Europa: más restricciones y teletrabajo en la lucha contra el coronavirus

Un sanitario, con un termómetro en la mano, recibe en un centro de salud a una paciente en uno de las zonas de Madrid con restricción de movimientos. [EFE/Víctor Lerena]

Madrid (EFE).- Los países europeos siguen incrementando las restricciones para mitigar la segunda ola de coronavirus: en España, cuyas autoridades han calificado la situación de “preocupante”, se ha pedido a los ciudadanos de Madrid, el centro de la pandemia, que restrinjan “al máximo” los movimientos, mientras en el Reino Unido se recomienda el teletrabajo y se aplican medidas relativas al ocio nocturno.

En todo el mundo hay más de 31.343.000 contagiados de coronavirus, con más de 965.000 muertes, según el recuento de la Universidad Johns Hopkins,. El Centro Europeo de Enfermedades contabiliza a 21 de septiembre más de 2.868.500 casos en Europa y 186.228 muertos.

De toda Europa, España tiene las peores cifras de contagios por cada 100.000 habitantes: con 300,5 supera en mucho al segundo país, que es la República Checa, con 198, y a Francia, con 192. El coronavirus acelera su paso y se adoptan medidas, por ahora restricciones, para evitar que la segunda ola suponga una presión excesiva para los sistemas nacionales de salud.

El Reino Unido recomienda que se vuelva al teletrabajo

El primer ministro británico, Boris Johnson, advirtió este martes de que el Reino Unido está en un momento “peligroso” de la pandemia al dar a conocer nuevas medidas restrictivas para contener el avance de la COVID-19.

En una declaración en la Cámara de los Comunes, Johnson informó de que será obligatorio el uso de mascarillas en bares, restaurantes y tiendas minoristas, mientras que se reforzarán las multas para quienes no cumplan con las medidas de seguridad.

Pero en cualquier caso descartó un nuevo confinamiento total porque, dijo, hay que mantener “un equilibrio” entre las medidas de lucha contra el coronavirus y las de la protección de la economía y el empleo.

Entre las medidas, el gobierno recomendó este martes a la población que teletrabje. “Si la gente puede trabajar en casa, debería. Pero puntualizo que es muy importante que aquellas personas cuyos empleos requieren estar en un lugar específico de trabajo lo hagan”, dijo el ministro británico del Gabinete, Michael Gove en unas declaraciones previas a la comparecencia del primer ministro.

El primer ministro británico, Boris Johnson, en su discurso en la Cámara de los Comunes para hablar de las medidas contra el coronavirus.

Una medida que se añade a la ya anunciada el lunes de que a partir del jueves pubs, bares y restaurantes en Inglaterra cierren a las 22.00 hora local (21.00 GMT), para reducir los contactos sociales y disminuir los contagios.

Según el Centro Europeo para la Detección de las Enfermedades, la tasa de contagios en el Reino Unido es de 70,7 por cada cien mil habitantes, aunque los principales asesores del Gobierno advirtieron el lunes que si no se tomaban medidas el aumento de contagios sería “exponencial”, con 50.000 diarios a mediados de octubre.

Situación “preocupante” en España y Madrid admite nuevas restricciones

La situación en España es “preocupante”, según el ministro de Sanidad, Salvador Illa. La comunidad de Madrid, donde desde este lunes hay más de 850.000 personas sometidas a restricción de movimientos, aporta un tercio de la cifra de nuevos contagios diarios en todo el país.

La presidenta regional, Isabel Díaz Ayuso (Partido Popular) ha anunciado este martes en unas declaraciones a medios que las restricciones a la movilidad se pueden ampliar a más zonas, más allá de las 37 que ahora las padecen.

Refiriéndose al resto de España, el ministro Illa dijo en unas declaraciones en la Cadena Ser que, a su juicio, hay que atajar el incremento de casos porque, si no, se puede “llegar a comprometer el Sistema Nacional de Salud” porque, reconoció, “hay presión” en los hospitales y un incremento “muy importante” en los servicios de atención primaria.

“Estamos ante un incremento clarísimo de casos, no tengo inconveniente en llamarlo segunda ola”, afirmó este lunes el portavoz de Sanidad para la pandemia, el doctor Fernando Simón, aunque destacó que no todas las regiones “están en la misma fase, ya que algunas registran descensos de contagios”.

Nuevas medidas de prevención en el metro de Madrid. EFE/ David Fernandez

Francia: en Niza se generalizan las medidas para no discriminar

Francia trata de contener la propagación del coronavirus con nuevas medidas restrictivas donde el nivel de incidencia está subiendo y es elevado. El prefecto (delegado del Gobierno) de los Alpes Marítimos anunció este martes la extensión a todo este departamento de las reglas que ya estaban en vigor en su capital, la ciudad de Niza.

En una entrevista a la emisora de radio “France Bleu Azur”, Bernard González justificó la aplicación de esas medidas “para proteger a nuestros ciudadanos” y para “no crear discriminaciones para la actividad comercial o de bares y restaurantes entre Niza y el resto del departamento”.

Están prohibidas las reuniones de más de diez personas en parques, jardines o playas, no podrán celebrarse acontecimientos con más de 1.000 espectadores y los bares y restaurantes habrán de cerrar como muy tarde a las doce y media de la noche, las mismas medidas que ya se aplican en Lyon y, desde la pasada semana, a Burdeos y Marsella.

Alemania, frente a una nueva escalada

En Alemania, el Instituto Robert Koch (RKI), centro epidemiológico de referencia, ha mostrado ya su preocupación: “Tras una estabilización temporal de los casos a un nivel elevado se observa actualmente una nueva escalada de los contagios en la población”.

Alemania informó este martes de que en las últimas 24 horas ha registrado 1.821 nuevos casos de COVID-19, casi el doble que el lunes, y alertó de un nuevo incremento de las infecciones.

Alemania alcanzó su máximo de nuevos casos diarios a finales de marzo y principios de abril, cuando se registraron más de 6.000 contagios al día. Posteriormente la cifra se redujo notablemente y en junio y julio se estabilizaron por debajo del millar. Desde agosto la cifra está en aumento

La República checa no descarta volver al estado de emergencia

La República Checa contempla volver a declarar el estado de emergencia para frenar la pandemia, dijo el nuevo ministro de Sanidad, el epidemiólogo Roman Prymula.

Reconoció que, durante la desescalada del confinamiento, su país “relajó las medidas más que en Europa” y ahora “es lógico que debamos volver a imponer medidas restrictivas”, que no tienen por qué ser declaradas inmediatamente pero sí “en una o dos semanas”.

Multitudinaria mesa y festejo en el Puente de Praga el pasado 30 de junio, una vez se levantaron las medidas de confinamiento. EFE/EPA/MARTIN DIVISEK

Mientras, en Austria, las regiones de Salzburgo, Tirol y Vorarlberg anunciaron este martes que los locales de ocio cerrarán a las 22.00 horas a partir del viernes debido a que el “inquietante desarrollo” de las infecciones por COVID se debe en gran medida a los contagios en el ámbito del ocio nocturno.

El grupo turístico alemán TUI, que ha recibido ayudas estatales por unos 3.000 millones de euros, va a reducir más su oferta de viajes debido a las nuevas advertencias y va a ofrecer el 40 % de las capacidades que tenía antes de la crisis por la pandemia de coronavirus.

Y Rusia dice que podrá vacunar al 80 por ciento en un año

Rusia podrá vacunar contra la COVID-19 a entre el 70 y 80 % de su población en un plazo de 9 a 12 meses, afirmó este martes Alexandr Ginzburg, director del Centro Gamaleya, creador de la primera vacuna rusa anticoronavirus, denominada “Spútnik V”.

“Para noviembre de este año calculamos que produciremos 5 o 6 millones de vacunas. Entendemos, que ello permitirá en el curso de 9 a 12 meses vacunar a nuestra población y alcanzar un nivel de vacunación del orden del 70 u 80 por ciento”, dijo el director del Centro Gamaleya.

Rusia, con 1.115.816 casos de COVID-19, ocupa el cuarto lugar en el mundo, detrás de Estados Unidos, India y Brasil, por número de contagios, pero la letalidad de la enfermedad es inferior a la de muchos países, ya que se han registrado 19.649 fallecimiento.

Edición: Luis Alonso