Europa ya no es el epicentro de la pandemia de coronavirus

baea8ee76c27c20ea76389281fdc5e0b2b42a800w [EFE/EPA/LISELOTTE SABROE]

Ginebra (EuroEFE).- El continente americano superó este martes a Europa en número de casos de COVID-19, con 1,74 millones frente a los 1,73 millones del Viejo Continente, según las estadísticas de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Europa era desde mediados del mes de febrero el “epicentro” de la epidemia, en palabras del propio director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, pero el mayor número de casos diarios en las últimas semanas, con países como EEUU, Brasil, México, Perú o Canadá especialmente afectados, ha provocado que América le superara.

En concreto, y según las cifras de las redes sanitarias nacionales, ligeramente superiores a las de la OMS, EEUU es el país del mundo con más infecciones (1,3 millones), Brasil el octavo (169.000 casos) y Canadá el decimotercero (casi 70.000 contagios, una cifra a la que también se aproxima Perú).

Pese al mayor número de contagios, los fallecidos por COVID-19 en el continente americano, que el lunes superaron la barrera de los 100.000, son significativamente menos que los cerca de 160.000 registrados en el continente europeo.

EEUU ha confirmado más de 80.000 fallecidos, por 11.000 en territorio brasileño y casi 5.000 en Canadá, destacando también la cifra de más de 3.500 muertes en México.

Pese a las cifras, varios países americanos están ya elaborando planes de relajación de los confinamientos y otras medidas tomadas con anterioridad para frenar la expansión del nuevo coronavirus.

Los centros comerciales abiertos en Dinamarca, que ha declarado controlada la epidemia de coronavirus. EFE/EPA/LISELOTTE SABROE

Dinamarca da por controlada la epidemia de coronavirus

Las autoridades sanitarias danesas dieron este martes por controlada la epidemia de COVID-19 en este país nórdico y consideran “muy improbable” que se pueda ver afectado por una segunda oleada del virus.

“Hemos conseguido tener bajo control el contagio de coronavirus, gracias a un esfuerzo colectivo sólido”, declaró la primera ministra danesa, Mette Frederiksen.

Dinamarca, con una población de 5,7 millones de habitantes, ha registrado hasta ahora 10.711 positivos por COVID-19 y 533 muertos, con una tendencia descendente en el número de ingresos hospitalarios desde principios de abril y con una tasa de contagio actual del 0,7.

“Si el virus estuviera descontrolado y no hiciésemos nada, habría probabilidad de una segunda ola. Pero hemos aprendido mucho de la enfermedad, tenemos capacidad para hacer test y aislar a los expuestos al contagio”, dijo el máximo responsable en infecciones del Instituto Nacional de Salud, Kåre Mølbak.

Mølbak sostuvo que Dinamarca tiene las “condiciones” para prevenir una segunda oleada, si bien dio por hecho que la tasa de contagio puede aumentar otra vez.

Frederiksen anunció una estrategia “más ofensiva” para hacer test -actualmente se realizan unos 10.000 al día- y rastrear los contactos de personas infectadas, además de crear un organismo estatal para asegurar el suministro de material protector.

El Gobierno danés pretende que los ayuntamientos habiliten instalaciones para que aquellos ciudadanos sin posibilidad de aislarse en sus casas puedan hacerlo de forma voluntaria en otros sitios, como hoteles o recintos recreativos.

Dinamarca, uno de los primeros países en cerrar fronteras y la vida pública pero sin confinamiento, empezó a levantar restricciones a mediados de abril, abriendo parcialmente guarderías y escuelas y algunos pequeños negocios.

La segunda fase de normalización comenzó esta semana con la apertura de tiendas minoristas y centros comerciales, además de permitir el deporte profesional, y continuará el próximo lunes con cafés y restaurantes, siempre con restricciones de espacio y medidas especiales de higiene.

Las autoridades han reducido la distancia mínima necesaria entre dos personas de dos a un metro, salvo en el caso de aquellos que pertenezcan a grupos de riesgo.

La tercera fase, que comenzará a principios de junio, incluye museos, cines, teatros y deporte en instalaciones cubiertas, y se ampliará de 10 a 30 o 50 el número de personas congregadas permitido.

La cuarta fase, prevista para agosto, afectará a discotecas y gimnasios, entre otros.

Ligero repunte en España

España registró este martes un ligero repunte tanto del número de fallecidos diarios, que con 176 suman ya 26.920 desde el inicio de la pandemia, como de contagios confirmados por test PCR, que suben a 426 y elevan el total a 228.030.

Es el cuarto día consecutivo que los fallecidos se sitúan por debajo de los 200, lo que significa que “los datos siguen en la tendencia descendente favorable”, según valoró el epidemiólogo Fernando Simón, portavoz sanitario para la pandemia en su comparecencia diaria.

Por regiones, Cataluña acumula el 43% del total de los nuevos casos, con 184 positivos respecto a ayer, mientras que Madrid suma 48 y consolida el número diario, según los últimos datos oficiales.

La cifra de fallecidos se concentra en las tres comunidades autónomas más afectadas (Madrid, Cataluña y Castilla y León) y otras siete presentan menos de dos víctimas mortales.

“Pero todavía hay casos que se detectan y riesgo de transmisión y por lo tanto no podemos bajar la guardia”, advierte Simón.

Alemania continúa su desescalada

Alemania continúa su desescalada, cuestionada ante el repunte del índice de reproducción del coronavirus, aunque avalada por un posible indicio de que el país se aproxima a un nivel estable de contagios.

En una rueda de prensa convocada para abordar el aumento de este índice, responsables del Instituto Robert Koch (RKI) de virología destacaron que aunque el factor de reproducción vuelve a estar por encima de 1 por tercer día consecutivo después de que la semana pasada cayera incluso hasta el 0,65, la cifra diaria de nuevas infecciones se ha reducido.

“La reducción del número de casos se aplana cada vez más y nos acercamos a una meseta de casos diarios. Eso significa que en un futuro la tasa de reproducción podrá oscilar alrededor de 1 y tendremos que seguir observando su evolución”, indicó el vicepresidente del RKI, Lars Schaade.

Mientras el índice oscile alrededor de 1, -lo que implica que un infectado contagia de media a otra persona- en la práctica se trata de un “estancamiento” del número de casos, es decir, la cifra evolucionará en la misma medida día a día.

Consideró que el riesgo para la población alemana por el coronavirus es “notablemente inferior” que hace cuatro semanas, pero advirtió de que el virus sigue presente y recordó que si todos se comportan como es debido, existe la posibilidad de evitar una segunda oleada de contagios.

Regresar al comportamiento previo a la pandemia sólo sería imaginable si existiera un buen medicamento o, mejor todavía, una vacuna; hasta entonces, el objetivo es mantener los contagios en un nivel bajo, señaló.

Edición: Luis Alonso