Datos esperanzadores en España, ralentización de muertes en el Reino Unido e Italia prepara la reapertura gradual

Una escultura de un niño protegida con una mascarilla sanitaria en Córdoba (España), vista el 19 de abril de 2020. EFE/Salas

Redacción Internacional (EuroEFE).-  España ha registrado este domingo la cifra más baja en casi un mes de fallecidos por COVID-19, mientras que en el Reino Unido también se han ralentizado las muertes y en Italia se preparan para la reapertura gradual de país a partir del 3 de mayo.

Estados Unidos, España, Italia, Alemania, Reino Unido y Francia, por este orden, se mantienen como los países más afectados en número de casos, aunque en los últimos días han entrado en la lista de naciones con más contagios otras como Rusia y Brasil.

El número de casos registrados y de fallecimientos por COVID-19 en el mundo bajó este domingo ligeramente con respecto a la jornada anterior, tendencia que parece reflejarse también incluso en países como el Reino Unido, que estaba en plena progresión.

No obstante, este descenso puede ser aparente, dado que al ser fin de semana es posible que las autoridades de muchos países notifiquen menos casos por diversas razones.

De acuerdo con los datos facilitados por la Organización Mundial de la Salud (OMS), los fallecidos en el mundo desde el inicio de la pandemia ascienden a 152.551, con 6.400 nuevas muertes y 80.000 nuevos contagios confirmados en el planeta, lo que elevan el total a 2,24 millones de casos.

Cifras esperanzadoras en España

España afronta una nueva prórroga de quince días de la cuarentena con datos esperanzadores, ya que el número diario de fallecimientos por COVID-19 cayó a 410 en las últimas 24 horas, la cifra más baja desde el 22 de marzo, hace casi un mes.

En total, 20.453 personas han muerto en España desde el inicio de la pandemia, según los datos ofrecidos este domingo por el Ministerio de Sanidad, y 195.944 se han contagiado, 4.218 nuevos desde el sábado. Por contra, son ya 77.357 lo pacientes curados sumando las 2.695 nuevas recuperaciones.

Se trata de un “descenso importante” en el número de fallecidos porque “de ayer a hoy se han incrementado en 410 y es la primera vez que bajamos de los 500” desde que empezó el crecimiento de decesos, destacó el portavoz sanitario para la pandemia, el doctor Fernando Simón, en su habitual rueda de prensa.

 

Sin embargo, “hay que tener prudencia”, advirtió, porque “aunque son 150 personas menos” respecto al incremento registrado ayer, los fines de semana siempre hay un pequeño retraso en la notificación de datos que facilitan las comunidades autónomas.

Desde el pasado viernes, las comunidades autónomas españolas recopilan, además, el número de casos registrados de personas con anticuerpos positivos, sin síntomas en el momento en el que se les realizó la prueba, que en las últimas 24 horas sumaron 2.526.

Madrid sigue encabezando un día más las cifras de la pandemia con 54.884 contagiados, 7.239 fallecidos y 31.313 curados, seguida de Cataluña, donde este domingo son 40.600 los casos confirmados, 3.933 los muertos y 13.691 las personas curadas.

Con estas cifras España afronta una nueva prórroga del estado de alarma decretado el pasado 14 de marzo por el Gobierno español para tratar de controlar y frenar la pandemia.

La nueva extensión de la cuarentena, hasta el 9 de mayo, fue anunciada este sábado por el jefe del Ejecutivo, el socialista Pedro Sánchez, aunque deberá ser aprobada la próxima semana por el Congreso de los diputados.

Preparativos para la reapertura gradual en Italia

Mientras, Italia prepara sus planes para la reapertura gradual del país desde el 3 de mayo, cuando expiran las restricciones para contener la pandemia, que ya ha infectado a 178.972 personas y ha causado más de 23.000 muertos pero que este domingo siguió a la baja.

El primer ministro Giuseppe Conte ha reunido por videoconferencia al comité científico y económico para analizar el modo en que se afrontará ese proceso, conocido como “Fase 2”.

Las autoridades trabajan en un “programa nacional para reanudar buena parte de las actividades productivas en condiciones de máxima seguridad”, según indican fuentes del Ejecutivo, que apuntan como prioritarias a la industria, la logística y los transportes.

Pero esta fase solo siempre que la pandemia dé muestras de mejorar pues, aunque se cree que las restricciones y el confinamiento están funcionando, sus efectos aún “no son suficientes” para aflojar esas medidas.

En los últimos días se habían producido divergencias acerca de los plazos para la reapertura entre el próspero e industrializado norte, la zona más afectada por la pandemia, y el sur, una zona más pobre pero mucho menos azotada y que teme un aumento de los focos de infección.

La pugna la han mantenido abiertamente el gobernador de la septentrional Véneto, Luca Zaia, partidario de “encender el motor” productivo del país cuando antes, y el de la sureña Campania, Vincenzo De Luca, dispuesto a evitar la llegada de gente del norte.

El Gobierno central se reunió anoche con los representantes de las regiones y recibió una lista de cuatro peticiones para tenerlas en cuenta de cara al plan de reapertura del país.

La Conferencia de las Regiones y de las Provincias Autónomas cree que se necesitan instrucciones a nivel nacional muy precisas para el desbloqueo, contemplando eso sí cierta autonomía para que los gobiernos regionales legislen en función de sus particularidades.

Por ejemplo consideran que todos los italianos deberán usar dispositivos de protección personal, se deben impulsar test en masa y usar aplicaciones de trazado de contactos, además de regular los precios de estos materiales.

En segundo lugar ponen la atención en las ciudades, donde la vuelta al trabajo deberá ser gradual, la movilidad de la población tendrá que ser segura, adecuando el transporte público, y ven conveniente regular el horario laboral para evitar aglomeraciones.

Y consideran que “es necesario posponer la movilidad entre las regiones”, un tema clave en el proceso de reapertura.

En tercer lugar se planteó la posibilidad de que desde el próximo 27 de abril se reanude el sector de la construcción, también las obras de reconstrucciones de los terremotos de 2016, así como en las factorías “más expuestas a la competencia internacional”.

Por último las regiones proponen la “progresiva recuperación” de la vida social de los niños y piden planes para afrontar la apertura de escuelas en total seguridad.

Ralentización de fallecimientos en el Reino Unido

Por otro lado, la cifra de muertos por la COVID-19 en el Reino Unido se ralentizó este domingo al sumar 596 nuevos fallecimientos, frente a los 888 del sábado, y llegar a 16.060 víctimas mortales, mientras el Gobierno niega que se disponga a suavizar la cuarentena.

El Reino Unido mantiene un confinamiento domiciliario que se prolongará hasta el próximo 7 de mayo.

De acuerdo con el ministerio de Sanidad, en las últimas 24 horas, un total de 15.944 fueron sometidas al test del nuevo coronavirus en el país, de las que 5.850 han dado positivo.

Los nuevos datos se dieron a conocer después de que las autoridades británicas indicasen que un cargamento con equipo protector (EPI) destinado a los sanitarios británicos, que debía llegar este domingo procedente de Turquía, ha sufrido un retraso.

El Ejecutivo del primer ministro británico, Boris Johnson, es centro de las críticas por la falta de EPI en los hospitales, lo que ha causado contagios y muertes entre los sanitarios.

Por otra parte, el Gobierno ha rechazado que haya decidido suavizar las medidas de cuarentena de la población para mediados de mayo, lo que implicaría -según reveló este domingo el “Sunday Times”- la reapertura de los colegios en una primera fase.

El ministro británico de Educación, Gavin Williamson, señaló en su cuenta de Twitter que “no se ha tomado una decisión sobre cuándo las escuelas volverán a abrir”.

Francia advierte de que tardará la vuelta a la normalidad

En Francia el primer ministro, Édouard Philippe, desgranó este domingo las líneas de trabajo de su Gobierno para la salida “progresiva” del confinamiento de la población a partir del 11 de mayo y advirtió de que el retorno a la normalidad no se hará “en mucho tiempo”.

El jefe del Ejecutivo se felicitó por el descenso paulatino de contagios y muertos en el país, que alcanzaron los 19.718, tras los 395 que se han sumado en las últimas 24 horas, una caída que atribuyó al respeto del confinamiento.

Philippe aseguró que gracias a ello se ha conseguido que todos los pacientes graves han podido ser tratados en ucis, pero aseguró que “la crisis sanitaria todavía no ha sido superada”.

Aseguró que sus estudios muestran que la población no está inmunizada y que apenas entre 2 y 6 millones de los más de 60 millones que cuenta el país ha estado en contacto con el virus.

En ese sentido, aseguró que las fuerzas del orden han procedido a 13,5 millones de controles y han impuesto 800.000 multas, al tiempo que pidió que se siga respetando el confinamiento hasta el 11 de mayo, fecha fijada por el presidente, Emmanuel Macron, para levantarlo.

El primer ministro aseguró que trabajan en la forma en la que se recuperará la actividad de la nación, indicó que será “progresiva” y que tendrá como objetivo principal impedir que la epidemia recobre fuerza y vuelva a amenazar de colapso al sistema sanitario.

El Gobierno francés no cuenta con que exista una vacuna antes de un año y como tampoco existe un tratamiento para la enfermedad, se apoya en la prevención como única herramienta para frenar los contagios.

“La prevención va a ser determinante en la forma en la que vamos a vivir tras el confinamiento”, afirmó el jefe del Gobierno, que señaló que para el 11 de mayo habrá mascarillas no quirúrgicas para toda la población, aunque su uso no será obligatorio.

Philippe aseguró que los franceses “tendrán que aprender a convivir con el virus” y que gestos de protección, como lavarse las manos de forma regular o toser en el codo, formarán parte de la vida cotidiana de los ciudadanos.

En Alemania la “nueva normalidad” empieza este lunes

Alemania empezará a dar este lunes los primeros pasos hacia lo que se ha llamado “una nueva normalidad” en tiempos del coronavirus, con el relajamiento de algunas de las medidas restrictivas que se habían impuesto para contener la pandemia.

Alemania se prepara para una "nueva normalidad" en tiempos de pandemia

Berlín (EuroEFE).- Alemania empezará a dar este lunes los primeros pasos hacia lo que se ha llamado “una nueva normalidad” en tiempos del coronavirus, con el relajamiento de algunas de las medidas restrictivas que se habían impuesto para contener la …

 

Los comercios con una superficie de hasta 800 metros cuadrados podrán abrir otra vez las puertas en algunos estados federados. Otros, en el marco del orden federal alemán, tardarán un poco más. Y los colegios a partir de la próxima semana irán abriendo paulatinamente sus puertas, aunque con restricciones.

En Berlín, por ejemplo, el lunes empezarán los exámenes para el último curso del bachillerato y el 4 de mayo volverán otros cursos a a los colegios de forma escalonada y en grupos más pequeños que los habituales. En otros estados federados se tardará más.

Las peluquerías se preparan para abrir el 4 de mayo y otros negocios, como concesionarias de automóviles o tiendas de bicicletas, podrán abrir antes.

La lucha contra la pandemia, como ha indicado la canciller Angela Merkel, no está ganada todavía pero se ha logrado un objetivo intermedio de ralentizar el crecimiento de los contagios y que el avance de las infecciones no ponga en jaque las capacidades del sistema sanitario.

Editado por Miriam Burgués