¿El “brexit” llevará a un segundo referéndum de independencia en Escocia?

70340_1111111aye.jpg

Edimburgo (Reino Unido) (EFE).- Cuando se cumplen cinco años del referéndum en que la mayoría de escoceses optó por seguir en el Reino Unido, los expertos coinciden en que la crisis política desatada por el “brexit” ha impulsado el apoyo a la independencia y es probable que conduzca a la convocatoria de una nueva consulta.

Lo que en 2014 se concibió como un plebiscito para dilucidar el futuro de Escocia durante al menos una generación, ha vuelto a ser tema de debate, después de que la región apostase por permanecer en la Unión Europea (UE). Los analistas consultados por Efe consideran así que el desenlace dependerá de cómo se resuelva el “brexit” o salida británica del bloque europeo.

¿Cuál es el apoyo actual a la independencia?

Desde que el 18 de septiembre de 2014, el 55 % descartase (frente al 45 %) la independencia, las encuestas reflejaban que el apoyo a la secesión no había aumentado como reacción directa al “brexit” (rechazado por el 62 % de escoceses) hasta el pasado abril, cuando empezaron a reflejar un repunte que alcanza el 49 %.

Una encuesta de The Sunday Times, en junio, reveló que el 53 % respaldaría la separación si Boris Johnson -que en aquel momento competía por el liderazgo del Partido Conservador- accedía a la jefatura del Gobierno, cargo que ocupa en la actualidad.

¿Qué ha cambiado respecto al escenario político de 2014?

Para Anthony Salamone, analista del Centro Escocés de Relaciones Europeas, resulta “interesante” ver “cómo el movimiento independentista ha cambiado desde 2014”, ya que si bien el Partido Nacionalista Escocés (SNP), que gobierna la región, no consiguió ganar el referéndum, sí logró capitalizar el apoyo recibido.

“Aunque el SNP perdió el referéndum en votos, en términos políticos lo ha hecho muy bien, ya que el apoyo a la independencia nunca ha bajado del 45 % desde entonces e incluso ha aumentado recientemente ante la perspectiva de un ‘brexit’ sin acuerdo y con Johnson como primer ministro”, afirmó.

¿Por que se ha producido este incremento del independentismo?

La posibilidad real de que, bajo el Ejecutivo de Johnson, la ruptura con la UE se produzca sin ningún acuerdo es clave para explicar esta subida, explicó Francesco Sindico, profesor de Derecho de la Universidad Strathclyde.

A su parecer, “los ánimos” en Escocia “están cambiando, sobre todo entre aquellos apáticos con la política y los que se consideran europeístas”, que en un referéndum sobre la independencia anterior al “brexit” habrían votado por mantener el sistema actual, pero ahora la apoyarían como modo de mantenerse dentro de la UE.

“Claramente existe un cambio de rumbo debido a la forma en que se está gestionando el ‘brexit’ no solo por parte de los conservadores, sino también de los laboristas británicos que no aclaran cuál es su posición al respecto”, indicó.

¿Estamos más cerca o más lejos de un nuevo referéndum?

El Parlamento escocés está tramitando la ley para propiciar un referéndum y la ministra principal escocesa, Nicola Sturgeon, ha declarado que tras su aprobación, previsiblemente a finales de año, pedirá formalmente a Londres la convocatoria de una consulta.

Para Salamone, estamos, por tanto, “definitivamente más cerca”.

“El apoyo a la independencia finalmente ha empezado a aumentar, algo que el movimiento independentista ha estado esperando mucho tiempo, lo que anima a Sturgeon a impulsar un referéndum”, señaló y añadió que a ello contribuye la llegada de Johnson a Downing Street.

“Hay la impresión de que Westminster está fuera de control y que la independencia traería mayor estabilidad. Creo que es un mensaje muy potente que el SNP está tratando de expandir para convencer a los que creen que la separación conllevaría incertidumbre”, opinó.

Akash Paun, analista de Institute for Government, destacó que el Ejecutivo de Edimburgo “está preparando el terreno” para una consulta, pero precisó que esta vez “va a ser muy cauto” en cómo quiere que pase, pues el SNP “no puede permitirse convocar un nuevo referéndum y perderlo”.

¿Cuál es la posición del Gobierno británico?

Como recuerda Sindico, la cuestión clave es si Londres, cuyo acuerdo es legalmente imprescindible, permitirá una vuelta a las urnas, después de que la negociación en 2014 fuese “de libro”, ya que ambos gabinetes pactaron todos los términos en lo que se llamó “Acuerdo de Edimburgo”.

“La narrativa de Londres es que ya se ha tenido una oportunidad y se dijo que valdría para una generación. Si Westminster dice que no, lo más probable es que el Gobierno escocés recurra a los tribunales alegando que es una violación del derecho británico”, sostuvo.

Salamone no descarta, sin embargo, que Johnson pudiera “facilitarlo”, dado su perfil de “político oportunista”.

De ser así, ¿podría celebrarse en los próximos dos años?

Es “improbable”, según Salamone, que se celebre antes de las elecciones escocesas de mayo de 2021, porque esta vez el Ejecutivo británico querría tener mayor poder de decisión sobre cuestiones que en 2014 quedaron del lado escocés como la fecha o quién puede votar para, sostiene, “no permitir hacerlo a los ciudadanos europeos”.

Si Paun tuviese que apostar, diría que será “después de las elecciones de 2021 en el escenario en que el SNP gane con mayoría en solitario o pueda conseguirla con el apoyo de los Verdes”.

“Seguramente habría reticencias por parte del partido conservador y del laborista, pero en este contexto tendrían muy difícil negarse a negociar un nuevo referéndum”, recalcó el experto.

Por Remei Calabuig (edición: Catalina Guerrero)