España adopta más medidas sociales y económicas para enfrentar la crisis del coronavirus

Un sanitario del madrileño hospital Gregorio Marañón y un policía municipal se saludan con el codo agradeciendo su labor, en el decimoséptimo día del estado de alarma en España por la pandemia del coronavirus. EFE/Kiko Huesca

Madrid (EuroEFE).- El Gobierno de España aprobó este martes más medidas para paliar los graves perjuicios sociales y económicos del avance del coronavirus en el país, donde se rozan los 95.000 casos, lo que ha obligado a ampliar urgentemente la capacidad hospitalaria en más de un 20 % por medio de instalaciones de campaña, almacenes, recintos deportivos y feriales para evitar el colapso sanitario.

En el decimoséptimo día del estado de alarma, el Consejo de Ministros ha aprobado nuevas medidas económicas para mitigar el impacto de la crisis sanitaria, entre ellas el aplazamiento de cotizaciones y deudas a la Seguridad Social para empresas y autónomos, el pago de una prestación de desempleo para los trabajadores sin derecho a paro y la prohibición de desahucios y cortes de suministros de agua, luz y gas.

También ha aprobado el Ejecutivo que los afectados por un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) podrán rescatar sin costes sus planes de pensiones, así como la moratoria en el pago de créditos al consumo y de hipotecas de locales y oficinas.

El Ministerio Sanidad español confirmó este martes 9.222 contagiados más, con una subida del 10,8 %, y el número de muertes alcanzó un nuevo máximo diario de 848, hasta 8.189.

Sin embargo, a pesar de un incremento “ligero” en comparación con datos anteriores, las autoridades sanitarias creen que se mantiene la tendencia a contener la propagación del coronavirus.

Las unidades de cuidados intensivos (UCI), con más 5.600 enfermos graves (376 más en un día), están al límite de capacidad en varias regiones españolas.

Por ello, dentro de los propios hospitales o en otros edificios, las autoridades regionales se afanan en disponer de unas 23.000 camas de emergencia en la red asistencial pública, unas ya listas y otras próximamente.

Supone un incremento del 21,5 % respecto de las 107.000 camas registradas en 2018 en el Catálogo Nacional de Hospitales del Ministerio español de Sanidad.

Nuevo paquete de medidas

Desde el lunes, las actividades no esenciales están paralizadas en España por orden del Gobierno, hasta el 9 de abril, para que más trabajadores permanezcan en los domicilios en régimen de permiso retribuido recuperable.

El objetivo es limitar aún más el movimiento de población para frenar los contagios y el colapso sanitario durante el estado de alarma, declarado el 14 de marzo y vigente hasta el 11 de abril provisionalmente.

Entre las nuevas medidas aprobadas este martes, destaca una moratoria de seis meses sin intereses ni recargos para el pago de las cotizaciones a la Seguridad Social de autónomos y pymes correspondientes a los meses de mayo, junio y julio, aunque con algunas condiciones.

El Consejo de Ministros ha decidido aprobar este aplazamiento de pago de cuotas, así como el del pago de sus deudas a la Seguridad Social, hasta el 30 de junio de este año.

La vicepresidenta de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, ha señalado en la rueda de prensa posterior a la reunión del Ejecutivo que al aplazamiento de seis meses del pago de estas cuotas se suma la moratoria sin intereses en el pago de las cotizaciones a la Seguridad Social de los días trabajados en marzo.

También se ha aprobado una moratoria del pago de créditos al consumo para las personas en situación de vulnerabilidad económica por el impacto de la crisis del coronavirus durante un plazo de tres meses ampliables.

Además, se ha dado luz verde a la ampliación de la moratoria hipotecaria, inicialmente para vivienda habitual, que ahora se extiende a locales y oficinas de autónomos golpeados por la pandemia.

Podrán solicitarla los autónomos cuya actividad haya sido suspendida por el estado de alarma o bien hayan registrado una reducción significativa de su nivel de ingresos.

Ayudas para afrontar el pago de alquileres

Por otro lado, se ha acordado una batería de ayudas para las más de 500.000 familias que se calcula que no podrán hacer frente al pago del alquiler de su vivienda en los próximos meses.

Podrán acogerse a ellas las personas con determinadas condiciones de vulnerabilidad, entre ellas los afectados por algún expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) y por reducciones de jornada laboral, los desempleados y los autónomos que hayan perdido ingresos.

Las cinco medidas fundamentales son:

1.- Paralización de los desahucios sin alternativa habitacional por impago del alquiler durante seis meses desde la entrada en vigor del estado de alarma.

2.- Renovación automática de seis meses de los contratos de alquiler de vivienda habitual que venzan en los tres meses siguientes a la entrada en vigor de esta norma.

3.- Microcréditos públicos sin intereses para cumplir con el pago de las rentas, a devolver en un plazo de seis años ampliable a diez, para los inquilinos de caseros con menos de ocho/diez inmuebles en el mercado.

4.- El Estado se hará cargo de la deuda si los inquilinos mantienen la situación de vulnerabilidad y no pueden pagarla después de la crisis (hasta 900 euros al mes y 200 euros de suministros y mantenimiento).

5.- Los inquilinos de grandes tenedores (propietarios públicos y privados de más de diez viviendas), entidades bancarias y fondos de inversión podrán obtener una moratoria en el pago de su renta por un máximo de cuatro meses y devolver las cuotas no pagadas de forma prorrateada durante un periodo máximo de tres años sin intereses.

Bruselas confía en que las medidas paliarán el impacto de la crisis

Mientras, el vicepresidente económico de la Comisión Europea, Valdis Dombrovskis, y el comisario de Economía, Paolo Gentiloni, señalaron este martes que las medidas adoptadas por el Gobierno español para paliar el impacto del coronavirus en la economía nacional “pueden ayudar” ante esta crisis sanitaria.

En una misiva dirigida a las ministras españolas de Economía y de Hacienda, Nadia Calviño y María Jesús Montero, respectivamente, a la que ha tenido acceso Efe, los comisarios “elogian el extraordinario esfuerzo que están haciendo el Gobierno español y especialmente los profesionales sanitarios españoles para contener el virus”.

“Los dos paquetes de medidas de apoyo adoptados hasta ahora, y el que se está preparando, pueden ayudar a financiar las necesidades de los sistemas sanitarios y de protección civil, apoyar a las familias y trabajadores vulnerables, mantener el empleo y proveer flexibilidad y liquidez a las empresas”, apuntan en la carta.

Además, destacan que la Comisión Europea (CE) ha congelado temporalmente sus normas fiscales para permitir a los países europeos gastar cuanto sea necesario para hacer frente al brote de coronavirus y ha movilizado la inversión.

Combinadas con una política monetaria “muy acomodaticia” por parte del Banco Central Europeo, los comisarios afirman que las medidas de la CE “ayudarán a limitar el impacto económico del COVID-19 ahora y acelerarán la recuperación de la economía europea cuando acabe la crisis”.

Dombrovskis y Gentiloni extienden también sus condolencias a las ministras españolas por las víctimas de la pandemia, que se ha cobrado ya la vida de al menos 8.189 personas en España y ha infectado a al menos 94.417, y afirman que la solidaridad de Bruselas con España y sus ciudadanos es “irrompible”.

“Claramente, nos enfrentamos a una crisis excepcional que requiere medidas excepcionales”, afirmaron los comisarios, que señalaron que Bruselas está explorando más iniciativas en colaboración con los Estados miembros y otras instituciones.

Editado por Miriam Burgués