John Bercow: el Reino Unido afronta un desafío, no una “crisis constitucional”

John Bercow: el Reino Unido afronta un desafío, no una "crisis constitucional"

Londres (EuroEFE).-  El presidente y portavoz de la Cámara de los Comunes, John Bercow, negó en una entrevista con EFE que haya una “crisis constitucional” en el Reino Unido y calificó el bloqueo del “brexit” de “desafío político” donde él es solo un “árbitro”.

Bercow habló de su labor en la crisis que afronta el país -cuando el Gobierno de Theresa May ha conseguido una prórroga de la salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE) hasta el 31 de octubre-, en una de las salas de las dependencias en el Palacio de Westminster, con grandes vistas al río Támesis y donde vive con su familia.

Famoso por sus estridentes gritos de “orden” con los que hace callar a los diputados cuando hablan al mismo tiempo, el portavoz recalcó que no le gusta utilizar el término “crisis constitucional” porque no se haya conseguido que el Parlamento apruebe el acuerdo pactado entre Londres y Bruselas.

“En este momento -dijo-, el Gobierno no ha podido asegurar el apoyo en la cámara para su propuesta. ¿Es esta una crisis constitucional? No, me gustaría llamarlo desafío político”.

En pleno furor del debate, Bercow ha despertado críticas en el ala más euroescéptica de su grupo, el conservador, por interpretar la tradición parlamentaria para facilitar o impedir votaciones de enmiendas que cambiaron el rumbo del acuerdo del “brexit” que proponía la primera ministra, Theresa May.

Ante las críticas sobre su supuesta falta de neutralidad, Bercow insistió en el carácter imparcial del presidente de los Comunes, independiente de las distintas opiniones políticas en Westminster.

“Soy absolutamente imparcial”

“Si me preguntan si soy imparcial, sí, soy absolutamente imparcial entre los partidos políticos, entre gente que tiene opiniones distintas. En lo que no soy imparcial es sobre el papel del Parlamento, la reputación del Parlamento y el derecho de los diputados”, remarcó el portavoz.

En la entrevista, Bercow comparó su labor como moderador a la de un “árbitro” en un partido de fútbol y dejó claro que no es quien para decir si debe o no haber “brexit”, porque su trabajo es “ayudar a la cámara a decidir lo que quiere decidir”.

“Moderar y presidir la cámara es la esencia que define mi papel como presidente, decidir a quién darle la palabra, mantener el orden, permitir que el debate fluya, seleccionar nuevas cláusulas, enmiendas de legislación para ser debatidas y (…) una segunda parte es que me encanta reunirme y recibir gente”, dijo.

Dado el cansancio de la sociedad británica por lo arduo del proceso del “brexit”, confesó que la velocidad con que avance depende de las decisiones que tome el Gobierno y la UE. Su función es solo la de facilitar a la cámara a que “llegue a una conclusión”.

Bercow, en el puesto desde 2009 y el primer “speaker” que ha sido reelegido tres veces desde la Segunda Guerra Mundial, destacó, entre los momentos de los que se siente más orgulloso, el haber moderado un debate de 14 horas sobre el “brexit”.

Sin embargo, visiblemente emocionado, confesó que lo que más le había conmovido fue la votación en el Parlamento a favor del matrimonio entre parejas del mismo sexo.

“La cámara estaba aprobando una ley profundamente humana y una ley que cambiaba la vida (de las personas). No iba a lastimar a nadie pero iba a llevar mucha felicidad”, enfatizó.

Al comparar su labor actual con la de sus predecesores de los siglos XIV y XVI, cuando hasta siete presidentes fueron decapitados, Bercow bromeó: “en el Reino Unido puede haber gente que piense que soy un candidato adecuado para la pena de muerte, que se abolió en 1965. No creo que corra riesgo de perder mi cabeza”.

“¿Peligros? Uno tiene que tener el apoyo de la cámara” y el mayor riesgo, explicó, sería perder ese respaldo. Es importante ser “honesto” y “lo mejor que se pueda”, apostilló.

Bercow reflexionó sobre su cambio político desde su juventud como militante del Partido Conservador, al avanzar desde el ala derecha hacia políticas más progresistas.

“Me volví menos conservador a medida que envejecía”

“Se suele decir que la gente se vuelve más conservadora a medida que envejece, y tal vez sea cierto. En mi caso me volví menos conservador a medida que envejecía”, agregó.

“Si uno mira al mundo, las economías liberales han tenido más éxito en la creación de bienestar y de mejorar la calidad de vida que las socialistas, pero, igualmente, muchas de las batallas culturales luchadas en todo el mundo han sido ganadas por fuerzas progresistas, más de centro o centro izquierda”, explicó.

Sobre la publicación en algunos medios británicos de que abandonaría su cargo este verano, el portavoz afirmó: “No he tomado una decisión final sobre cuándo colgar mis botas, pero lo apropiado será anunciarlo al parlamento”.

“He sido presidente durante mucho tiempo así que no estoy proponiendo marcharme ahora porque estamos ante un proceso importante”, concluyó.

Por Almudena Domench y Viviana García