La UE se da dos semanas para tomar más medidas económicas ante el coronavirus

EFE/EPA/STEPHANIE LECOCQ

Bruselas (EuroEFE).- Los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea (UE) han pedido al Eurogrupo que en dos semanas presente propuestas para responder a la crisis económica provocada por el coronavirus, después de que Italia y España se hayan plantado para reclamar una acción económica europea más decidida.

“Invitamos al Eurogrupo a presentar propuestas en dos semanas. Estas propuestas deberán tener en cuenta la naturaleza sin precedentes del choque del COVID-19 que afecta a todos nuestros países”, dice la declaración conjunta aprobada por los líderes comunitarios tras una cumbre por videoconferencia de más de seis horas.

“Nuestra respuesta será incrementada, como sea necesario, con más acción de un modo inclusivo, a la vista de los acontecimientos, para dar una respuesta amplia”, dice la declaración.

No hay consenso sobre el fondo de rescate ni sobre los “coronabonos”

Los líderes comunitarios no han cerrado un acuerdo, por tanto, ni para la intervención del fondo de rescate de la eurozona, el Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE), ni para la emisión de “coronabonos”, deuda mutualizada de la Unión.

Estas eran las dos principales medidas a debate y que seguirían sobre la mesa a espera de los ministros de Economía y Finanzas (el Eurogrupo).

“Hemos debatido todas las posibilidades y hemos tomado la decisión de continuar todos nuestros esfuerzos basándonos en un compromiso muy fuerte. Estamos listos para hacer todo lo que sea necesario para encontrar la solución correcta, pero tenemos que continuar nuestros esfuerzos”, dijo el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, en una rueda de prensa tras la reunión.

“La puerta está abierta para debatir todas las otras posibilidades sobre la mesa”, confirmó la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen.

El martes, los ministros de Finanzas habían abogado de cara a la cumbre por crear una línea de financiación específica para la pandemia canalizada por el MEDE, que cuenta con 410.000 millones de euros en capacidad de préstamo, que podría otorgar a los países que lo solicitasen fondos por hasta el 2 % de su PIB con ciertas condiciones.

El Eurogrupo dejó la decisión en manos de los jefes de Estado y de Gobierno. La propuesta sobre la emisión de “coronabonos”, que respalda un grupo de nueve países, entre ellos España, no logró consenso ya a nivel ministerial.

Por lo demás, en su declaración los líderes saludan la acción del Banco Central Europeo, que ha puesto en marcha un programa de compras de deuda por la pandemia de hasta 750.000 millones de euros.

Celebran también que la Comisión Europea haya flexibilizado sus normas fiscales y de ayuda de Estado, la iniciativa para movilizar 37.000 millones de fondos estructurales para el coronavirus y la oferta de liquidez del Banco Europeo de Inversiones (BEI).

Piden además a los ministros que “exploren sin tardanza las posibilidades de aumentar la respuesta del grupo BEI al coronavirus”.

Asimismo, llaman a preparar la vuelta a la normalidad y la recuperación del crecimiento económico una vez pase la crisis sanitaria, para lo que invitan a los presidentes de Comisión y el Consejo, en consulta con otras instituciones, a preparar un plan de acción para este fin.

“Esto requerirá una estrategia de salida coordinada, un plan de recuperación amplio e inversiones sin precedentes”, apuntan.

Italia y España se plantan

En el transcurso de la cumbre, el primer ministro italiano, Giuseppe Conte, anunció que ha pedido a sus homólogos que decidan en los próximos diez días una respuesta conjunta para combatir la crisis y propuesto, junto al presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, la creación de un grupo de trabajo compuesto por los presidentes de las principales instituciones comunitarias.

Según explicaron fuentes del Gobierno italiano, Conte considera fundamental que la UE se tome los próximos diez días para “encontrar una solución adecuada a la grave emergencia que están experimentando todos los países” del continente.

España e Italia, los más afectados de Europa, se cuentan entre los nueve países que este miércoles reclamaron la utilización de deuda mutualizada ante una crisis que afecta a todos por igual y ha sido provocada por causas externas.

Mientras, según una nota del Gobierno español, Sánchez recordó la situación de emergencia que viven España y otros países, y con el apoyo de Italia y otros socios europeos exigió a la UE “una respuesta clara y contundente de financiación a medio y largo plazo”.

“No se pueden cometer los mismos errores de la crisis financiera de 2008, que sembraron semillas de desafección y división con el proyecto europeo y provocaron el ascenso del populismo. Debemos aprender esa lección”, subrayó Sánchez en su intervención.

Merkel no respalda la opción de los “coronabonos”

Por su parte, la canciller alemana, Angela Merkel, expresó su confianza en que lograrán “acuerdos” en la UE frente al “desafío común” que es la pandemia del COVID-19, aunque dejó claro que los llamados “coronabonos” no son una “opción compartida” por Alemania ni por otros países del bloque comunitario.

“Estamos mejor equipados que en anteriores crisis”, afirmó la líder alemana, en declaraciones tras la cumbre, para insistir en que, en su opinión, hay que “evaluar todos los instrumentos” con que ya cuenta el bloque comunitario.

Merkel, quien se encuentra en cuarentena domiciliaria tras haber estado en contacto con un médico infectado, expresó su “comprensión” hacia la situación de España e Italia, dos de los países que insisten en emitir los llamados “eurobonos” o deuda conjunta.

Pero dejó claro que, al menos por el momento, esa opción no está “en agenda” para Alemania ni tampoco otros estados miembros, como Austria, que este jueves reiteró su negativa.

Editado por Miriam Burgués