Alianza mundial y conferencia de la UE para conseguir una vacuna contra el coronavirus

Personal sanitario trabaja con muestras en un laboratorio. EFE/Enric Fontcuberta/ARCHIVO

Redacción internacional (EuroEFE).- La carrera por una vacuna contra la COVID-19 en la que están universidades y farmacéuticas de varios países hace temer que el descubrimiento beneficie solo a quienes puedan pagarlo, lo que la Organización Mundial de la Salud (OMS) quiere evitar mediante una alianza mundial público-privada que ha presentado este viernes.

Por su parte, la Unión Europea (UE) organizará una conferencia de donantes virtual el próximo 4 de mayo en la que espera lograr recaudar una suma inicial de 7.500 millones de euros para desarrollar métodos de diagnóstico, tratamientos y una vacuna contra el coronavirus.

La alianza presentada por la OMS, en la que participan gobiernos de Europa, Latinoamérica, Africa y Asia, así como entidades que federan a productores de fármacos en todo el mundo, está pensada también para dar a los países de menores ingresos, acceso a los test de diagnóstico y al tratamiento que se descubra para el coronavirus.

“El mundo necesita estas herramientas y rápido”, dijo el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, al presentar la iniciativa bautizada como “ACT Accelerator” en una vídeoconferencia en la que estuvo conectado con numerosos mandatarios y representantes del sector privado involucrado en las investigaciones científicas que se realizan para frenar la pandemia.

“La experiencia del pasado nos muestra que incluso cuando tenemos a disposición las herramientas, éstas no han estado al alcance de todos en igualdad de condiciones y esto no lo podemos permitir”, declaró Tedros.

En su intervención desde Madrid, el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, subrayó que el acceso a tratamientos y vacunas eficaces en todos los países es ineludible porque “mientras haya personas afectadas por la COVID-19 en cualquier lugar del mundo nadie estará seguro”.

“Mi país está comprometido en hacer todo lo que se requiera para evitar que algo similar vuelva a ocurrir, ya sea en España o en cualquier otra parte de mundo. Creemos que la solidaridad y el multilateralismo son el único camino hacia adelante”, agregó Sánchez.

Mientras, la canciller alemana, Angela Merkel, instó a todos los actores públicos y privados con capacidad financiera a contribuir al fondo de la OMS.

“Quiero llamar a todos, de la política y del sector privado, que estén en disposición de ayudarnos a cubrir este agujero financiero de 8.000 millones de euros, según la Junta de Seguimiento de la Preparación Global, para estar con seguridad en el camino hacia el desarrollo” de una vacuna, afirmó.

La canciller agregó que Alemania realizará una “contribución sustancial” a este fondo y se mostró esperanzada en que la cooperación internacional dé sus frutos en este ámbito.

Por su parte, el presidente de Francia, Emmanuel Macron, expresó su deseo de que China y Estados Unidos “se puedan reconciliar alrededor de esta iniciativa, pues no podemos permitirnos ninguna división”.

Conferencia virtual de donantes

Mientras, la Comisión Europea (CE) ha invitado a Gobiernos, empresas, personalidades públicas, filántropos, artistas y ciudadanos a difundir la conferencia virtual de donantes que celebrará el próximo 4 de mayo.

Bruselas anunciará también el 4 de mayo los próximos pasos, en el marco de una campaña mundial contra el coronavirus.

“Uno de los principales objetivos del evento es recaudar una suma inicial de 7500 millones de euros para empezar la cooperación global. Se necesitará más en el futuro”, dijo la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, en una declaración televisada.

 

Los fondos que se recauden en el evento se destinarán a “tres líneas de trabajo: diagnósticos, tratamientos y vacunas”.

Von der Leyen añadió que el objetivo es lograr que todo el mundo “aúne fuerzas contra el coronavirus” y que la iniciativa de donación que se pondrá en marcha a escala mundial “es un verdadero maratón, porque vencer al coronavirus exige una respuesta mundial y acciones sostenidas en muchos frentes”.

Préstamos del Estado francés y nuevo cuadro macroeconómico en Italia

Por otro lado, el ministro francés de Economía y Finanzas, Bruno Le Maire, anunció este viernes que el Estado aportará un “apoyo histórico” de 7.000 millones de euros a Air France y negocia otro préstamo de unos 5.000 millones a Renault para ayudar a ambas empresas frente a la crisis provocada por el coronavirus.

Le Maire indicó en la cadena “TF1” que de los 7.000 millones para la aerolínea gala, 4.000 serán préstamos garantizados por el Estado pero aportados por un consorcio de bancos franceses e internacionales, y los otros 3.000 un préstamo estatal directo.

El ministro añadió que los 5.000 millones para el fabricante automovilístico Renault todavía están en negociación, pero señaló que en ese caso se trataría de un préstamo garantizado por el Estado.

Y en Italia el Gobierno aprobó este viernes el cuadro macroeconómico para este año, en el que prevé que la economía caiga un 8 % y su déficit se dispare al 10,4 %, y ha adelantado que pedirá al Parlamento la autorización para incurrir en una desviación presupuestaria de 55.000 millones de euros.

El consejo de ministros mantuvo este viernes una reunión y al término publicó un comunicado de prensa con los detalles.

Explicó que esta desviación de 55.000 millones servirá para financiar un nuevo paquete de estímulos dirigido a frenar el impacto económico del coronavirus y se sumará al plan de ayudas de 25.000 millones de euros presentado en marzo.

Entre las medidas para mitigar los efectos de la pandemia, Roma también dio luz verde este mes de abril a un esquema de garantías públicas que favorecen hasta 400.000 millones de euros en créditos para empresas.

El Ejecutivo italiano recuerda en la nota que la Comisión Europea permitió el pasado marzo a los Estados miembros cierto margen fiscal para que puedan financiar los costes sanitarios y económicos derivados de esta emergencia, siempre que no se comprometa la sostenibilidad fiscal a medio plazo.

Tras consultar a la Comisión, Roma solicitará al Parlamento italiano un incremento del déficit previsto para 2020 de 55.000 millones de euros, y de 24.850 millones en 2021.

España registra más enfermos curados que nuevos contagios

Mientras, España registró este viernes por primera vez más enfermos curados de coronavirus que nuevos contagios, por lo que la curva de la pandemia comienza a doblegarse, después de más de cuarenta días de confinamiento.

“Esta vez sí que estamos doblegando la curva” (de la pandemia), afirmó este viernes el ministro español de Sanidad, Salvador Illa, aunque pidió “máxima prudencia”.

Después de 41 días de confinamiento, los datos comienzan a ser más optimistas en España y, según cifras oficiales, en las últimas 24 horas se registraron 2.796 casos de coronavirus, hasta sumar 202.990 diagnosticados por pruebas PCR desde que comenzó la epidemia, frente a los pacientes curados, que ascendieron a 3.105 en un día y suponen un total de 92.355.

También el número diario de fallecidos por coronavirus descendió a 367 en 24 horas, el mejor dato desde hace más de un mes, aunque ya suman 22.524 defunciones en total en el país.

Cuando el Gobierno español aprobó el confinamiento el 14 de marzo, el incremento de nuevos contagios era del 35 % y hoy es del 1,4 %, lo que da idea del descenso de la pandemia y permite pensar en una desescalada de esas medidas, para adaptarse a lo que el Ejecutivo llama “nueva realidad”.

Como ejemplo de esa ralentización de la pandemia, el Ejército comenzó este viernes a desmontar material habilitado en los hospitales de campaña de varios complejos hospitalarios de Madrid y Cataluña, las dos regiones más afectadas, por no ser ya necesarios en estas instalaciones para luchar contra el coronavirus.

Para adaptarse a esa nueva realidad, el Gobierno aprobó una tercera prórroga del estado de alarma, tras la autorización del Congreso, que implica mantener el confinamiento y la reducción de la movilidad, pero introduce una medida de flexibilización, la salida diaria de los niños de hasta 14 años durante una hora, acompañados de un adulto, a partir del próximo domingo.

Presiones en Reino Unido para planear el fin del confinamiento

En el Reino Unido el Gobierno afronta crecientes presiones internas para poner sobre la mesa una hoja de ruta que permita vislumbrar el fin del confinamiento de la población y reactivar la economía.

Los medios británicos han descrito en los últimos días un Ejecutivo dividido en dos bandos: uno encabezado por el ministro de Salud, Matt Hancock, que aboga por mantener todas las medidas hasta que se haya minimizado el riesgo de una segunda oleada de la enfermedad, y otro liderado por el titular de Economía, Rishi Sunak, quien apuesta por acelerar la vuelta a la actividad de las empresas.

El equilibrio entre ambas posturas no se romperá, previsiblemente, hasta que el primer ministro británico, Boris Johnson, retome las riendas del Gobierno, una vez termine la convalecencia que sigue para recuperarse de la COVID-19.

Al inicio de la pandemia, Johnson fue menos drástico en sus planes para contener la propagación de la enfermedad respecto a otros mandatarios europeos.

No obstante, en el Reino Unido se contempla la posibilidad de que tanto él como su principal asesor, Dominic Cummings, hayan endurecido su enfoque tras sufrir ambos síntomas severos de la enfermedad.

La presión sobre el Ejecutivo para detallar un programa de salida del confinamiento ha aumentado después de que la ministra principal escocesa, Nicola Sturgeon, publicara un plan sobre cómo se gestionará en la región la reapertura de los colegios, las empresas y los locales de ocio cuando llegue el momento de relajar las medidas de distancia social.

Editado por Miriam Burgués