El consumo de carne en la UE es el doble del promedio mundial, según Greenpeace

e811f_greenpeace.jpg

Madrid (EuroEFE).- El informe del Grupo Intergubernamental de Expertos en Cambio Climático (IPCC) presentado este jueves ha puesto en la picota al sector de la alimentación,  y ha evidenciado la necesidad de modificar los hábitos alimentarios de la población para paliar los efectos de la crisis climática. 

Según los científicos y expertos del IPCC, la lucha contra el cambio climático exige repensar y planificar la producción alimentaria y, consecuentemente, cambiar los modelos de consumo a nivel global.  El objetivo es reducir el uso de tierras para la ganadería e, indirectamente, consumir menos carne. Pero, ¿cuánta carne se consume en la UE?

El consumo medio per cápita de carne en la Unión Europea (UE) es el doble del promedio mundial, según el último informe de la organización ecologista Greenpeace “Alimentando el problema: la peligrosa intensificación de la ganadería en Europa”, elaborado en febrero de 2019.

Tal como sostiene el estudio, la producción ganadera representa la mayor parte de los contaminantes del aire generados por el sector agrícola, en su mayoría, el amoníaco y partículas y compuestos orgánicos volátiles no metánicos. 

En el caso concreto de la Unión Europea, las emisiones de gases de efecto invernadero que provienen de esta actividad constituyeron entre el 12 y el 17% de las emisiones totales en el año 2013, de las cuales el 27% era metano y el 23%, óxido nitroso.

La ganadería industrial contribuye en gran medida a la contaminación del agua y del aire: en los países de la Unión, más del 80% de las emisiones de amoníaco agrícola al aire y las emisiones de nitrógeno al agua están relacionadas con el ganado. No obstante, las “macro-granjas” también contribuyen a la polución del aire.

Crecimiento de la producción y del consumo en los últimos años

 

 

 

Pese a una notable disminución en el número de granjas, según datos de la Comisión Europea, la producción total bruta de carne en la UE aumentó un 12’7% desde 2000 a 2017, lo que se traduce en un incremento de 42 a 47 millones de toneladas. 

En términos globales, la producción de cerdo en la Unión constituye el 9,1%; el sector avícola ocupa el 5%;  el de productos lácteos, el 13,8%; y el de vaca y ternera, el 7,8%. Este último ha experimentado un crecimiento de más de medio millón de toneladas desde 2014. 

La industria concentra su producción en cuatro países principalmente: Alemania, Francia, España y Reino Unido, que producen en conjunto el 54% del ganado -la mitad de los cerdos y el 54% de las ovejas y cabras-. España, además, se encuentra entre los principales productores de aves, así como de vaca y ternera. 

El debate alemán del impuesto a la carne

Greenpeace insta a abandonar la ganadería industrial y fomentar modos de producción ganadera ecológica; su científica Reyes Tirado advierte de que cambiar la forma en que se producen los alimentos y lo que se come protegerá el clima, la biodiversidad y promoverá la seguridad alimentaria.

Por su parte, a través de este último informe del IPCC, la ONU busca alertar a los Gobiernos y dotarlos de un mayor conocimiento para mejorar sus decisiones en este ámbito. 

En esta línea, algunos países europeos comienzan a lanzar propuestas en aras de poner el foco del debate medioambiental en la industria agroalimentaria. Es el caso de Alemania, donde el portavoz parlamentario de los Verdes para la política agraria, Feriedrich Ostendorff, lanzó la idea de elevar los impuestos a la carne y dedicar ese dinero a mejorar el bienestar en las granjas y la protección medioambiental. 

Sus declaraciones desencadenaron diferentes reacciones entre los partidos y asociaciones para la conservación del medioambiente y los colectivos vegetarianos, quienes han aplaudido la idea o con mayor o menor cautela. 

Además, también ha tenido el respaldo, a título individual, de varios políticos de Los Verdes, el Partido Socialdemócrata (SPD) y la Unión Cristianodemócrata (CDU) de la canciller, Angela Merkel, mientras que  el Gobierno alemán matiza que hay otras fórmulas más efectivas para mejorar el bienestar de los animales para la producción cárnica.

En paralelo a la creciente la preocupación y la concienciación en algunos sectores, la Unión Europea y el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, firmaron la pasada semana un acuerdo para que los ganaderos estadounidenses exporten una mayor cantidad de carne de vacuno. 

En virtud de este pacto, pendiente de ratificación por el Parlament Europeo, los productores del país norteamericano tendrán garantizada una cuota del mercado de vacuno en la UE, de tal forma que podrán exportar anualmente 35.000 toneladas de carne durante los próximos siete años.

Por María Moya

Para saber más: 

Informe de la ONU sobre cambio climático.

“Alimentando el problema”, un estudio de GreenPeace.

La ONU plantea un nuevo reto a la humanidad: comer mejor para salvar el planeta.