Ramón Jáuregui: Las objeciones a los acuerdos de comercio de la UE son “anacrónicas y reaccionarias”

5c8c5_636989037226424234w.jpg

Madrid, (EuroEFE).- Las objeciones a los acuerdos internacionales de comercio que firma la Unión Europea son “anacrónicas y reaccionarias”, opina el presidente de la Fundación Euroamérica, Ramón Jáuregui, hasta hace poco copresidente de la Asamblea parlamentaria Eurolatinoamericana (Eurolat).

En una entrevista con Efe, Jáuregui ha calificado de “grandísima noticia” el acuerdo de comercio alcanzado recientemente, después de casi veinte años de negociaciones, entre la UE y el Mercosur, bloque que ha celebrado esta semana su cumbre regional en Santa Fe (Argentina).

“Soy de los que cree que las objeciones a los acuerdos internacionales son anacrónicas, son reaccionarias”, afirma Jáuregui. “Los acuerdos benefician a nuestros pueblos”, asegura el político socialista.

“En contra de este neoproteccionismo del señor (Donald) Trump y de los EE.UU., hay una oportunidad para que el mundo avance a través de acuerdos regulados”, afirma Jaúregui y puntualiza: acuerdos “no de libre comercio, sino acuerdos internacionales que regulan el comercio”.

“Eso es lo que se ha hecho con Mercosur, inclusive con una importantísima trayectoria para asegurar que Brasil, que tenía tentaciones de los EE.UU. para que abandonase el acuerdo de París, se mantenga en él, comprometidamente, por el acuerdo con Europa”, explica, en alusión al compromiso mundial firmado en la capital francesa en diciembre de 2015 para la lucha contra el calentamiento global.

Jáuregui considera que América Latina “es más débil internacionalmente de lo que mereciera” y “una de las fallas para que no juegue en el nivel que le corresponde es su desintegración, o el fracaso de sus procesos de integración”.

“Demasiadas organizaciones, muchas veces enfrentadas entre sí, y demasiado marcadas ideológicamente”, comenta.

“La integración en América Latina podríamos decir que es la gran asignatura pendiente de un continente que tiene que armarse y tiene que defender juntos grandes materias que afectan a su futuro”, como la emergencia climática, que para Latinoamérica “es vital”.

En materia de integración “los europeos tenemos una gran expertise”, subraya el político. “Hemos sido capaces de hacer de 28 países una unión política, supranacional, extraordinaria. Nadie en el mundo ha hecho una cosa semejante”.

Jáuregui, que ha sido diputado europeo hasta este mes, cree que el acuerdo UE-Mercosur superará los trámites de ratificación parlamentaria.

“Primero llegará al Parlamento Europeo, seguramente el año que viene, no antes, porque el proceso de tramitación y de traducción a los idiomas es muy largo”.

Y en el PE “habrá un gran debate, seguro; ya lo hubo con Canadá, pero lo ganamos”, subraya. 

Noruega ha abierto la esperanza a una salida a la crisis venezolana

Jáuregui responde igualmente a una pregunta sobre la situación en Venezuela.

Las conversaciones entre representantes del gobierno de Nicolás Maduro y de la oposición, auspiciadas por Noruega, “han abierto la esperanza”, en su opinión, de una salida democrática a la crisis venezolana.

“Yo creo que una solución es posible”, afirma el exministro socialista y exdiputado europeo en la entrevista concedida con motivo de su reciente nombramiento como máximo responsable de la Fundación Euroamérica que fomenta desde hace veinte años las relaciones entre Europa y América.

A su juicio, “en este momento, es Noruega la que ha abierto la esperanza de la salida democrática a Venezuela” con las conversaciones que está propiciando en la isla caribeña de Barbados.

“He tenido una conversación recientemente con el presidente Juan Guaidó por teléfono”, relata Jáuregui, quien ha presidido entre 2015 y 2019 la Asamblea Parlamentaria Eurolatinoamericana (Eurolat).

“Me consta que los enviados de la oposición venezolana están en Barbados con enormes expectativas” y, añade, también el presidente Nicolás Maduro “ha reconocido que el proceso de diálogo está avanzando”.

“Yo creo que una solución es posible”, recalca.

“Quizás esté pecando de ingenuo, pero pienso que un acuerdo sobre una fecha electoral que haga coincidencias en las elecciones presidenciales y legislativas el año que viene, un acuerdo de esa naturaleza en torno a un marco de transparencia y de credibilidad total en el proceso electoral, puede ser la solución”, insiste.

“Esta es mi esperanza y esta esperanza está hoy situada en Barbados y en la mediación del gobierno de Noruega”, recalca.

Afirma que la Unión Europea “está apoyando eso, pero dejando que el protagonismo lo ejerzan quienes están haciendo esa negociación”.

Por otro lado, rechaza la opinión de quienes consideran que España ha renunciado a desempeñar un papel relevante en la búsqueda de una salida a la crisis venezolana.

“La estrategia norteamericana, la que se puso en marcha a raíz del reconocimiento de Guaidó como presidente, es una estrategia que ha llegado a su límite”, empieza diciendo Jáuregui.

“Desgraciadamente, el reconocimiento de la comunidad internacional a esa presidencia, como una presidencia encargada de la convocatoria electoral, tocó a su fin, porque no ha prosperado esa convocatoria”.

Las elecciones no han podido celebrarse porque el líder parlamentario no tenía los instrumentos para hacerlas posibles; luego, continúa, “había que negociar”.

“Y en eso ha estado España, créame. Le recuerdo que España tiene a Leopoldo López en su Embajada”.  Así, el protagonismo español en esta materia “es muy grande”.

“Déjeme que le diga -añade Jáuregui-, en la UE lo que se hace en relación con Venezuela tiene mucho que ver con lo que España pide y lo que España reclama”.

Para saber más:

Fundación Euroamérica