Comisario europeo de Sanidad pide a España que tome medidas contra la escasez de médicos

El comisario europeo de Sanidad, Vytenis Andriukaitis. [EFE/EPA/OLIVIER HOSLET]

Bruselas (EuroEFE).- España tiene que mejorar su política de planificación para responder a la escasez de médicos y enfermeros en el futuro, dijo en una entrevista a Efe el comisario europeo de Sanidad, Vytenis Andriukaitis, quien valoró por otra parte que el país sea un pionero en la Unión Europea en atención primaria.

“El principal mensaje a España es que tiene que prestar atención a la planificación de los profesionales sanitarios, porque, si no, en el futuro la escasez será un gran reto”, señaló el comisario, en referencia a las conclusiones del “Perfil Sanitario Nacional” de España 2019, que publicó este jueves la Comisión Europea.

Según ese informe, pese a que el número de profesionales de la salud ha aumentado en los últimos años, en España “hay una inquietud creciente sobre la escasez de enfermeros y médicos, en particular de médicos generalistas, ya que muchos se aproximan a la edad de jubilación”.

Además, añade el documento, “la elaboración de políticas de educación y capacitación médica más coherentes se ha visto obstaculizada por la falta de una visión clara y compartida entre las autoridades educativas y sanitarias sobre las necesidades a medio y largo plazo”.

Los médicos de atención primaria en algunas comunidades españolas protestan por sus condiciones de trabajo. EFE/Ismael Herrero

Un problema en toda Europa

El comisario matizó que la insuficiencia de médicos, y en particular de generalistas, “no es un tema de España”, sino uno común para todos los Estados miembros, que entre otros motivos responde a que las generaciones más jóvenes que optan por la medicina “prefieren ser doctores especializados”.

“Como generalistas, el trabajo es muy duro, las condiciones no son fáciles y el salario no tan alto”, señaló Andriukaitis, quien opinó que haría falta debatir cómo modificar la situación para “motivar a los jóvenes” a convertirse en médicos de familia.

En ese contexto, señaló que hace falta una visión a medio o largo plazo, a través de programas destinados a reclutar y mantener a los profesionales.

“Puede ser un enfoque de cinco, siete o diez años, porque hay que seguir el cambio demográfico y ver cómo se puede educar a las nuevas generaciones para tener suficientes generalistas y enfermeros”, opinó.

En el contexto de la planificación y de la manera de suplir las carencias de personal, el comisario calificó de “buen ejemplo” el real decreto que regula en España la denominada “prescripción enfermera”, que permite a estos profesionales indicar y autorizar la dispensación de determinados medicamentos en función de protocolos y guías de práctica clínica asistencial.

Un país avanzado en la atención primaria y en la cobertura universal

El comisario destacó asimismo que España ha sido un país “avanzado” en la atención primaria y a la hora de “garantizar la cobertura sanitaria universal”.

“Lo importante es que hay unas políticas de salud pública fuertes y que tiene unos programas de salud pública regionales muy bien desarrollados”, enfatizó.

Andriukaitis habló, por otra parte, del creciente rechazo en la UE hacia las vacunas, uno de los problemas identificados en el informe.

Según el comisario, dentro de los contrarios a las vacunas están los “escépticos” y los “antivacunas”, entre quienes hay “mucha gente con un alto nivel de educación, que tiene su propia teoría, su propio estilo de vida y manera de entender las cosas” y que son “muy activos en las redes sociales”, difundiendo sus ideas.

Para hacer frente a unos y otros hacen falta distintas estrategias, indicó el comisario, quien explicó que mientras la difusión de campañas de información es efectiva en el caso de los escépticos, los antivacunas son más difícil de convencer porque mantienen una actitud muy “agresiva”.

Por último, mostró su preocupación por los profesionales de salud escépticos hacia las vacunas.

“La gente en general cree a los médicos y enfermeros”, señaló Andriukaitis, y añadió que en los países donde los profesionales apoyan claramente la vacunación hay altas tasas de población vacunada, como en el caso de España, mientras que donde son menos entusiastas o activos, se dan tasas más bajas.

El funcionario lituano será reemplazado a partir del próximo 1 de diciembre en su cargo por la futura comisaria europea de Sanidad, la chipriota Stella Kyriakides.