Casi 3,1 millones de casos de coronavirus en el mundo en medio de relajación de restricciones

Un trabajador protegido con mascarilla consulta el móvil frente a un comercio cerrado en el popular barrio del Soho de Málaga (España) el 30 de abril de 2020. EFE/Jorge Zapata

Redacción Internacional (EuroEFE).- Mientras muchos países relajan las medidas frente a la COVID-19 o se disponen a ello, el coronavirus sigue dejando cifras alarmantes, con casi 3,1 millones de casos en el mundo y más de 217.000 muertes, además de caídas pronunciadas de la economía y altas tasas de desempleo.

Desde que en diciembre se detectó en Wuhan (China) el primer brote de coronavirus, prácticamente ya extendido por todo el mundo, ha habido 3,09 millones de contagios (más de 66.000 en el último día) y 217.769 defunciones (5.378 en las últimas veinticuatro horas), según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La OMS, a favor de no bajar la guardia

Las mayores curvas ascendentes de casos corresponden a Brasil, con unos 72.000 positivos, y a Turquía, con unos 118.000, de acuerdo con la OMS.

Y es que un estudio alerta de que los infectados por el coronavirus en Brasil podrían rebasar los 1,2 millones, un número 16 veces mayor a la cifra oficial y superior al de Estados Unidos.

A nivel mundial, a la cabeza de los casos está Europa, con 1,43 millones, seguida ya muy de cerca por América, con 1,25 millones.

De los seis países más afectados en el mundo por la pandemia -con Estados Unidos a la cabeza- cinco son europeos: España, Italia, Francia, el Reino Unido y Alemania.

Ante estos datos, la OMS cree que hay que “seguir alerta”, precisamente cuando 21 de 44 países europeos están relajando el aislamiento social y 11 se preparan para ello, porque “la situación en Europa sigue siendo grave y, aunque hay una estabilización en la parte occidental, la gráfica de nuevos casos se mantiene en ascenso en el este”, como en Rusia, Ucrania o Bielorrusia.

En una Europa que acumula el 63 por ciento de las muertes en el mundo por la COVID-19 (129.000) y el 46 por ciento de los casos, la OMS pide “permanecer en vigilancia y dispuestos a tomar otras medidas si es necesario, ya que este virus no perdona”.

España está logrando frenar al virus, pero su economía se hunde

España está logrando frenar el coronavirus, con 1.309 nuevos casos y 268 decesos en las últimas 24 horas, pero los efectos de la pandemia sobre la economía, con un desplome histórico del 5,2 % en el primer trimestre del año, auguran una dura vuelta a la normalidad.

Con los mejores datos sanitarios registrados en casi seis semanas, como la cifra de muertos, que tocó su nivel más bajo en ese periodo, o la de curados (3.103), que duplica largamente a los nuevos infectados, la situación económica preocupa y mucho a las puertas del camino para intentar volver a la normalidad.

La caída del 5,2 % del producto interior bruto (PIB) en el primer trimestre del año respecto al anterior a consecuencia de confinamiento por el COVID-19, según anunció el Instituto Nacional de Estadística, no tiene precedentes en España desde 1970.

Se trata además de los primeros datos negativos desde finales de 2013, al término de la recesión provocada por la crisis financiera mundial.

Además, el grupo bancario BBVA, el segundo de España y con una presencia muy importante en América, cerró el primer trimestre con las mayores pérdidas de su historia, de 1.792 millones de euros, tras hacer importantes provisiones por el impacto del coronavirus en España y sanear con casi 2.100 millones la pérdida de valor de su filial en Estados Unidos.

El Gobierno ya contaba con este escenario, como explicó en rueda de prensa el ministro de Transportes, José Luis Ábalos, en tanto que la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, señaló que las previsiones de organismos internacionales señalan que la coyuntura económica mejorará a partir del tercer trimestre.

Todo siempre y cuando la tendencia positiva de la pandemia se mantenga y no haya un nuevo repunte de casos, como recordó un día más el epidemiólogo Fernando Simón, portavoz del Ministerio de Sanidad para la pandemia, en su comparecencia diaria para analizar los datos.

El total de fallecimientos por coronavirus alcanza ya los 24.543, mientras que los contagios suman 213.435, aunque los pacientes que se han recuperado de la enfermedad ascienden en total a 112.050.

La tendencia positiva de la pandemia se aprecia en que el incremento de nuevos casos positivos es de sólo el 0,6 por ciento, mientras que seis de las 17 regiones españolas no registraron ningún ingreso en unidades de cuidados intensivos de hospitales, y otras cinco solo tuvieron un único ingreso.

Sin embargo, España mantiene un “riesgo importante” de recaída y de volver a colocar en una situación crítica al sistema sanitario, advirtió Simón.

“Ojo a posibles rebrotes porque en todos los países en los que ha habido una transición ha habido algún episodio” de ese tipo, señaló también el ministro de Sanidad, Salvador Illa, en una comparecencia en el Congreso.

 

Reino Unido supera el pico

Mientras, el primer ministro británico, el conservador Boris Johnson, aseguró este jueves que el Reino Unido ha dejado atrás el pico de la pandemia de COVID-19 y publicará la próxima semana su hoja de ruta para reactivar la economía, aunque aún sin fechas concretas para relajar las medidas de aislamiento.

A pesar de que han descendido tanto las hospitalizaciones como el ratio de transmisión del virus, el Reino Unido ha registrado 674 muertes provocadas por el coronavirus en las últimas 24 horas, hasta un total de 26.711, lo que mantiene al país como el segundo más castigado de Europa, por detrás de Italia (27.967 fallecidos).

El jefe de Gobierno, que se había comprometido a realizar 100.000 test diarios antes de que terminará este mes, informó de que se han llevado a cabo 81.611 pruebas diagnósticas en la última jornada.

“No quiero minimizar los problemas logísticos a los que nos enfrentamos para ofrecer elementos de protección a quienes los necesitan en el sistema de salud y las residencias, ni la frustración que hemos experimentado al intentar aumentar el número de test”, dijo Johnson.

“Lo que puedo decir es que todos aquellos que tenemos la responsabilidad de enfrentarnos a estos problemas lo estamos entregando todo, el corazón y el alma, día y noche”, agregó.

Johnson ofreció su primera rueda de prensa tras haber superado él mismo la COVID-19, una enfermedad por la que estuvo ingresado varios días en la unidad de cuidados intensivos del hospital londinense de St. Thomas.

Al agregar al conteo oficial las muertes en residencias de la tercera edad y domicilios particulares, el Reino Unido ha superado esta semana a España como tercer país del mundo con más víctimas mortales por COVID-19, solo por detrás de Estados Unidos e Italia.

En Italia siguen bajando los contagios

talia registraba este jueves 205.463 casos totales de coronavirus, con un aumento de 1.872 en las últimas 24 horas, en una jornada en la que hubo 4.693 personas curadas y dadas de alta, la cifra más alta desde el inicio de esta emergencia sanitaria.

Los muertos son ya 27.967, con 285 más respecto al miércoles, y los casos positivos actuales son 101.551, con 3.106 menos que el día anterior, la mayor disminución hasta ahora a pesar de realizarse más pruebas de detección.

Desde el inicio de la emergencia se han curado ya 71.252 personas, según los datos difundidos por el jefe de la Protección Civil, Angelo Borrelli, en una conferencia de prensa.

Los datos de este jueves fueron calificados como “muy reconfortantes” por el doctor Luca Richieldi, neumólogo miembro del comité técnico científico que asesora al Gobierno italiano, presente en la misma conferencia de prensa.

Richieldi señaló que las cifras “van en la dirección justa”, y destacó que en seis regiones no se ha registrado ningún fallecimiento las últimas 24 horas y en nueve solo ha habido menos de diez muertos.

También destacó que con las medidas adoptadas hasta ahora se ha conseguido una “drástica caída de la presión sobre los hospitales”.

Italia se dispone a entrar en la “fase 2” de la lucha contra la epidemia con un aligeramiento de las medidas de restricción de movimientos a partir del 4 de mayo.

Peluquerías y tiendas de barrio, los primeros en abrir en Portugal

Por su parte, Portugal dejará atrás la emergencia para pasar, el día próximo día 3, al estado de calamidad pública, con una desescalada gradual que arrancará con la reapertura del pequeño comercio, peluquerías, librerías, bibliotecas y algunos servicios públicos.

El plan de transición al estado de calamidad pública, un escalón por debajo de la emergencia, fue aprobado este jueves por el Gobierno y presentado por el primer ministro portugués, António Costa, que subrayó que las cifras actuales de la pandemia de Covid-19 permiten este avance, pero no son suficientes para bajar la guardia en un país que roza mil muertos y tiene más de 25.000 positivos.

“Nadie puede interpretar el fin del estado de emergencia como el fin de la emergencia sanitaria” advirtió Costa, que insistió en que, si la situación da señales de empeorar, se volverá atrás en las medidas de apertura.

“Nunca tendré vergüenza en dar un paso atrás, si fuese necesario, para garantizar el bien esencial, que es la seguridad de los portugueses”, dijo Costa en rueda de prensa, donde explicó que la desescalada se realizará por fases, con diferencias entre sectores y será evaluada cada dos semanas..

Durante el estado de calamidad pública se mantiene el confinamiento obligatorio de enfermos de Covid-19 y casos sospechosos bajo vigilancia y se establece un “deber cívico de recogimiento” para el resto de la población, que deberá limitar sus salidas.

La desescalada portuguesa contempla el uso obligatorio de mascarillas en transportes públicos, comercios, escuelas -donde se repartirán a los alumnos- y todos los espacios cerrados con aglomeraciones, y prohíbe las reuniones de más de 10 personas.

Alemania alivia algunas restricciones

Por otro lado, la canciller alemana, Angela Merkel, y los líderes regionales acordaron este jueves permitir, bajo ciertas condiciones, la celebración de oficios religiosos, así como la apertura de espacios culturales y parques infantiles, aunque se mantiene la norma del distanciamiento social.

“Es mucho lo que hemos logrado en las últimas semanas, pero hay que analizar cuidadosamente la situación antes de adoptar cualquier medida para evitar retrocesos”, afirmó Merkel.

 

A la reunión de este jueves, seguirá otra el próximo 6 de mayo, en la que se estudiará un calendario para la normalización de la vida escolar y la reanudación de la Bundesliga, con partidos a puerta cerrada.

Merkel recordó que hace apenas una semana se acordó ya la apertura de comercios de dimensiones reducidas o medias. Para conocer los “efectos” de estas medidas hay que esperar unos 14 días, recordó, ya que antes de eso no se puede conocer si éstas han podido derivar en un aumento de contagios.

En la reunión del próximo día 6 se “empezará a analizar” la posibilidad de una apertura gradual de la hostelería, explicó la canciller, en relación a un sector, junto con el turístico, que reclama insistentemente la reactivación.

Como medidas inmediatas se acordó que podrán celebrarse ya oficios religiosos, aunque con una asistencia de fieles reducida para garantizar que se mantiene la distancia interpersonal de 1,5 metros. Asimismo se podrán celebrar bodas, funerales y otras ceremonias similares.

La norma del distanciamiento social persistirá al menos hasta finales de mayo, pero la idea es que se avance en la reactivación de algunas actividades escolares, mientras que se autoriza la reapertura de museos, zoológicos, monumentos y parques infantiles.

Las restricciones van a tener “consecuencias profundas” y tocarán con “gran dureza” a “empleados, empresarios y autónomos”, reconoció Merkel.

La canciller se mostró sin embargo “convencida” de que es mejor, también para la economía, que se mantengan las medidas de distanciamiento y que no se corra en exceso en la relajación de las restricciones para “no tener que retroceder”.

Holanda pregunta a sus ciudadanos

Mientras, las autoridades holandesas llevan a cabo una encuesta social y preguntan a los ciudadanos qué estrategia consideran correcta contra el coronavirus con vistas a iniciar la desescalada, dándoles a elegir entre varios escenarios, con sus diferentes consecuencias inmediatas y sus ventajas e inconvenientes.

El Gobierno holandés está pensando en cómo empezar a relajar las medidas aplicadas por esta pandemia, dentro de lo que califica como “confinamiento inteligente”, menos estricto que en España o Italia, porque se ha permitido salir a la calle a pasear y a correr manteniendo la distancia de seguridad y prohibiendo las aglomeraciones de personas.

Para ayudar al primer ministro, Mark Rutte, a tomar la decisión final, investigadores de la Universidad Técnica de Delft, junto al Instituto de Salud Pública (RIVM) y los ministerios de Sanidad y de Finanzas, han puesto en marcha una encuesta online para que los ciudadanos puedan expresar su preferencia sobre la estrategia de desescalada.

Uno de los investigadores, Anatol Itten, explicó a Efe que el Ejecutivo podrá usar este estudio para “sustentar y comunicar sus decisiones en la próxima fase de relajación de las medidas contra el coronavirus”, porque el resultado “no solo muestra las preferencias de los holandeses, sino también las motivaciones” que los llevan a apostar por esa elección, y no por otra.

Los ciudadanos que participen en la encuesta tienen escenarios diferentes para elegir (qué medidas podrían ser eliminadas y cómo, a qué ritmo y de qué manera) y podrán ver de inmediato cuáles serían las consecuencias prácticas -ventajas e inconvenientes- de su elección.

Rusia supera los 100.000 casos

Los casos confirmados de COVID-19 en Rusia superaron este jueves los 100.000 y los decesos por esta enfermedad suman ya poco más de un millar, sin que se vislumbre aún la meseta que constata la estabilización de la situación epidémica

En las últimas veinticuatro horas fueron diagnosticados 7.099 nuevos pacientes con coronavirus, la cifra diaria más alta desde el inicio de la pandemia en Rusia, con lo que el registro total de contagiados se eleva actualmente a 106.498, según las autoridades.

Hasta el momento la COVID-19 ha causado la muerte a 1.073 personas, 101 de las cuales fallecieron en la última jornada.

 

La capital rusa, con su más de 12 millones de habitantes, es el principal foco de infección del país con más de las mitad de casos confirmados y de los fallecimientos, 53.739 y 611, respectivamente.

Aunque no parece una ciudad sitiada, incluso pese a los controles policiales que revisan aleatoriamente los pases digitales de los conductores, la diferencia con la habitual vida agitada moscovita es patente: el tránsito es mucho menor, se ven pocos transeúntes y la mayoría lleva mascarillas. El temor se percibe en el aire.

En muchas de las vallas donde habitualmente se anuncian productos o espectáculos, ahora se puede observar propaganda que llama a sumarse a los grupos de voluntarios que llevan las compras a los adultos mayores para que no tengan que salir a la calle.

Sobre el Circo de Moscú, cerrado al igual que todos los centros culturales y de esparcimiento, una valla lumínica reza: “La familia es más importante”.

Este martes, el presidente de Rusia, Vladímir Putin, prolongó hasta el 11 de mayo, inclusive, el periodo de confinamiento y de restricciones a la actividad económica con el fin de ralentizar la propagación de la epidemia.

Editado por Miriam Burgués