España apoya la compra conjunta de vacunas en la UE y pide que se asegure una distribución justa y equitativa

-Una técnica del laboratorio del Hospital Universitario de Álava trata las muestras de un centro de salud de su ámbito territorial para su análisis. EFE/David Aguilar

Bruselas/Madrid (EuroEFE).- Los países de la Unión Europea (UE) se mostraron este viernes favorables a que la Comisión Europea (CE) diseñe un sistema para la adquisición temprana y centralizada de vacunas contra el COVID-19 y que, una vez disponibles, se distribuyan simultáneamente en función de los Estados miembros.

“No hay objeciones, que yo sepa. Ningún Estado miembro ha dicho que no vaya a unirse”, declaró la comisaria europea de Sanidad, Stella Kyriakides, al término de una reunión informal por videoconferencia con los ministros de Sanidad de los países de la Unión Europea.

Licitación conjunta europea

La comisaria hizo una presentación -a puerta cerrada- sobre ese sistema de licitación conjunta, que Bruselas cree que sería más eficaz y contribuiría a evitar una competencia entre Estados miembros con diferente poder adquisitivo para hacerse antes con vacunas para sus ciudadanos.

Según Bruselas, los acuerdos de compra temprana con diferentes centros que trabajan en el desarrollo de una vacuna para el COVID-19 diversificaría el riesgo de los países de la UE, que serían los responsables de la compra última y la utilización de las vacunas exitosas.

Las capitales, que son quienes tienen las competencias en Sanidad en la UE, diseñarían sus propias campañas nacionales de vacunación.

La Comisión Europea incorporará ahora los comentarios de los países a su borrador y presentará oficialmente su estrategia la próxima semana, en una fecha aún por definir, indicó la comisaria.

Kyriakides precisó que Bruselas dispone de 2.400 millones ya presupuestados y “por ahora no hay necesidad” de que las capitales aporten más contribuciones financieras.

La vacuna es la única salida a la crisis

La Comisión, que ha iniciado ya los primeros contactos con los desarrolladores de vacunas, cree que su iniciativa no entra en conflicto con la “alianza” anunciada la pasada semana por Alemania, Francia, Italia y Holanda para unir fuerzas en las negociaciones con futuros proveedores de vacunas contra el Sars-CoV-2.

“Veo a todos en el mismo lado. Buscamos una forma rápida y flexible de conseguir la vacuna (…) y trabajamos estrechamente con ellos (…) para el beneficio de los Veintisiete”, dijo Kyriakides.

La comisaria señaló que, si bien los datos sobre el COVID-19 en Europa evolucionan favorablemente y la incidencia del coronavirus “ha decaído un 80 % desde el pico del 9 de abril” hasta el pasado 9 de junio, la crisis “aún no ha terminado” y la vacuna será “la única verdadera salida de la crisis”.

Más presupuesto en Sanidad

Otro de los puntos abordados en el Consejo de ministros europeos de Sanidad fue el futuro presupuesto de la UE en sanidad para el período 2021-2027.

La Comisión cree que hay que aprender de la crisis del coronavirus y abrir “un nuevo capítulo de las políticas sanitarias de la UE” y aboga por una dotación de 9.400 millones de euros, lo que supone multiplicar por 23 la partida fijada para el período 2014-2020.

Bruselas quiere que esa dotación sirva para crear sistemas más resilientes, con cobertura sanitaria universal, reservas estratégicas de material sanitario, mayor innovación tecnológica y menos desigualdades en materia de salud.

El ministro español de Sanidad, Salvador Illa, se mostró favorable a los grandes pilares del mecanismo de compra conjunta de vacunas y el futuro programa de salud, cuya dotación tendrá que negociarse junto con el resto del presupuesto de la UE a largo plazo, y advirtió que hay que “estar preparados para una posible segunda ola” de coronavirus.

Reindustrialización farmacéutica 

Los países de la UE también se mostraron favorables a trabajar por una “relocalización de productos farmacéuticos, incluidas las materias primas, en el territorio de la Unión Europea” para ganar “autonomía” ante futuras crisis, como dijo el titular francés de Sanidad, Olivier Véran.

También Alemania se inclinó por esa estrategia y sugirió introducir “incentivos financieros” para “revertir la tendencia” de derivar esa producción farmacéutica a terceros países.

La Comisión espera aprobar a final de año una “hoja de ruta” para una Estrategia Farmacéutica para Europa que garantice “la asequibilidad, la sostenibilidad y la seguridad del suministro”.

Futuro de la OMS

Por último, tanto París como Berlín señalaron que la UE debería de tener más influencia en la futura gobernaza sanitaria global una vez se haga una “evaluación y reforma de la Organización Mundial de la Salud (OMS)” tras la crisis del COVID-19, dijo el ministro francés.

Apoyo sin fisuras de España

España mostró este viernes su apoyo el acuerdo de compra anticipada de vacunas contra la COVID-19 y pidió que se asegure una distribución justa y equitativa entre los países miembros, de acuerdo a la situación epidemiológica de cada uno de ellos.

En la reunión informal de ministros de la UE, el ministro español de Sanidad, Salvador Illa, defendió este viernes la necesidad de crear “un marco regulatorio claro” para la adquisición y la adjudicación de contratos, así como para el contenido del contrato final que deberán firmar los Estados miembros, informaron fuentes sanitarias españolas en un comunicado.

“Reconocemos la necesidad de tener una o más vacunas lo antes posible, es urgente minimizar el impacto de la segunda ola probable y recuperar la normalidad”, justificó Illa.

El ministro reconoció la necesidad de invertir en la capacidad de producción de vacunas, mientras la investigación aún está en curso, y reivindicó “garantizar la transparencia de todo el proceso de adquisición y compra”.

Por ello, se mostró partidario de que la Comisión Europea garantice que el proceso se lleve a cabo conforme a las normas aplicables de contratación pública comunitarias y de los Estados miembros.