoldados”

El pasado marzo, la Policía arrestó a 14 presuntos miembros del MCA, al que SAFEnet ha estado analizando desde finales de 2016, cuando comenzaron las protestas contra Ahok.

Pero “no es fácil para la Policía exponer a estos grupos” y el Ciberejército Musulmán sigue, en realidad, activo en la web, según Juniarto.

“Como las figuras políticas y fundadores que están detrás del MCA todavía tienen que ser revelados, parece que vamos a afrontar dos años de turbulencia y división” hasta las próximas presidenciales, lamentaba en una reciente entrevista con Efe.

Con elecciones este año y en 2019, las autoridades indonesias están particularmente inquietas por la diseminación de noticias falsas en internet, y más cuando salió a la luz en abril pasado que Cambrige Analytica (CA), una firma que ha recolectado datos de usuarios de Internet para utilizarlos en las campañas electorales de EEUU o el Reino Unido, se hizo con los de 1,1 millones de indonesios con cuenta en Facebook.

Indonesia es el cuarto país con mayor número de usuarios de esa red social del mundo -130 millones de cuentas, el 6 % del total- y uno de los más afectados por esta filtración de datos.

El ministro de Comunicación e Información, Rudiantara, ha exigido una auditoría interna del gigante tecnológico, cuyos responsables regionales fueron convocados a una audiencia pública en abril en la Cámara Baja de Indonesia.

“Afrontamos ahora las elecciones (regionales) de 2018 y las presidenciales de 2019. ¿Cómo podéis convencernos de que sois neutrales y de que los datos de los usuarios (de Facebook) no van a ser usados por terceras partes”, les preguntó la parlamentaria Evita Nursanty.

Y grupos de la sociedad civil enviaron una carta abierta al cofundador y director de Facebook, Mark Zuckerberg, exigiéndole que la red social proteja los datos de sus usuarios y evite que caigan en manos que podrían utilizarlos para fines políticos.

Además de hacer una auditoría sobre la filtración a CA, le requirieron mecanismos de protección de datos más estrictos para que Facebook “no se convierta en un espacio de difusión de odio o secuestro de los derechos humanos (persecución)”.

Cooperación “estratégica” con Indonesia

La misión del Europarlamento ha mantenido reuniones en Yakarta con autoridades de Indonesia y con Lim Jock Hoi, el secretario general de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN), que tiene su sede en la capital indonesia.

La delegación del Parlamento Europeo en la sede del Secretariado de la ASEAN en Yakarta, el 8 de mayo de 2018 (FOTO: Ricardo Pérez-Solero/EFE)

Indonesia “es la tercera mayor democracia en el mundo. Compartimos muchos valores en común y también tenemos que afrontar retos en común”, declara a Efe el jefe de la misión europea, el alemán David McAllister, del Partido Popular Europeo (PPE).

La ciberseguridad, añade McAllister, es importante en la lucha global contra el radicalismo y su efecto sobre las relaciones comerciales.

“Tenemos que defender nuestros valores en común y la cooperación multilateral”, dice, y agrega que la UE quiere elevar sus lazos con Indonesia a los de una “relación estratégica”.

Esa relación necesita de una “cooperación política cercana, que ya tenemos, pero queremos también profundizar nuestras relaciones comerciales”, con un Acuerdo Global de Asociación Económica que está en negociaciones.

“Indonesia -porfía- es nuestro socio estratégico en el futuro en esta parte del mundo y, por supuesto, también tiene un papel crucial porque es el país más grande de la comunidad de ASEAN”.

Aguilar recalca que en la ASEAN hay países “que no son exactamente democráticos. No lo es Brunei, dudosamente lo es Malasia (y) Tailandia ha vivido una involución antidemocrática preocupante”.

Tailandia ha sido, precisamente, el último destino de la gira -los días 10 y 11 de mayo- de la comisión europarlamentaria, compuesta, además, por el rumano Christian Dan Preda y la croata Zeljana Zovko, ambos del PPE, el rumano Doru Frunzulica y el británico Wajid Khan, del S&D, y el estonio Urmas Paet, del grupo liberal ALDE.

En Bangkok, McCallister conminó a la junta militar que gobierna desde el golpe de Estado de 2014 a celebrar elecciones “libres, justas, creibles e inclusivas” como condición para reiniciar las negociaciones de un tratado de libre comercio con la UE.

Las elecciones, explica a Efe, “han sido pospuestas en varias ocasiones en los últimos años. Ahora escuchamos la información de que serán en la primera mitad de 2019, quizá en febrero de 2019. Cuanto antes tengan lugar las elecciones, mejor”.

Por Ricardo Pérez-Solero, con información de la delegación de Efe en Bangkok y edición de Julia R. Arévalo

 

Aviso legal

Este proyecto ha sido cofinanciado por la Unión Europea en el marco de una licitación del Parlamento Europeo en el ámbito de la comunicación. El Parlamento Europeo no ha participado en su elaboración y no debe ser, en modo alguno, considerado responsable de o vincularse a las informaciones u opiniones expresadas en el contexto de este proyecto. En cumplimiento de la legislación aplicable, los autores entrevistaron a ciudadanos, editores o medios de comunicación, quienes son los únicos responsables por sus contenidos. El Parlamento Europeo tampoco debe ser considerado responsable por los perjuicios directos o indirectos que puedan derivarse de la implementación del proyecto.