El “póker” del brexit: ¿quién tiene las mejores cartas: Reino Unido o la UE?

Faltan cerca de dos años para que Reino Unido abandone -quizás ¿definitivamente?- la Unión Europea (UE), tras el referéndum favorable a su salida del bloque europeo (“brexit”), celebrado en junio de 2016.

No obstante, será un proceso complejo, y en algunos aspectos política y económicamente doloroso para una y otra parte.

El impacto de este pactado “divorcio europeo” de Reino Unido dejará huellas indelebles tanto en la UE como en la isla, uno de los mayores contribuyentes al presupuesto del bloque comunitario, aunque casi siempre díscolo en materia de política europea, desde que se sumó al bloque en 1973.

Uno de los aspectos más sensibles de la futura negociación es el relativo al capítulo económico: ¿cómo afectará a la economía europea la “desconexión” de Reino Unido? ¿Podrá recomponerse el mapa financiero europeo si se pierde la “City” de Londres, hasta ahora el corazón financiero de la UE?

¿Podrá Fráncfort, sede del Banco Central Europeo (BCE), ocupar ese lugar, o lo hará alguna otra capital europea?  ¿Qué efecto tendrá para la UE la salida de Reino Unido en el terreno comercial?

¿Será un “brexit” suave o “duro”, con implicaciones más amplias para la futura arquitectura de la Europa políticamente unida, nacida con el Tratado de Roma (1957)?

Comienza el “póker” del “brexit”, una tensa partida de cartas (o de ajedrez) entre Londres y Bruselas, con un resultado todavía muy incierto.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Para saber más:

Europe à la carte: the whats and whys behind UK opt-outs (dosier de EurActiv.com)

Por Irene de Pablo