España prorroga 15 días más su estado de alarma y reclama “un gran Plan Marshall de reconstrucción” en Europa

El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez (3-i), mantiene una videoconferencia con los presidentes autonómicos para abordar la crisis del coronavirus acompañado por los ministros de Interior, Fernando Grande-Marlaska (no aparece); Sanidad, Salvador Illa (d); Defensa, Margarita Robles (2-i), y Trasporte, José Luis Ábalos (i), en el Palacio de la Moncloa, este domingo, en Madrid. EFE/ Pool Moncloa/Jose María Cuadrado Jiménez

Madrid (EuroEFE).- España, tercer foco mundial de la pandemia del COVID-19, ha decidido prorrogar el estado de alarma otros quince días, hasta el 11 de abril, para tratar de frenar la epidemia que genera una “crisis simétrica” que afecta a toda Unión Europea (UE), según el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, partidario de “articular un gran Plan Marshall de reconstrucción” en Europa.

Este domingo se contabilizan 1.720 Fallecidos y 28.572 infectados por coronavirus en España.

En su comparecencia este domingo tras la reunión con los presidentes autonómicos, Sánchez ha señalado que la ampliación en dos semanas del confinamiento es imprescindible para contener la propagación del coronavirus y está convencido de que todos los partidos entenderán que ésta es una situación de emergencia y apoyarán la autorización.

Sánchez pide a la UE movilización “histórica” de recursos: Europa está en “guerra”

En el turno de preguntas, Sánchez ha instado a la Unión Europea a coordinar esfuerzos contra la pandemia y ha pedido “la mayor movilización de recursos económicos y materiales de la historia”: “Europa está en guerra contra el coronavirus y tenemos que responder con todas nuestras armas”

“No hay excusa que valga para no movilizar todos esos recursos”, ha subrayado.

Sánchez ha destacado que se trata de una “crisis simétrica que ha caído como un ladrillo sobre el conjunto de la UE” y ha recordado que no hay países más o menos afectados, porque el virus no obedece a fronteras, y todos, “como si fuese un dominó”, están adoptando de manera sucesiva medidas restrictivas en mayor o menor grado.

Se necesita por ello una respuesta europea, no sólo nacional, y, en ese contexto, ha aplaudido las medidas anunciadas por el Banco Central Europeo para defender la deuda de los estados miembros y ha reclamado un “gran plan Marschall” de inversiones públicas para el proceso de reconstrucción posterior.

Ha apostado también por la relajación de las normas de estabilidad presupuestaria, que el mecanismo de estabilidad sirva para mutualizar la deuda a nivel europeo emitiendo “bonos coronavirus”, y ha reclamado un fondo europeo de desempleo que haga prestaciones complementarias a los fondos nacionales ante los momentos “tan críticos” que se van a vivir en los próximos meses.

Sánchez ha abogado asimismo por que el Banco Europeo de Inversiones ampare muchas de las medidas de liquidez que están poniendo en marcha los gobiernos nacionales.

Sánchez: “es una gran oportunidad de legitimar el proyecto europeo”

“Estamos pidiendo a la UE lo mismo que nos estamos aplicando a nosotros: coordinación y la mayor movilización de recursos económicos y materiales de la historia”, ha manifestado.

A su juicio, la situación es también “una oportunidad para legitimar el proyecto europeo”, por lo que Bruselas “tiene que poner toda la carne en el asador los próximos meses”.

Respecto a las restricciones que están aprobando otros países para frenar la propagación del virus, ha insistido en que España se sitúa a la vanguardia y ha considerado que los socios europeos tiene que ser conscientes de que se necesitan medidas “drásticas y duras” para limitar el coste en vidas humanas.

Ha pedido también coordinación a nivel internacional y ha recordado que ha pedido al príncipe heredero de Arabia Saudí, que preside el G20, que se celebre cuanto antes una conferencia de las principales economías del mundo

 “Lo peor está por llegar y pondrá al límite nuestras capacidades” 

“Os pido responsabilidad y disciplina”, ya que “lo peor está por llegar y pondrá al límite nuestras capacidades”  le ha dicho Sánchez a los ciudadanos en esta comparecencia en la que ha hecho otros anuncios, como el de que la administración asumirá la gestión de las residencias de personas mayores privadas, como ya se hizo con la sanidad.

Con esta medida se busca paliar la saturación de las residencias públicas y mejorar las condiciones de vida de los mayores.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha confirmado a los presidentes autonómicos que el estado de alarma se prolongará en España otros quince días, hasta el 11 de abril.

Sánchez ha comunicado este domingo la decisión del Ejecutivo, que necesitará la autorización del Congreso, según marca la Constitución, en el inicio de su intervención durante la videoconferencia que mantiene con los presidentes de las comunidades y ciudades autónomas para tratar la crisis del coronavirus.

Estas son las medidas comunicadas por Sánchez a los presidentes autonómicos:

Disponer que todas las comunidades autónomas se hagan cargo de las residencias de mayores privadas.

Aplicar restricciones generalizadas  a los viajes por un mes.

Las fuerzas armadas ampliarán sus actuaciones en el traslado de enfermos, protegiendo infraestructuras críticas, y apoyando el transporte de material sanitario y las conexiones con las islas.

Establecer un servicio de reparto de alimentos a domicilio a  personas de grupos de riesgo.

Establecer una reserva estratégica de productos sanitarios

Ampliar el estado de alarma 15 días.

Sánchez pidió en la noche del sábado a la ciudadanía “valentía” y “moral de victoria” para hacer frente al peor momento de la crisis, que está aún por llegar, y afrontar la “ola más dañina” del coronavirus que va a poner al límite todas nuestras capacidades.

Sánchez pide "valentía" ante la "ola más dañina" del coronavirus que se avecina

Madrid (EuroEFE).- El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha pedido en la noche del sábado a la ciudadanía “valentía” y “moral de victoria” para hacer frente al peor momento de la crisis, que está aún por llegar, y afrontar la …

1.720 Fallecidos y 28.572 infectados por coronavirus en España

El Ministerio de Sanidad ha confirmado un total de 28.572 casos de coronavirus, 3.646 nuevos, lo que supone un incremento del 14,6 % y 1.720 fallecidos, 394 más (29,7 %).

Según ha informado el departamento que dirige Salvador Illa, hay además 1.785 pacientes en la UCI (173 más que este sábado) y un total de 2.575 pacientes ya se han recuperado, 450 más.

La Comunidad de Madrid siguen siendo la más afectada y ha superado este domingo los mil muertos por coronavirus al registrar 1.021 fallecidos, 217 más que la víspera, según los datos facilitados por el Ministerio de Sanidad.

De acuerdo con estos datos, los positivos confirmados por coronavirus en la región son ya 9.702, lo que supone un aumento de 781 con respecto a los casos confirmados ayer sábado.

De todos los pacientes confirmados hay 834 ingresados en UCI, 67 más que el sábado.

Y también hay 1.899 personas que se han curado, 357 más que este sábado.

Los fallecidos en Madrid representan el 59,4 % de todos los del país.

Científicos instan al Gobierno a decretar un confinamiento total

La víspera, numerosos miembros de la comunidad científica habían emitido un informe en el que pedían al Gobierno que aumente todavía mas las medidas de limitación de la movilidad y decreten un confinamiento total para evitar el colapso del sistema sanitario que podría producirse este 25 de marzo.

En total son 69 los científicos que suscriben el estudio, entre los que se encuentran expertos en la dinámica y propagación de epidemias y otras áreas de salud pública, además de profesores universitarios y miembros del CSIC.

Basándose en varios modelos matemáticos, y teniendo en cuenta los casos de otros países, todos coinciden en que habrá un gran volumen de casos en las próximas semanas, y que las medidas implementadas en la actualidad no serán suficientes para evitar el colapso del sistema sanitario y, en consecuencia, la morbilidad y mortalidad del COVID-19.

Para ello piden que se de un paso más, que se abandone el escenario actual de restricción parcial de movilidad en el que se permite la movilidad laboral en un 50 % y se decrete un confinamiento total, es decir, que no se permita la movilidad laboral salvo en servicios de primera necesidad.

Según el estudio, es muy importante tomar estas medidas de forma contundente antes de que la capacidad asistencial se sature, idealmente entre 2-3 semanas antes, y minimizar el impacto de la pandemia en la población española.

Más concretamente, y por diferenciación de zonas geográficas, se propone el cierre de aquellas con mayor afectación del virus y aplicar el confinamiento total de sus ciudadanos, con excepción de los servicios básicos esenciales (incluyendo hospitales, centros sanitarios y de investigación), por un período mínimo de 15-21 días.

En el resto de Estado podría mantenerse el confinamiento parcial, con un seguimiento especial de las tasas de crecimiento de nuevos casos en esas zonas.

Y también la interrupción total del tráfico interurbano no esencial de pasajeros y de las conexiones domésticas aéreas, marítimas y ferroviarias peninsulares por un período mínimo de 15 días (hasta el 4 de abril aproximadamente).

Tres meses y dos fases para combatir la pandemia en España

En cuanto a los tiempos estipulados para combatir la pandemia, el estudio considera necesarios alrededor de tres meses y una estrategia dividida en dos fases.

La primera sería la fase de ataque (tres semanas), en la que habría que llevar a cabo estrategias combinadas de confinamiento total, interrupción laboral y el distanciamiento social.

Habilitar también un canal de compra y suministro de equipos de protección, actualmente insuficientes, para el personal sanitario que está altamente expuesto a los contagios y es propenso a contagiar (estudios recientes indican que el SARS-CoV-2 se puede propagar por contaminación de pestañas y cabellos).

Y habilitar también hoteles para el aislamiento de casos de la población general y de sanitarios, con el fin de que no contribuyan a infectar a su núcleo familiar y proteger, al mismo tiempo, el personal sanitario.

Posteriormente se determinaría una segunda fase, denominada de sostenibilidad y que duraría unos dos meses, en la que los laboratorios incrementarían su capacidad para realizar pruebas diagnósticas a todas las personas con síntomas.

También sería necesaria la creación de una aplicación móvil universal para el autoinforme de observaciones y sospechas de COVID-19 por la población y poder llevar a cabo acciones de contención tempranas y focalizadas.

Y, por último, facilitar el acceso a datos de la epidemia a la comunidad científica a fin de dar apoyo de inteligencia artificial y la creación de un núcleo de soporte desde los diferentes grupos que coordine una respuesta científica integral, objetiva y transparente.

Edición: Catalina Guerrero