La activista Helena Maleno denuncia la “necropolítica” de Europa y EE.UU.

62898_11111maleno.jpg

Madrid (EuroEFE).- Las medidas migratorias de la Unión Europea (UE) y Estados Unidos “son las mismas” porque se basan en la “necropolítica”, que consiste en matar o dejar morir a determinados colectivos humanos, denunció este martes la activista y periodista española Helena Maleno, fundadora del colectivo Caminando Fronteras.

Maleno: la “necropolítica” consiste en matar o dejar morir a determinados colectivos humanos

En entrevista con Efe, por motivo del reciente anuncio del premio “Pimentel Fonseca”, que recibirá el 18 de septiembre en Nápoles (Italia), Maleno responsabilizó de las muertes de migrantes a los gobiernos europeos y al estadounidense por militarizar las fronteras para disuadir a las personas de migrar al dificultar las rutas.

Explicó que hay “dos industrias muy claras” con presencia en América y Europa, que son la de la “guerra” y la del crimen organizado, y que se alimentan entre sí.

“Esta militarización (en el Mediterráneo), que está haciendo las rutas más difíciles, le da negocio a las industrias criminales, del tráfico, de la trata, que están también mezclados con la narcoindustria. Igual que en la zona de Estados Unidos”, precisó.

La defensora de derechos humanos recibirá el galardón junto a un reconocimiento “honoris causa” para la alemana Carola Rackete, capitana del barco de la ONG Sea Watch, quien estuvo arrestada en Italia a finales de junio por rescatar a 53 migrantes cerca de la costa de Libia y llevarlos a Lampedusa.

Maleno argumentó que la persecución que Rackete padeció, encabezada por el ministro Italiano del Interior, Matteo Salvini, es la misma violencia que ella y otros activistas han sufrido de parte de autoridades europeas, como las policías nacionales y la Agencia Europea de la Guardia de Fronteras y Costas (Frontex).

“Este premio compartido además visibiliza que todos los países europeos están haciendo las mismas políticas, (algunos) de forma más bruta como Salvini, que no se esconde, (u otros) de forma más callada, pero al final tenemos unas policías al servicio de perseguir en Europa a defensoras de derechos humanos”, indicó.

Persecución de activistas

La activista, que fundó su organización en 2002, un año después de mudarse a Marruecos, aseguró que el 82% de las empresas europeas que venden armamento son las que están “llevándose el negocio” del control migratorio, con la instalación de radares, drones, el reforzamiento de seguridad en la frontera y la militarización del norte de África.

Al mencionar que han documentado 158 casos de defensores de derechos humanos perseguidos en territorio europeo por proteger a inmigrantes, desde 2005, expuso que hay una relación entre la persecución de activistas, el discurso antiinmigrante y el endurecimiento del control fronterizo.

“Son unas políticas globales que manejan empresas vinculadas a la venta de armamento y que dan muchísimo dinero. Por eso, cuanto más dinero hay en la frontera, más riesgo hay para las personas que defendemos derechos”, enfatizó.

Sobre el premio que recibirá y su labor como activista, Maleno señaló que lo más importante es que ha aprendido a resistir junto a los migrantes y activistas de otros lugares del mundo, como Centroamérica, que trabajan con temas similares.

También destacó la importancia de reconocer a las mujeres defensoras de derechos humanos, como ella y Rackete, pues por razones de género afrontan desafíos adicionales, como violencia sexual y misoginia de parte de las autoridades y de usuarios de redes sociales, según denunció. 

Maleno fue objeto de una gran ola de solidaridad internacional por su procesamiento ante la justicia marroquí, que finalmente archivó en marzo pasado definitivamente la causa abierta contra la defensora de derechos humanos al no encontrar ningún indicio de delito. Había sido acusada por un juzgado de Tánger de un “delito de tráfico de seres humanos y favorecimiento de la inmigración” irregular. Con la sentencia de marzo quedaba acreditada que su labor de auxilio de inmigrantes en dificultades a bordo de pateras no supone ningún acto ilegal.

Por Pedro Pablo Cortés (edición: Catalina Guerrero)

Para saber más: 

► Informe “Vida en la necrofrontera”

► Caminando Fronteras

► Podemos-IU quiere que la Eurocámara cree un cuerpo civil de rescate en el mar