La sostenibilidad de los sistemas sanitarios de la UE, contra las cuerdas por el envejecimiento de la población

Bruselas (EuroEFE/EA.com) .- Las secuelas que en muchos socios de la Unión Europea (UE) han dejado las medidas de austeridad tras la pasada crisis en la eurozona, y el todavía frágil crecimiento económico en Europa, están metiendo una enorme presión a los sistemas europeos de seguridad social, que deben gestionar un gasto sanitario creciente derivado del progresivo e imparable envejecimiento de la población, según explica esta infografía publicada por EURACTIV, socio de EFE.

El envejecimiento de la población, que vive cada vez más años pero requiere de mayores cuidados debido a las patologías crónicas, fuerza a los Gobiernos a gestionar y financiar un sistema “del bienestar” -una de las señas de identidad de Europa- que ya comienza a fracturarse, según se explica en la infografía.

Para poder asumir con ciertas garantías el reto, los legisladores de la UE deberían también admitir el potencial que suponen los medicamentos genéricos, biológicos y otros fármacos de nueva generación en el esfuerzo para apuntalar la sostenibilidad de los sistemas de salud en el bloque comunitario europeo y, al mismo tiempo, incrementar el grado de acceso a los tratamientos a cada vez más pacientes crónicos en la UE.

Según algunos expertos, ese nuevo “arsenal” de fármacos podría aumentar exponencialmente (en hasta un 100%) el acceso de los pacientes a los medicamentos especificos.  

En ese sentido, mumerosas organizaciones de pacientes y médicos lanzan la señal de alarma sobre el coste que tendría que la UE se quedara de brazos cruzados.

El lastre económico y social de las patologías crónicas en la UE

Las patologías crónicas golpean a Europa con más fuerza que a otros continentes del mundo, y la tendencia seguirá al alza si no te toman medidas, advierten los expertos. Las enfermedades crónicas, incluido el cáncer, las enfermedades cardiovasculares (ECV), las enfermedades respiratorias crónicas y las patologías mentales, suponen el 86% de las muertes y el 77% del gasto sanitario total en Europa.

Los principales factores de riesgo para desarrollar este tipo de enfermedades son el abuso de alcohol, las dietas desequilibradas, y la falta de actividad física, entre otros.

Según la Orgabnización Mundial de la salud (OMS), las enfermedades crónicas son –de lejos- las primeras causas de mortalidad en el mundo, con un 60% del total.
 
En la UE, cerca de uno de cada siete varones (14,5%) y más de una de cada siete mujeres (13,5%) mueren víctimas de enfermedades cardiovasculares (ECV). Las ECV permanecen como la causa principal de mortalidad en hombres de más de 45 años y en mujeres de más de 65 años en toda Europa, según datos del Grupo del Corazón de la Eurocámara.
 
Para reducir la cifra de muertes por ECV, la UE ha decidido poner en marcha una estrategia común en su programa sanitario 2014-2020, que pone el énfasis en los factores de riesgo, entre ellos, el colesterol LDL, el tabaco, la obesidad, la dieta, la actividad física y la tensión arterial elevada. 

Para saber más:

Acceda a la infografía (en inglés – versión PDF)