Italia garantizará hasta 200.000 millones en créditos a empresas por la crisis del coronavirus

EFE/EPA/CHIGI PALACE PRESS OFFICE/FILIPPO ATTILI

Roma (EuroEFE).- El Gobierno italiano aprobó este lunes un decreto con el que garantizará hasta el 90 % en créditos para empresas por valor de hasta 200.000 millones de euros, una medida con la que pretende facilitar liquidez ante la crisis del coronavirus.

“Con este decreto realizamos una intervención sin precedentes para apoyar la liquidez del sistema productivo: implementamos 200.000 millones de euros en garantías para préstamos de hasta el 90 % garantizados por el Estado para empresas de todo tipo, sin límite en su facturación”, explicó el ministro de Economía italiano, Roberto Gualtieri, en una rueda de prensa en Roma.

Indicó que estos créditos podrán alcanzar el 25 % de la facturación de las empresas o incluso duplicar el coste del personal, con un sistema de administración simple y directo para el sistema bancario que tendrá unas condiciones, entre ellas que las compañías que soliciten estos préstamos no podrán distribuir dividendos.

Junto con el decreto aprobado en marzo, con el que el Gobierno dio luz verde a una partida de ayudas de hasta 25.000 millones de euros, se movilizan “750.000 millones de euros en recursos garantizados por el Estado”, dijo Gualtieri.

El Ministro de Desarrollo Económico, Stefano Patuanelli, apuntó por su parte que el Ejecutivo quiere apoyar a las pequeñas y medianas empresas, y por eso se les permitirá solicitar préstamos de hasta 5 millones de euros con garantías estatales del 90 %.

El Gobierno italiano no ha aprobado garantizar el total de estos préstamos por algunas reticencias internas de algunos miembros que apuntaban a que si los bancos que deben conceder los créditos no asumían ningún riesgo podría haber un menor control en la solvencia exigida a las empresas a las que se les presta, según los medios locales.

La garantía estatal será total en el caso de los autónomos como artesanos o fontaneros, dijo Patuanelli, que podrán requerir hasta 25.000 euros, cuyo desembolso será inmediato y sin restricciones, sin evaluaciones crediticias o de desempeño.

“Solo será necesario presentar el alta de autónomo y la declaración de la renta, y el banco proporcionará inmediatamente el dinero porque la garantía estatal es completa y automática, y no habrá evaluación por parte del banco”, subrayó Patuanelli.

El primer ministro italiano, Giuseppe Conte, destacó que el decreto facilita “una liquidez inmediata de 400.000 millones” de euros a las empresas italianas, la mitad para el mercado interno y la otra mitad para fortalecer las exportaciones.

Además, el decreto blinda a las empresas cotizadas consideradas estratégicas frente a la especulación y la intromisión hostil de inversores extranjeros en sus capitales, como consecuencia de su situación de debilidad bursátil derivada de la crisis del coronavirus.

Es el llamado “golden power” en Italia, una facultad del Estado para intervenir en operaciones de mercado relacionadas con empresas consideradas estratégicas y que ya se aplica a sectores como el de la energía, la defensa y las telecomunicaciones, y que ahora se extiende al sector alimentario, bancos, sanidad, seguros, transporte y ciberseguridad.

De esta manera, se impedirá a las empresas extranjeras incrementar sus participaciones en cotizadas estratégicas por encima de un 10 % de su capital, también dentro de la Unión Europea (UE).

El Ejecutivo italiano ha aprobado un confinamiento total a nivel nacional y la suspensión de todas las actividades productivas no esenciales hasta el 13 de abril para intentar contener el virus, aunque en el país se da por descontado que se alargará hasta mayo, como ha recomendado Protección Civil.

 

Para ayudar a las empresas a mitigar las consecuencias de esta emergencia, el Gobierno aprobó en marzo un primer paquete de estímulos al que le seguirá otro en abril, que incluirá una partida de “30.000 millones de apoyo a estas garantías” estatales, adelantó el ministro de Economía.

Finalmente, Conte insistió en la necesidad de que la Unión Europea apruebe los llamados “coronabonos”, es decir, la emisión de deuda conjunta, para superar la crisis económica derivada del coronavirus, algo a lo que se oponen países como Alemania, Holanda, Austria y Finalandia, a la vez que rechazó que se utilice el Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE) o fondo de rescate europeo, como defiende Berlín, por ser “un instrumento inadecuado”.

Aprobado general para los estudiantes

Por otro lado, el Gobierno ha promulgado un decreto con el que otorga un aprobado general a todos los estudiantes este curso, una medida que busca que ninguno se quede atrás como consecuencia de la emergencia del coronavirus, que ha causado más de 16.000 fallecidos y ha obligado a cerrar escuelas y universidades en el país.

“Estamos asegurando el año escolar”, ha dicho la ministra italiana de Educación, Lucia Azzolina, en una rueda de prensa.

Con esta medida, todos los estudiantes serán aprobados, con independencia de su nota en los primeros meses del curso escolar, y pasarán al siguiente de forma automática.

No tendrán exámenes y serán calificados por su rendimiento en el año, también durante los últimos meses en los que han recibido educación a distancia.

“Si hay asignaturas que tengan que recuperar, lo harán en septiembre”, ha señalado la ministra.

El Gobierno ha diseñado este decreto con dos escenarios en el horizonte, que giran en torno a la fecha del 18 de mayo, dependiendo de si para entonces las clases se reanudan, aunque la hipótesis de que no sea así es la más plausible.

Si el 18 de mayo se reabren los colegios, habrá cuatro semanas de clases presenciales para todos los estudiantes.

Los alumnos que tienen que hacer la prueba de acceso a la universidad (conocida en Italia como “Maturitá”) y aquellos de 14 años que han de examinarse a nivel nacional obligatoriamente en Italia para continuar con sus estudios secundarios superiores harán una prueba escrita similar a la que se realiza habitualmente.

Pero si el 18 de mayo la actividad docente no vuelve a las aulas, los estudiantes que tienen que acceder a la universidad harán una prueba oral en alguna plataforma digital, mientras que los de 14 años no se someterán a examen alguno.

Los médicos protestan por la falta de protección

Mientras, los sindicatos de médicos del Servicio Nacional de Salud italiano amenazan con una huelga “virtual” por falta de protección para los profesionales que luchan contra la pandemia del coronavirus, cuando ya han muerto 87 facultativos desde el comienzo de la crisis.

Los sindicatos han proclamado el “estado de agitación” por la falta de medidas de protección tras señalar, en una nota unitaria, que han hecho “numerosos llamamientos al Gobierno y al Parlamento para la seguridad de los operadores desde el inicio de la pandemia”.

“Nos vemos obligados, a nuestro pesar, a proclamar el estado de agitación en las categorías profesionales representadas, sin excluir la proclamación de un día de protesta nacional para ser implementado en una forma ‘virtual’, es decir, garantizando la ejecución regular del desempeño laboral”, aseguran.

Según la lista que publica la Federación de colegios médicos (Fnomceo), y que se actualiza constantemente, en estos momentos son ya 87 los facultativos fallecidos en el ejercicio de su deber por el coronavirus.

En el portal, que luce un lazo negro en una esquina, se van añadiendo el nombre y especialidad de cada médico fallecido, médicos de familia, internistas, reanimadores, cardiólogos, entre otros.

Según el último informe del Instituto Superior de la Salud, 12.252 trabajadores sanitarios están infectados.

Editado por Miriam Burgués