Túnez, un modelo de transición en el mundo árabe

Túnez

Funcionarias electorales tunecinas trabajan en un centro de recuento de votos después de las elecciones parlamentarias en Túnez, el 7 de octubre de 2019. EFE / EPA / MOHAMED MESSARA

Túnez (EuroEFE).- Las elecciones legislativas celebradas en Túnez el pasado 6 de octubre destacaron por su buena organización subrayó la Misión de Observación Electoral de la UE (MOE), que lamentó, por otro lado, la escasa participación, a su juicio debido a que han quedado eclipsadas por las presidenciales, cuya segunda vuelta se celebra el próximo 13 de octubre.

Pluralidad política

“Estas elecciones confirman que Túnez mantiene su compromiso con la transición democrática desde la revolución de 2011 y es un modelo y ejemplo de transición en la región y en el mundo árabe”, subrayó el jefe de la Misión, Fabio Maximo Castaldo, durante una rueda de prensa celebrada en la capital.

La MOE, que estuvo presente en los 479 colegios electorales de todo el país, destacó la “pluralidad” política representada gracias a los cerca de 15.000 candidatos propuestos por 1.506 listas electorales. En el caso de algunas circunscripciones, la oferta electoral superaba el medio centenar de listas.

Sin embargo, Castaldo lamentó la escasa participación, que apenas alcanzó el 42%, lo que refleja un descenso “notable” con respeto a las legislativas de 2014 (67%) y la primera vuelta de las presidenciales (44%), celebrada el pasado 15 de septiembre.

El político italiano negó cualquier presión de la MOE sobre la justicia tunecina para la liberación del candidato a la presidencia Nabil Karoui, un magnate de la televisión en prisión provisional desde el pasado 23 de agosto acusado de evasión fiscal y blanqueo de dinero.

“La MOE nunca ha pedido la liberación de este candidato y no quiere sobrepasar sus límites e inmiscuirse en un caso de la justicia tunecina”, insistió antes de defender el principio de igualdad de oportunidades entre candidatos.

Días antes, la Misión solicitó a las autoridades judiciales tunecinas una autorización para reunirse con el magnate de la televisión que fue denegada sin explicar las razones de su rechazo. Sin embargo, si pudo entrevistarse en dos ocasiones con su adversario, el independiente Kais Said.

Infracciones “limitadas”

Según la MOE, mientras las infracciones cometidas en los colegios electorales fueron “limitadas”, la mayor parte de ellas se dieron en las redes sociales, al no respetar la normativa que prohíbe los mensajes políticos durante la jornada de reflexión y de voto.

En cuanto a la cobertura mediática, destacó la falta de neutralidad de los medios privados, algunos de los cuales no disponían de autorización, y criticó que se centraron en la campaña presidencial en detrimento de los actuales comicios.

Igualmente denunció que no se respetó el principio de paridad exigida por la ley electoral, ya que sólo el 14% de las listas estaban lideradas por mujeres y se lamentó de la escasa participación de los jóvenes: sólo el 27% de los tunecinos entre 18 y 25 años acudieron a las urnas.

Para el eurodiputado Enmanuel Maurel, que dirige la delegación del Parlamento Europeo, “la fragmentación electoral se debe a la existencia de una política pletórica que está viva y que trata de buscarse a sí misma”.

“La división entre la izquierda y la derecha ya no explica la situación, como tampoco lo hace la división entre conservador y modernista o laico y religioso. Esto es lo que hace tan apasionante este proceso democrático joven como el de Túnez”, afirmó Maurel al destacar la similitud con el contexto europeo

Desplegada desde el pasado 23 de agosto, esta es la cuarta misión de la MOE en Túnez desde la revolución de 2011 que acabó con la dictadura de Zin el Abidin Ben Ali.

Su centenar de miembros se unieron a los cerca de 17.500 observadores tunecinos para evaluar el proceso electoral conforme a las normas internacionales y a la legislación nacional.

 

Edición: Catalina Guerrero