España entra oficiosamente en campaña electoral

8e43e_sasan.jpg

Madrid (EFE).- La campaña electoral española comenzó de forma oficiosa este miércoles con una bronca sesión de control al Gobierno en el Congreso, en la que los principales líderes se reprocharon duramente el bloqueo político que forzará la repetición de las elecciones.

 

Los españoles volverán a las urnas el 10 de noviembre

Un día después de que el rey decidiera no proponer a un candidato a la jefatura del Gobierno, el actual presidente en funciones, Pedro Sánchez, confió este miércoles en que el PSOE logre en los nuevos comicios del 10 de noviembre una mayoría “rotunda” que “impida” a las otras tres formaciones nacionales, PP (conservador), Ciudadanos (liberal) y Podemos (izquierda), “bloquear” la formación de Gobierno.

Los comicios se convocarán formalmente el próximo martes, de acuerdo con los plazos legales establecidos en la Constitución cuando no hay un presidente del Gobierno elegido por el Congreso de los Diputados,

Sánchez y el líder del PP -principal partido de la oposición-, Pablo Casado, tuvieron este día un bronco cara a cara con discursos que ya miran a la próxima cita con las urnas.

Casado arremetió contra Sánchez por su “incapacidad” y su “inacción más solemne”, y le acusó de haber jugado los últimos cinco meses -desde las elecciones del 28 de abril- con los españoles porque quiso desde el primer momento elecciones.

También la portavoz de Unidas Podemos – grupo al que los socialistas (PSOE) consideraron su socio preferente – Ione Belarra, les acusó de querer repetición de elecciones porque sus asesores les auguran más escaños.

Sanchez solicita a los españoles una mayoría rotunda en la nueva cita electoral

Sánchez, por su parte, lejos de reconocer alguna responsabilidad, culpó del bloqueo político a la “falta de sentido de Estado” de Casado, la “irresponsabilidad” de los liberales de Ciudadanos y el “dogmatismo” de Podemos, e insistió en que espera lograr esa mayoría clara el 10 de noviembre, día de las nuevas elecciones.

El jefe del Ejecutivo y la vicepresidenta en funciones, Carmen Calvo, tuvieron que responder a duras intervenciones formuladas desde la oposición que acusaban a los socialistas de tacticismo político y de querer nuevos comicios para ampliar su mayoría.

Entre abucheos de la bancada del PP, Sánchez aseguró que ha intentado la investidura y acusó a las otras tres grandes fuerzas de haber “bloqueado la formación del único gobierno posible”.

Los socialistas consiguieron en abril 123 escaños de los 350 que tiene el Congreso, muy por delante del segundo partido, el PP con 66, pero insuficientes para la formación de un gobierno, por lo que necesitaba del apoyo de otros grupos, que no se materializó en los casi cinco meses transcurridos desde las elecciones de abril.

En este ambiente crispado, con los líderes de los partidos tratando de eludir sus responsabilidades en el bloqueo político, se avecina la próxima cita con las urnas y, aunque la campaña electoral comenzará oficialmente en 1 de noviembre, todas las formaciones están ya en plena batalla política, utilizando la culpa al otro de la repetición de elecciones como principal argumento.

 

La presidenta del Congreso de los Diputados, Meritxell Batet, despedía así la que previsiblemente era la última sesión en esa cámara de la XXIII Legislatura.

 

 

Directivos de grandes empresas demandan estabilidad política

 Los máximos ejecutivos de Enagás, Bankia, Repsol y Ferrovial han manifestado que ellos no tienen que opinar sobre qué deben hacer los partidos políticos, pero sí han subrayado la importancia de que haya estabilidad política para atraer inversiones y que la economía española sea competitiva.

El presidente de Enagás, Antonio Llardén; el de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri; el de Ferrovial, Rafael del Pino, y el consejero delegado de Repsol, Josu Jon Imaz, han participado este miércoles en una mesa redonda sobre “Tendencias económicas globales”, dentro del Foro Tendencias 2020, organizado por el diario El País y la consultora de comunicación Kreab.

 

 

La CEOE, preocupada por bloqueo político, pide medidas frente a ralentización

La CEOE ha mostrado este miércoles su preocupación ante “la falta de acuerdo entre los partidos políticos” que llevan al país a unas nuevas elecciones generales y ha pedido “medidas” para afrontar la desaceleración económica.

En un comunicado, la patronal ha informado de que en la junta directiva celebrada esta mañana los empresarios han urgido al futuro Gobierno que salga de las urnas a que “implemente las medidas económicas necesarias para asegurar que la economía española sea capaz de hacer frente a los retos que plantea la ralentización”.

Los empresarios han mostrado también su “preocupación ante la falta de estabilidad necesaria” para el buen funcionamiento del tejido empresarial español.

En este sentido, la CEOE ha resaltado la importancia de mantener la competitividad empresarial a pesar de la parálisis política y ha advertido de la vulnerabilidad de la economía española ante riesgos internacionales como el aumento precio del petróleo, la tensión comercial entre China y Estados Unidos y la incertidumbre del brexit.

A pesar de que la economía española sea una de las que más crecen de la UE, la patronal ha pedido al futuro Gobierno que sea consciente de la situación de ralentización que vive España y que actúe con “rigor presupuestario”.

Información elaborada por el equipo de Efe en el Parlamento y de Economía (edición: Catalina Guerrero)