Embajador británico: Cumplir el calendario del Brexit es ahora más importante si cabe

El embajador del Reino Unido en España, Hugh Elliott, en una imagen de archivo. [EFE / Juan Carlos Cárdenas]

Madrid (EuroEFE).- El embajador del Reino Unido en España, Hugh Elliott, opina, en una entrevista con EuroEFE, que la crisis sanitaria y económica provocada por la COVID-19 no solo no pone en cuestión el calendario final del Brexit, sino que vuelve más necesario si cabe que Londres y Bruselas lleguen a un buen acuerdo, dentro del plazo previsto, que dé certidumbre sobre cuál será la relación futura con los Veintisiete a partir del primero de enero.

A continuación el contenido íntegro de la entrevista:

– ¿Cómo es el confinamiento de un embajador? ¿Conserva una cierta libertad de movimientos?

Como embajada, bajo la ley, hay cierta libertad teórica para movernos, pero en la realidad lo que estamos haciendo es lo que hacemos todos, es decir, estamos desde hace seis semanas ya trabajando desde casa.

La embajada sigue “abierta”, pero la palabra “abierta” quiere decir otra cosa, porque no hay nadie o casi nadie dentro; el consulado igual. Seguimos trabajando muchísimo, pero trabajando de otro modo.  Estamos siguiendo, como todos, muy de cerca, las regulaciones, los consejos de comportamiento.

– ¿Cuál es la situación hoy en el Reino Unido en relación con la lucha contra el coronavirus?

La situación en el Reino Unido es complicada, igual que en muchísimos países. Como sabemos, diferentes países hemos experimentado los efectos de esta pandemia en diferentes momentos.  El Reino Unido está un poco detrás, a una semana o dos de España. La curva aquí ha bajado, se ve que el número de contagios aquí en España se ha estabilizado, y está bajando incluso; en el Reino Unido estamos en una fase de aplanar la curva, pero todavía con un número de muertes muy importante.

Y, cuando hablamos de muertes, hablamos como si estuviéramos acostumbrados a mirar cifras que son dramas personales, y más que nada esto es una gran tragedia mundial. Siempre que hablamos de cifras, de la evolución, estamos pensando también en lo que es para familias y personas reales.

– ¿Encuentra diferencias en la manera en que las autoridades del Reino Unido y de España han respondido a la crisis?

Es cierto que es una crisis sanitaria, que es tal vez lo más dramático, pero no menos importante es la crisis económica que viene a la vez.  Más bien yo estoy viendo similitudes en un momento diferente. Estamos en diferentes fases, pero lo que yo veo es que la reacción es muy, muy parecida.

Primero, en los objetivos. El objetivo es frenar el avance del virus, es hacer todo lo posible para proteger la salud de nuestros ciudadanos, es dejar espacio para que los servicios sanitarios hagan su labor y tengan la capacidad de hacer su labor, que es un reto difícil por supuesto con un acontecimiento sin precedentes de esta envergadura, y tomar las medidas necesarias para conseguir esos objetivos, y son medidas de confinamiento, de restricción de movimientos.  Tenemos medidas muy parecidas, no idénticas, pero muy parecidas en el Reino Unido y España, como en muchos países.

También en las medidas económicas. El Gobierno británico ha lanzado un programa por valor de más de 370.000 millones de euros para proteger la economía; en España también se ha lanzado un programa muy importante, y con el mismo objetivo.

Sabemos que vamos a salir de esto y el objetivo es asegurar que la economía salga lo más rápido, lo más fuerte y con la mayor cantidad de actores -personas, autónomos, pequeñas y medianas empresas, empresas grandes-, protegidos, mientras dure la pandemia.

– ¿Se plantean también una renta mínima vital para los más necesitados como en España?

No planteamos una renta mínima parecida, pero tenemos todo un sistema de apoyo social que busca conseguir el mismo objetivo, que es proteger a los menos favorecidos para que, por ejemplo, tengan vacaciones (moratorias) en su pagos de hipotecas, para que las pequeñas empresas no tengan que pagar IVA, tenemos un equivalente a lo que serían aquí los ERTE, ….

Hay mucha similitud en las medidas y buscamos proteger a todos los niveles de la sociedad.  Son las medidas más amplias que hemos visto en todas nuestras vidas profesionales por supuesto, no tiene comparación.

– ¿Qué noticias tiene de la comunidad británica residente en España? ¿Le han transmitido alguna queja, alguna preocupación especial?

No se puede saber con exactitud, pero tenemos en España una comunidad de entre 350.000 y tal vez medio millón de británicos entre residentes y turistas de larga duración.

Y lo primero que quiero decir en nombre suyo es gracias, gracias por el cuidado que reciben estando aquí en España, porque los servicios sanitarios están haciendo una labor increíble.

Desgraciadamente sí que tenemos -con ese número es inevitable- británicos afectados, enfermos, hemos tenido por supuesto muertes también dentro de nuestra comunidad. Pero dentro de esa tragedia el empeño y el trabajo de los servicios sanitarios, y todos los servicios alrededor, ha sido fantástico, y me lo dicen muchos de nuestros ciudadanos, así que la primera cosa es que están muy agradecidos.

Y también yo estoy muy agradecido, como embajador, por la colaboración que hemos tenido de las autoridades españolas en lo que es gestionar el regreso al Reino Unido de todos los turistas.  Había tal vez 200.000 turistas británicos que querían volver al Reino Unido cuando surgió esta pandemia.

Por supuesto, hay gente que está en situaciones difíciles, muy incómodas, y dentro de eso hay algunas quejas, pero dentro de lo que cabe la palabra es agradecimiento.

– ¿Cree que podrán recuperarse el turismo, el comercio y las inversiones entre los dos países?

Estoy convencido de que sí. Tenemos una relación bilateral tan fuerte, no solamente por el turismo, sino por las inversiones, el comercio -el Reino Unido fue el mayor inversor en España en la primera mitad del año pasado; España es un inversor muy importante en el Reino Unido-, sin hablar de los intercambios culturales, educativos … Es una relación muy amplia y muy profunda.

Lo que no sabemos ninguno es cuánto va a durar (la crisis) ni exactamente las condiciones en que vamos a poder salir de esta fase de la pandemia en la que la prioridad es proteger la salud, luego proteger la economía. Esperamos que eso sea más bien pronto que tarde.

Una cosa que no va a cambiar es que la gente va a seguir teniendo vacaciones, y el lugar preferido para los turistas británicos es España.  Son 18 ó 19 millones al año normalmente, y yo espero que volvamos a esos números cuanto antes, pero no será en los próximos meses

– ¿Volverán a confiar los británicos en España pese a ser hoy uno de los países más afectados?

Estamos viendo que muchísimos países están afectados y se entiende que esta es una situación sin precedentes, así que por supuesto hay miedo, es normal, es muy humano que haya preocupación.

Pero España es un país estupendo, tiene unos servicios sanitarios fantásticos, sus profesionales están haciendo una labor que da un crédito increíble a la profesión y al país, así que yo no tengo ni la más mínima duda de que con un poquito de tiempo -no por España, sino por el miedo a viajar, a desplazarse-, (los turistas volverán). Puede haber un período de cautela, es normal, pero creo que será más bien corto.

– ¿Podrá el Reino Unido hacer frente simultáneamente a las consecuencias del Brexit y del COVID-19?

El hecho de tener una crisis tan grande como esta del coronavirus, por supuesto ha implicado muchísimo esfuerzo por parte del gobierno, pero eso no significa que todas las demás cosas se tengan que dejar, no es el caso, y hay capacidad por supuesto para seguir haciendo otras cosas.

Durante este período nuestros negociadores han estado en contacto con la Comisión Europea en Bruselas, se ha celebrado el comité conjunto para mirar la implementación del Acuerdo de Salida. Esta semana misma nuestros negociadores están negociando en detalle sobre la relación futura, la segunda ronda negociadora; habrá otras dos más antes de principios de junio.

Así que está demostrado que hay capacidad para seguir negociando y hay voluntad.  Yo creo que es más importante aún, hoy en día, con tanta incertidumbre alrededor de la pandemia, intentar llegar rápidamente a un buen acuerdo que dé certeza, a las personas y al sector empresarial sobre todo, sobre cuáles van a ser exactamente las condiciones en las cuales va a tener que operar a partir de enero.

– ¿No está en cuestión entonces el calendario de la negociación con la UE?

No, cada vez es más importante que consigamos (cumplir) ese calendario.

– ¿Cree que los gobiernos de ambos países sobrevivirán a esta crisis?

(Sonrisas) Yo soy embajador del gobierno de Su Majestad, estoy trabajando para mi gobierno y tengo muchísima confianza en él.  Si quiere un comentario, yo creo que tendría (Ud) que preguntar a un analista político y no a un embajador.

Este es un reto global, todos los países estamos determinados a vencer a este virus y por eso también el enfoque de mi país de hacer una gran contribución, no solamente al desarrollo de una vacuna -en el Reino Unido se están empezando ya las pruebas sobre las personas de una posible vacuna-, sino también para ayudar a los países menos favorecidos.

Somos el segundo país donante a la Organización Mundial de la Salud y tenemos muchos programas internacionales para apoyar el desarrollo de vacunas y para apoyar a las sociedades menos afortunadas, lo que tiene que ser una parte importante de la respuesta internacional, de Europa.  No solo mirarnos hacia adentro, sino también hacia afuera y tener ese enfoque de solidaridad internacional también.