Francia registra el primer fallecido en Europa por el coronavirus

Vista exterior del hospital Bichat en París, Francia, el 25 de enero de 2020. EFE / EPA / IAN LANGSDON

París (EFE).- Francia ha registrado la primera muerte de un paciente con coronavirus en Europa. Se trata de un turista chino de 80 años que estaba hospitalizado en París, anunció este sábado la ministra francesa de Sanidad, Agnès Buzyn; el mismo día que la OMS reconoció que es “imposible” predecir la dirección del coronavirus

El fallecido, originario de la provincia de Hubei -la más afectada en China-, había llegado a Francia el 16 de enero y llevaba desde el 25 de enero ingresado en el hospital Bichat de la capital francesa. Se encontraba en estado muy grave, con respiración artificial.

El hombre estuvo ingresado inicialmente en el servicio de reanimación y luego pasó al que se encarga de enfermedades infecciosas con un dispositivo especial para evitar los contagios.

Buzyn, que compareció ante la prensa, explicó que hay otros seis pacientes con la enfermedad que se encuentran hospitalizados en Francia, pero no hay inquietud sobre su situación.

También recordó que otras cuatro personas que habían sido infectadas se han curado y han sido dadas de alta.

La hija del paciente muerto, que viajó junto a él a Francia para una estancia turística, también se contagió con el coronavirus y fue internada en el mismo hospital, pero ha evolucionado favorablemente y debe ser dada de alta próximamente.

La ministra señaló que, teniendo en cuenta la situación de la enfermedad, hay que preparar el sistema sanitario francés para la eventualidad de que la epidemia originada en China se extienda por el mundo y se convierta en pandemia.

Con esa perspectiva, dijo que el martes próximo recibirá a los representantes del personal sanitario que trabaja en los hospitales y en otros centros de atención.

OMS: es “imposible” predecir la dirección del coronavirus

La Organización Mundial de la Salud (OMS) afirmó este sábado que es “imposible” predecir la dirección que tomará el coronavirus de China y manifestó la “preocupación” por el “creciente número de casos” en ese país, según su director general, Tedros Adhanom Ghebreyesus.

En una rueda de prensa en la conferencia de seguridad de Múnich (Alemania), Tedros dijo que los expertos de la organización trabajan “estrechamente” con los de China y manifestó su preocupación por los “rumores y desinformación” surgidos en relación con la enfermedad.

“En la OMS estamos preocupados por la crisis potencial que este coronavirus podría provocar en países con sistemas sanitarios más débiles” que el de China, donde las últimas informaciones oficiales cifran en 1.523 el número de fallecidos.

El director general de la OMS consideró sin embargo que la actuación de las autoridades chinas ha dado un tiempo de ventaja al resto del mundo para combatir la enfermedad, aunque añadió: “no sabemos cuánto tiempo”.

“Todos los países tienen que prepararse para la llegada de casos de COVID-19, para tratar a los enfermos con dignidad y compasión y para prevenir la transmisión y proteger a los trabajadores sanitarios”, agregó.

Tedros Adhanom Ghebreyesus manifestó además la preocupación de la OMS por “la falta de urgencia” que se detecta en relación con la financiación de la respuesta a la difusión del coronavirus.

También dijo que la organización recibe con inquietud las noticias procedentes de China respecto al número de trabajadores sanitarios que se han contagiado o que han muerto por el coronavirus.

Añadió que no obstante un aspecto positivo es que se ha podido hacer llegar con rapidez equipos de diagnóstico del COVID-19 y suministros de máscaras, guantes, trajes protectores y equipos a los países en los que más se necesitan.

En cuanto a la investigación científica para encontrar el modo de detener la propagación de la enfermedad, destacó que la comunidad internacional ha sido capaz de unirse e “identificar y acelerar” las necesidades más urgentes para contar con diagnósticos, tratamientos y vacunas.

No obstante la situación en China, el director general de la OMS se mostró aliviado por el hecho de que, fuera de ese país, no se ha detectado una “transmisión extensa” del COVID-19

Edición: Catalina Guerrero