España trabaja en rutas seguras para los turistas e Italia pide una respuesta europea sobre la reapertura de fronteras

La playa de las Vistas en la localidad turística de Los Cristianos (Tenerife) con sus hamacas recogidas. EFE/Miguel Barreto/Archivo

Redacción Internacional (EuroEFE).- España trabaja en rutas seguras para comenzar a recibir turistas en la segunda mitad de junio e Italia pide una respuesta europea sobre la reapertura de las fronteras. Mientras, Alemania prepara un programa coyuntural para reactivar la economía del país tras la pandemia y París ha recuperado sus parques, cerrados desde marzo.

El Gobierno español trabaja en unos proyectos de corredores seguros para que algunas regiones, inicialmente las islas Canarias y Baleares, puedan comenzar a recibir turistas extranjeros, posiblemente alemanes y escandinavos, desde la segunda mitad de junio.

Este proyecto, que sería un paso previo a la apertura de fronteras al turismo internacional a partir del 1 de julio, fue desvelado por la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, en una entrevista con Efe.

“Las islas se han ofrecido a hacer estos corredores”, explicó Maroto, quien añadió que se trabaja con otras regiones turísticas que estén interesadas para “poder definir qué corredores y con qué garantías”.

Maroto detalló que el Gobierno trabaja con “bastantes mercados”, entre los que destacó Alemania (el segundo mayor mercado emisor de turistas a España) y los países escandinavos, que “se encuentran en una situación (epidemiológica) muy buena”.

Consideró “muy importante” que los primeros turistas “estén en la misma situación epidemiológica que nosotros”, y recalcó que “también estén en condiciones de poder volar de forma segura”.

Sobre el Reino Unido (el primer emisor), Maroto señaló que, aunque se conversa con turoperadores como TUI y Jet2holidays, los datos de la pandemia en ese país todavía “tienen que mejorar”.

De hecho, las propias autoridades británicas -el país europeo con más contagios y muertes por la pandemia- aún no recomiendan viajar al extranjero, por lo que los turoperadores no quieren trabajar aún, explicó la ministra.

Italia pide una respuesta europea sobre las fronteras

Mientras, el ministro de Exteriores italiano, Luigi di Maio, pidió este sábado una respuesta europea sobre la reapertura de las fronteras, después de que Grecia anunciara el primer grupo de países a cuyos ciudadanos permitirá entrar desde el próximo 15 de junio y entre los que no se encuentra Italia.

“Se necesita una respuesta europea, porque si actuamos de manera diferente y descompuesta, el espíritu de la UE se pierde. Y Europa colapsa”, escribió Di Maio en su perfil de Facebook.

Y amenazó con que si alguien trata a Italia como a un “enfermo”, no se quedarán inmóviles”, pues “la paciencia tiene un límite”.

Ante ello, Di Maio adelantó que se está trabajando en este frente y que ya el próximo 3 de junio el ministro francés de Asuntos Exteriores, Jean-Yves Le Drian, vendrá a Roma en el que será su primer viaje al extranjero durante la pandemia, y que el 5 de junio irá a Alemania, el 6 estará en Eslovenia y el 9 en Grecia.

“En estas reuniones explicaré a mis colegas que Italia está preparada para recibir turistas extranjeros a partir del 15 de junio y que actuaremos con la mayor transparencia. La situación interna con todos los datos sobre las infecciones siempre serán públicos”, señaló.

Di Maio subrayó que Italia no aceptará “listas negras”.

Alemania prepara un plan coyuntural para reactivar la economía

Por su parte, la gran coalición de la canciller alemana, Angela Merkel, prepara un programa coyuntural para reactivar la economía del país tras los efectos de la pandemia del coronavirus, que se espera aborde su Consejo de Ministros la próxima semana.

La propia canciller anunció el plan, aunque sin precisar sus detalles, en su mensaje semanal por vídeo a sus compatriotas, donde recuerda los logros conseguidos para contener la COVID-19, pero llama a no bajar la guardia y seguir la norma del distanciamiento.

El programa coyuntural, que será debatido por el Consejo de Ministros previsiblemente el miércoles, está destinado a impulsar “la innovación y la economía sostenible”, apunta Merkel.

La canciller recuerda ahí los efectos de la pandemia en la economía alemana -según las estimaciones de su gobierno, este 2020 se prevé una contracción del producto interior bruto (PIB) del 6,3 %- y también las ayudas aprobadas ya el pasado marzo en apoyo de las empresas y trabajadores autónomos para evitar despidos masivos.

Merkel se felicita de que parte de la vida pública y actividad económica se hayan podido reactivar ya, pero llama a la cautela para evitar retrocesos en la lucha contra la pandemia.

La líder alemana alude asimismo a la próxima presidencia de turno de la Unión Europea (UE), que ejercerá Alemania a partir del 1 de julio, y al compromiso de su gobierno en la búsqueda de soluciones conjuntas para la crisis generada por el coronavirus.

París recupera sus parques

Cerrados desde el inicio del confinamiento a mediados de marzo, los parques parisinos reabrieron este sábado tras haber protagonizado en el pico de la pandemia la principal batalla pública entre el Gobierno y la Alcaldía de la socialista Anne Hidalgo.

Niños en bicicleta y patinete, familias sentadas en la hierba, parejas tomando el sol y mayores de paseo o sentados en los bancos, además de un flujo constante de corredores, reprodujeron en esos espacios verdes estampas de la vieja normalidad, aderezada en esta ocasión con el uso ocasional de mascarillas.

La reapertura de parques y jardines fue anunciada este jueves por el primer ministro, Édouard Philippe, y es extensiva a toda Francia, pero en ningún sitio como en París se había reclamado con tanta fuerza que se adelantara la fecha cuanto antes.

El 11 de mayo, día en que finalizó el confinamiento, la alcaldesa parisina ya avanzó la idea alegando que era necesario más espacio para que la gente pudiera pasearse, y desde entonces las redes sociales han sido una de sus principales plataformas para presionar al Gobierno al respecto.

“¡Por fin! Ha acabado ganando el sentido común”, dijo este jueves cuando el Ejecutivo dio las consignas de la nueva fase de la desescalada, que empieza este 2 de junio pero ha adelantado al fin de semana esa reapertura.

El Gobierno se había negado hasta ahora alegando que la región parisina todavía estaba en las llamadas zonas “rojas”, con una alta circulación del coronavirus. Aunque la capital se mantiene de momento en color “naranja”, ha acabado incluida en esa medida junto al resto del país.

 

Holanda, lista para hacer test masivos y abrir terrazas

Holanda está preparada para comenzar este lunes a someter a pruebas para detectar el coronavirus a todos los ciudadanos que lo requieran, incluidos los que tengan síntomas leves, en un día en el que también reabrirán los museos, restaurantes y terrazas, con estrictos protocolos sanitarios.

Cualquier persona que tenga un síntoma mínimo sospechoso puede someterse a una prueba de diagnóstico mediante PCR, de forma gratuita y sin necesidad de un chequeo previo en el médico de cabecera, aunque siempre “de forma voluntaria” y en base a una autoevaluación de los síntomas, según el ministro de Sanidad, Hugo de Jonge.

El ministro instó a los ciudadanos a hacerse las pruebas para poder detectar el mayor número de casos posible y permitir a las autoridades sanitarias “controlar el virus”, aunque subrayó que esto “no es una obligación” para los pacientes y se basa en la voluntad de las personas de ayudar a tener los casos controlados.

Este es un cambio radical de estrategia por parte del Gobierno holandés, que hasta ahora solo sometía a pruebas del SARS-CoV-2 a los grupos de riesgo, trabajadores de la salud, fuerzas de seguridad, profesores de primaria e infantil, profesionales de contacto (peluqueros, esteticistas, instructores, cuidadores) y conductores del transporte público.

El inicio de esta campaña de pruebas para detectar el coronavirus también coincide con la reapertura de varios lugares de ocio, sujetos a condiciones muy estrictas de higiene.

Los restaurantes y las cafeterías podrán admitir a un máximo de 30 personas (excluido el personal), siempre que se pueda mantener una distancia de 1,5 metros, con reserva y una verificación telefónica previa con el cliente sobre su estado de salud.

Las terrazas también reabren el 1 de junio, coincidiendo con un día festivo por Pentecostés y en el que la previsión del tiempo anuncia temperaturas en torno a los 25 grados centígrados, por lo que se espera mucha afluencia en las calles.

Editado por Miriam Burgués