El confinamiento ha reducido un 45 % la transmisión del coronavirus en Europa

Usuarios del Metro de Barcelona portan mascarilla, este lunes, primer día en el que el uso de mascarillas en el transporte público es obligatorio, en el inicio de la fase 0 del plan de desescalada. EFE/Quique García

Bruselas (EuroEFE).- Las medidas de confinamiento y de distanciamiento social que han impuesto una mayoría de países en Europa han contribuido a reducir la transmisión de la COVID-19 en un 45 %, afirmó este lunes la directora del Centro Europeo de Prevención y Control de Enfermedades (ECDC), Andrea Ammon.

En una comparecencia ante la Comisión de Salud Pública del Parlamento Europeo, la doctora alemana subrayó que las “intervenciones no farmacéuticas” han permitido que esta reducción llegue al 45 % desde el pasado 8 de abril hasta este 4 de mayo.

Esto supone una mejora con respecto a la disminución de las transmisiones del 18 % que el ECDC había registrado entre el 8 y el 23 de abril.


Un trabajador con un traje protector rocía desinfectante en una parada de autobús en Atenas, Grecia, el 4 de mayo de 2020. EFE / EPA / ORESTIS PANAGIOTOU

La ola inicial de contagios “ha pasado su pico”

Ammon consideró que la ola inicial de contagios “ha pasado su pico” y mencionó que en prácticamente todos los países europeos se puede observar un “descenso sustancial” en la transmisión.

Las excepciones, según clarificó, son Bulgaria, donde se mantiene al alza el número de nuevos casos, y Polonia, Rumanía, Suecia y el Reino Unido, donde no han observado cambios significativos.

No obstante, Ammon destacó que el objetivo general de salud sigue siendo limitar la mortalidad y controlar la circulación del virus en la población, para lo que consideró requisitos una estrategia fuerte de vigilancia de la extensión geográfica del virus y otros factores, así como una capacidad de testeo ampliada.

También consideró claves un sistema de trazado de contactos, una capacidad sanitaria suficiente, una evaluación de la respuesta hasta ahora para determinar qué ha funcionado y qué no y una “potente estrategia de comunicación sobre riesgos”.

En su opinión, la comunicación pública debe centrarse en lanzar el mensaje de que “esto es una maratón y no una prueba de velocidad”.

Melia Famoso y su esposo Giovanni abrazan a sus nietas después de casi dos meses de distanciamiento social debido a las medidas de bloqueo para enfrentar la pandemia de coronavirus COVID-19, en San Donato Milanese, cerca de Milán, Italia, 04 de mayo de 2020. EFE/EPA/Daniel Dal Zennaro

“Esto no va a acabar pronto”

“Las expectativas de la gente sobre la pandemia, su duración y el efecto que va a tener en el futuro próximo deben estar bien gestionadas. Esto no va a acabar pronto y la gente debe prepararse mentalmente para ello”, alertó Ammon, que instó igualmente a “no bajar la guardia” y mantener a la población “comprometida” con las estrategias de distancia social e higiene.

Por otro lado, a preguntas de varios eurodiputados, entre ellos Dolors Montserrat (PP), la directora del ECDC ha recordado que el centro emitió un primer informe sobre el riesgo que entrañaba el coronavirus el pasado 17 de enero, en el que señalaba que la probabilidad de que la enfermedad llegara a Europa era “baja” pero “no podía excluirse”.

“Supimos a finales del año pasado del clúster de casos de neumonía en Wuhan y lo hemos puesto en nuestros informes desde entonces. Nuestro primer informe de riesgos fue el 17 de enero”, especificó la doctora.

En la ronda de debate con los diputados, Ammon también ha advertido sobre el “serio” problema de salud pública que podrían generar los retrasos en el calendario de vacunas de los niños europeos, ya que en muchos casos se han pospuesto inmunizaciones esenciales para evitar acudir a los centros de salud durante la crisis sanitaria.

Edición: Catalina Guerrero