España, Italia y Francia caminan hacia la normalidad mientras Alemania y Rusia planean la reactivación económica

Un grupo de personas visitan uno de los doce patios del Palacio de Viana de Córdoba (España) el 2 de junio de 2020. EFE/Salas

Redacción Internacional (EuroEFE).- España, Italia y Francia siguen avanzando hacia la normalidad pospandemia con el levantamiento paulatino de las restricciones aún vigentes, mientras Alemania y Rusia ultiman sus planes para la reactivación económica.

Pese al retroceso en zonas como Europa Occidental o Asia Oriental, la pandemia sigue en ascenso a nivel mundial y los casos totales llegaron este martes a 6,14 millones.

En las tres últimas jornadas se superó la cifra de 110.000 nuevas infecciones diarias, nunca antes alcanzada, debido sobre todo a la aún alta incidencia del coronavirus en países como Estados Unidos, Brasil, Rusia, la India o Perú.

Los fallecimientos globales se elevan a 373.548, casi la mitad de ellos en Europa (más de 180.000), aunque la cifra aumenta con mayor rapidez en América, que supera los 160.000 descensos.

Segundo día sin muertos en España

El Gobierno español solicitó este martes al Congreso una última ampliación del estado de alarma, hasta el 21 de junio, cuando la mayor parte del país habrá recobrado la normalidad o estará en la última fase de desconfinamiento de la población y de reactivación económica después de la pandemia de COVID-19.

El Ejecutivo, que dirige el socialista Pedro Sánchez, declaró el estado de alarma el 14 de marzo pasado y limitó duramente los movimientos de población y numerosas actividades sociales, económicas, comerciales, educativas, culturales y deportivas para contener el contagio masivo.

Hasta ahora había pedido cinco extensiones del estado de alarma, de 15 días cada una, para garantizar la seguridad sanitaria de los ciudadanos, entre otros argumentos, al tiempo que comenzó a suavizar esas restricciones según remitía la epidemia.

Con los conservadores y la extrema derecha radicalmente en contra, la portavoz del Gobierno, la ministra socialista María Jesús Montero, justificó esta sexta y última prórroga de 15 días para proteger la salud y salvar vidas al final de la transición gradual a la normalidad, ya que el estado de alarma se mostró “eficaz” contra la epidemia.

Según los datos oficiales, la epidemia está cerca de ser controlada en España, pues no hubo ningún muerto de coronavirus por segundo día consecutivo y solo 137 contagiados confirmados el lunes, informó este martes el Ministerio de Sanidad, según la información que le remiten las autoridades regionales.

La frontera entre Portugal y España seguirá cerrada hasta julio

Por su parte, el ministro de Administración Interna portugués, Eduardo Cabrita, admitió este martes que las fronteras con España probablemente permanecerán cerradas hasta julio, ya que el país vecino tiene restricciones a la circulación durante todo este mes.

“Nosotros, en este momento, tenemos la frontera terrestre cerrada hasta el 15 de junio. Iremos analizando la situación. Admito que, si las propias autoridades españolas ya han dicho que antes del 1 de julio no habrá libertad de circulación, probablemente tendremos que mantenerla cerrada todo este mes”, dijo en declaraciones a la prensa en Oporto (norte).

Cabrita consideró que “no tiene sentido” abrir la frontera terrestre si en España existe una cuarentena interna, al igual que el tráfico aéreo, que también está cerrado.

Portugal mantiene cerradas las fronteras con España desde el 17 de marzo y sólo permite el paso, por nueve puntos designados, a nacionales y residentes del país de destino, transporte de mercancías y trabajadores transfronterizos.

También tiene suspendidas las conexiones aéreas con los países de fuera de la Unión Europea hasta el 15 de junio, con excepciones, al igual que con Italia y España, mientras que está abierto con el resto del bloque comunitario y con el Reino Unido.

Varias aerolíneas ya han anunciado que retomarán los vuelos entre España y Portugal en el mes de julio.

Protestas de la ultraderecha en Italia en víspera de más movilidad

Italia celebró este martes el 74 aniversario de su República, que fue votada por los italianos en 1946, entre peticiones de unidad por parte de su presidente, Sergio Mattarella, y protestas de la ultraderecha, encabezada por la Liga de Matteo Salvini.

“Este es un momento de compromiso en el que no hay espacio para las polémicas. Todos estamos llamados a trabajar para el país, cumpliendo con nuestro deber, cada uno con el suyo”, dijo el jefe del Estado, Sergio Mattarella, en una intervención durante su visita a la localidad de Codogno, en la región de Lombardía (norte).

Codogno se ha convertido en el símbolo de la pandemia del coronavirus en Italia, desde que el 21 de febrero se detectó el primer caso autóctono de COVID-19 en este pequeño municipio, situado a unos 60 kilómetros de Milán.

Mattarella fue recibido este martes por las autoridades locales y regionales y después realizó una visita privada al municipio para recordar a los más de 33.000 fallecidos con coronavirus en el país.

“Desde Codogno, donde comenzó nuestro camino de sufrimiento, queremos reafirmar los valores de la Constitución, recordando nuevamente a los ciudadanos que han muerto con coronavirus y renovando una gran solidaridad con sus familias”, apuntó Mattarella.

Italia ha registrado 55 fallecidos y 318 nuevos casos de contagio con coronavirus en las últimas 24 horas, según los últimos datos de Protección Civil.

El número total de muertos desde que se inició la emergencia de coronavirus, el 21 de febrero, es de 33.530 y los casos totales de contagio ascienden a 233.515, contando los enfermos, los muertos y los dados de alta.

Italia inició su desconfinamiento el pasado 4 de mayo y este miércoles abrirá sus fronteras con los países de la Unión Europea (UE) para intentar reactivar el turismo, pero también consentirá la movilidad a nivel nacional.

Bares y restaurantes reabren en Francia

Francia se levantó este martes en la segunda fase de desescalada en la que ya apenas hay restricciones de movimiento en el país y de nuevo con bares, cafés y restaurantes abiertos, aunque en la región de París solo pueden hacerlo las terrazas.

“La reapertura de los cafés, hoteles y restaurantes marca la vuelta de los días felices”, destacó en un mensaje en Twitter el presidente, Emmanuel Macron, que incitó a sus conciudadanos a que acudan de nuevo a unos establecimientos que forman parte “del espíritu francés”.

Macron aseguró que el Estado seguirá apoyando a un sector que cuenta con algo más de 165.000 restaurantes y cerca de 31.000 bares y cafés, que en conjunto dan trabajo a 836.000 asalariados (más de la mitad del turismo) y facturan 55.800 millones de euros anuales.

Su primer ministro, Édouard Philippe, reiteró que las ayudas públicas al sector continuarán hasta finales de año ante el “fuerte tributo” que han pagado por la crisis sanitaria y las limitaciones que sufren en sus negocios.

El ambiente en restaurantes y bares en esta primera jornada de reapertura era de relativo optimismo, también en París, donde solo era posible ser atendido en terraza porque su región se encuentra en zona naranja por una situación epidémica más delicada que el resto del país.

Gerente de un restaurante en un área habitualmente muy concurrida por los turistas junto a los Grandes Bulevares, Ian contó a Efe que en el servicio de mediodía tuvo entre el 20 % y el 30 % de la clientela habitual antes de la crisis del coronavirus.

 

Alemania busca consensuar un plan de reactivación económica

La gran coalición de la canciller alemana, Angela Merkel, busca consensuar un plan de reactivación económica pospandemia, con un volumen de hasta 100.000 millones de euros, ante la perspectiva de una recesión histórica y de sacudidas en su hasta ahora sólido mercado laboral.

Las cúpulas de los tres partidos -la Unión Cristianodemócrata (CDU) de Merkel, Unión Socialcristiana de Baviera (CSU) y el Partido Socialdemócrata (SPD)- se reunieron al mediodía para una sesión que se prevé larga, según el historial de citas maratonianas en la “Groko” -como se apoda a la gran coalición-.

Fuentes socialdemócratas indicaron que no deben esperarse resultados hasta el miércoles y que todo apunta a que las discusiones seguirán tras el Consejo de Ministros de mañana, informan las televisiones públicas ARD y ZDF.

En medios alemanes se da por hecho que el presupuesto adicional de 156.000 millones de euros aprobado el pasado marzo, al inicio de la pandemia, podría no ser suficiente. Se baraja un nuevo paquete de volumen algo menor, que se situaría entre los 80.000 y los 100.000 millones de euros, según cifras de la ARD, primera cadena nacional.

Alemania renunció ya con ese primer paquete adicional al dogma del déficit cero que durante años marcó la línea presupuestaria de Berlín. La cuestión ahora es dónde y cómo actuar, en un año en que se prevé una contracción del producto interior bruto (PIB) del 6,3 %, según los últimos pronósticos gubernamentales.

La paralización parcial de la actividad industrial y comercial, durante semanas, ha hecho mella en el mercado laboral: unos 7,3 millones de empleados estaban en mayo en régimen de jornada reducida -“Kurzarbeit”-, fórmula creada para impedir despidos masivos. Son seis millones más que en ese mismo mes de 2009 -el año en que la crisis global provocó una contracción de 5,3 % del PIB alemán.

Rusia diseña un programa de 64.400 millones de euros

Rusia, que se enfrenta a la peor recesión en más de una década debido al impacto del coronavirus, lanzó este martes un plan bienal con un coste de unos 5 billones de rublos (64.408 millones de euros) para reactivar la economía, el empleo y los ingresos de los ciudadanos en el país.

“El plan nacional contiene (…) unas 500 medidas específicas y el coste de su implementación en dos años será aproximadamente de 5 billones de rublos”, explicó el primer ministro, Mijaíl Mishustin, al presidente Vladímir Putin en una reunión de trabajo por videoconferencia para presentar en público el programa elaborado por el Gobierno en las últimas semanas a petición del mandatario ruso.

El mandatario dio desde su residencia de Novo-Ogariovo, en las afueras de Moscú, su respaldo al plan “como base de trabajo”, ordenó al Gobierno que para la segunda mitad de junio precise “de manera definitiva los parámetros del plan de acción” y pidió comenzar a aplicarlo de manera activa “a principios de julio”.

El país entrará en recesión en el tercer trimestre, cuando se prevé que el PIB retroceda un 6,3 %, después de una caída del 9,5 % en el segundo, según las estimaciones del Gobierno.

En el mejor de los casos, cree el Ejecutivo, Rusia cerrará el ejercicio de 2020 con una contracción del 5 %, lo que supondría la mayor caída desde la crisis financiera de 2009, cuando la economía rusa retrocedió un 7,8 %.

La receta de Rusia contra el impacto del coronavirus en la economía consta de tres fases: la primera pretende estabilizar hasta finales del tercer trimestre de este año la situación económica; la segunda completar la recuperación económica hasta el segundo trimestre de 2021; y la tercera conseguir una trayectoria para un crecimiento sostenible en el tercer y cuarto trimestre de 2021.

Editado por Miriam Burgués