El seguro de las prótesis mamarias PIP sólo cubre a Francia, según el abogado del TJUE

implantes

De izq a dcha: Oliver Aumaître (abogado de PIPAWORLD FRANCIA), Roberto Parilli (abogado de ANAUCO) y Cédric Joachimsmann (PIPAWORLD FRANCIA) anuncian en rueda de prensa, en mayo de 2019, la cooperación entre las asociaciones para llevar el caso de venezolanas portadoras de las prótesis PIP a tribunales franceses. [EFE-EPA]

Bruselas (EuroEFE).- El seguro de las prótesis mamarias fraudulentas del fabricante francés PIP sólo cubre a las afectadas en Francia, según concluyó este jueves un abogado general del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE), Michael Bobek.

El letrado se pronunció después de que una paciente alemana reclamara ante los tribunales de su país una indemnización a la aseguradora francesa Allianz IARD, con la que Poly Implant Prothèse SA (PIP) había contratado dicha póliza, obligatoria en Francia.

Frente a esta demanda, el Tribunal Superior Regional de lo Civil y lo Penal de Fráncfort del Meno (Alemania) preguntó al TJUE si la inclusión en el seguro de una cláusula que limitaba la cobertura a los daños ocasionados en Francia sería compatible con el principio de no discriminación por razón de nacionalidad del artículo 18 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea.

El abogado general consideró, no obstante, que el seguro de PIP “podía limitarse válidamente a las mujeres que se sometieron a una intervención quirúrgica en Francia”, ya que el derecho comunitario “no se opone a la limitación al territorio francés del seguro de responsabilidad civil por el uso de productos sanitarios”.

Además, el abogado general observó que el derecho de la Unión “no contiene disposiciones específicas relativas al seguro de responsabilidad civil por daños causados a los usuarios finales de productos sanitarios”.

Por otro lado, manifestó que las normas sobre libre circulación “no regulan el posterior uso o consumo de las mercancías una vez transportadas a otro Estado miembro”.

Un índice anormal de rotura disparó las alarmas en Francia

“El hecho de que los productos vinieran en su día de otro Estado miembro no es razón suficiente para que cualquier cuestión posterior relativa a estos esté incluida en el ámbito de aplicación del derecho comunitario”, opinó el letrado, quien argumentó que, “en el actual mundo interconectado, es inevitable que haya algún tipo de interacción con productos procedentes de otros Estados miembros”.

Como solución a este problema, el abogado general manifestó que “corresponde a los Estados miembros regular las pólizas de seguros aplicables a los productos sanitarios utilizados en sus territorios”, aun cuando dichos productos sean importados.

Las conclusiones del abogado general no son vinculantes, aunque en cerca del 80 % de las ocasiones el TJUE sigue sus recomendaciones a la hora de dictar sentencia.

La alerta sobre estas prótesis saltó en 2010, después de que las autoridades sanitarias francesas las retiraran del mercado por su índice anormal de rotura y el uso de un gel diferente al declarado oficialmente.

En vez de con silicona médica, los implantes se rellenaban con una silicona industrial no autorizada, que, se sospecha, podría haber causado la muerte de al menos una mujer.

La Asociación Nacional de Afectadas por Prótesis PIP (ANAP) calcula que en España hay entre 10.000 y 12.000 afectadas, aunque precisa que “al no existir ningún registro sobre el número de implantes mamarios realizados, no se conoce con certeza cuántas españolas podrían llevar estas prótesis fraudulentas”.