¿Puede Londres hallar alternativas a la salvaguarda irlandesa?

e910c_637020139089151369.jpg

Londres (EuroEFE).- El Reino Unido abandonará la Unión Europea (UE) el próximo 31 de octubre sin un acuerdo a menos que ambas partes logren desatascar la situación de parálisis actual.

Para ello, el primer ministro británico, Boris Johnson, ha pedido a los 27 que prescindan de la polémica “salvaguarda” irlandesa.

En una comparecencia este miércoles junto con el primer ministro británico, Boris Johnson, Merkel había dado a entender que daba un plazo máximo de un mes a Londres para alcanzar un acuerdo.

Sin embargo, en una rueda de prensa el jueves en La Haya, Merkel explicó que lo que quiso decir fue que “lo que uno puede conseguir en tres o dos años, también lo puede alcanzar en 30 días. O mejor dicho, se puede decir que lo puede alcanzar hasta el 31 de octubre”.

“No se trata de 30 días. Los 30 días eran una forma de hablar para subrayar el hecho de que necesitamos alcanzarlo en muy poco tiempo porque el Reino Unido ha dicho que quiere abandonar la Unión Europea el 31 de octubre. Hasta entonces, tenemos que trabajar en ello, si la voluntad de lograrlo (un acuerdo) existe en ambos lados”, añadió.

El presidente francés, Emmanuel Macron, con quien Johnson se entrevistó este jueves en París, apoyó la idea de su colega alemana y señaló que se debería encontrar una solución dentro de ese plazo “si hay buena voluntad por ambas partes”.

– ¿Qué es la “salvaguarda” o “backstop”?

Cuando se ejecute el “brexit” o salida del Reino Unido de la UE, el límite entre las dos Irlandas pasaría a ser frontera exterior con el bloque comunitario europeo.

El “backstop” es un dispositivo que establece que, si no hubiera un acuerdo comercial al final del periodo de transición, en diciembre de 2020, todo el Reino Unido formaría una unión aduanera, pero Irlanda del Norte tendría un estatus especial más alineado con el mercado único europeo, a fin de proteger el proceso de paz y mantener la fluidez fronteriza.

Sus detractores en el Reino Unido temen que la salvaguarda deje atado al país a las estructuras del bloque europeo en contra de su voluntad, al tiempo que creen que pone en riesgo su integridad territorial.

El jefe del Ejecutivo británico pidió esta semana a Bruselas que elimine esa herramienta del acuerdo por considerarla “antidemocrática”.

Además, Johnson argumenta que el Parlamento británico nunca daría luz verde a un tratado de salida que incluyera dicho mecanismo.

– ¿Por qué la frontera entre Irlanda del Norte y la República de Irlanda está suponiendo un quebradero de cabeza entre Londres y Bruselas?

Tanto la UE como el Reino Unido quieren evitar una frontera física entre las dos Irlandas debido al estrecho vínculo comercial que existe entre ambas jurisdicciones.

Tampoco se quiere poner en peligro el acuerdo de Viernes Santo, firmado en Belfast en 1998, que puso fin al conflicto irlandés -entre unionistas y republicanos-, y que contempla como condición la ausencia de fronteras físicas en la isla. Desde su firma, los ciudadanos pueden cruzar de un lado a otro sin pasar controles.

– ¿Por qué el “brexit” está ocasionando este problema?

Una vez abandone la UE, el Reino Unido podrá desligarse de las regulaciones comunitarias y de las tarifas impuestas en las importaciones al bloque. Con la salida, Irlanda del Norte y la República de Irlanda podrían terminar con sistemas operacionales diferentes y necesitarán controles de los bienes que atraviesan su frontera.

– ¿Cuál es el plan de Boris Johnson?

Aún no ha detallado cómo piensa solventar la cuestión, aunque antes de ser nombrado primer ministro afirmó que trataría de buscar “soluciones tecnológicas” como alternativa aunque no las especificó. Esta semana, insistió en que el “backstop” podría ser reemplazado por “arreglos aduaneros alternativos” que tampoco ha desvelado.

¿Aceptaría la UE alternativas a ese mecanismo?

Los 27 siempre han insistido en que la “salvaguarda” es indispensable en el acuerdo. No obstante, Merkel y Macron han ofrecido a Johnson la posibilidad de escuchar su propuesta sobre el “backstop” en un plazo de 30 días.

Merkel y Johnson creen posible un “brexit” con acuerdo

– ¿Hay esperanzas para evitar un “brexit” abrupto?

Pocas. Ambas partes se encuentran ahora atascadas en una situación de “impasse”, que tal vez podría abrirse si Johnson abandonara su exigencia a la UE para que prescinda de la salvaguarda o aportase una nueva idea que satisfaga a los líderes de la UE y al Parlamento británico, que ha rechazado el pacto ya tres veces. 

Por Patricia Rodriguez (Londres). (Edición: Luis Alonso)

Para saber más:

► Página web  del gobierno británico sobre el “brexit”

 La página del G7 

► Dosier de euroefe: el “brexit” se cuela en la agenda del G7