La UE presentará a la OMS una propuesta para analizar cómo se originó el coronavirus

El alto representante de la UE para la Política Exterior, Josep Borrell, en una imagen de archivo. EFE/EPA/OLIVIER HOSLET/ARCHIVO

Bruselas (EuroEFE).- Los países de la Unión Europea (UE) preparan una resolución para la asamblea anual de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que comienza el 18 de mayo, sobre cómo se originó el nuevo coronavirus, informó este jueves el alto representante comunitario para la Política Exterior, Josep Borrell.

“El día 18 es la asamblea de la OMS y los Estados de la UE van a presentar una propuesta para analizar cómo se ha producido y cómo se ha generado”, indicó Borrell en un encuentro con la prensa por videoconferencia.

El jefe de la diplomacia comunitaria explicó que “algunos Gobiernos ya se han pronunciado a favor de abrir una investigación”, como Suecia y Alemania, y que ahora “vamos a ver qué dicen los demás” Estados miembros.

“Para mí está claro que necesitamos datos más sólidos y quizá una entidad más capaz de analizar situaciones de alerta como la que se ha producido, en algunos casos con retraso a juzgar por la información que se tiene”, comentó.

En opinión de Borrell, conocer el origen del virus “ayudaría a prevenir episodios como este”, y defendió que “cuanta más información científica válida se consiga sobre cómo se ha producido, nos va a ayudar a todos, y todo el mundo tiene interés en saberlo”.

El político español dijo que habrá aún que ver el contenido de la resolución que la UE propone a la OMS dado que “algunos países ya se han manifestado a favor” y “otros no se han pronunciado todavía”.

“Pero por supuesto, habría que conocer al máximo la generación de esta epidemia”, agregó.

En cualquier caso, dejó claro que Europa “no debe participar en el juego de reproches mutuos entre China y Estados Unidos” sobre el origen del virus, sino “tener una actitud más basada en datos científicos, en una voluntad de cooperación”.

Es posible que el coronavirus circulara por Francia ya en diciembre y el riesgo de volver al confinamiento es "muy real", según la OMS

Ginebra/Madrid/Londres/Roma/Berlín/Moscú (EuroEFE).- Expertos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) consideraron este miércoles posible que el coronavirus causante de la COVID-19 circulara ya por Francia en diciembre, como afirmó un estudio médico esta semana, aunque subrayaron que hay que …

 

La OMS iniciará su asamblea anual el 18 de mayo de manera virtual debido a la actual pandemia, en lugar de celebrarse como es habitual en la sede europea de las Naciones Unidas en Ginebra.

La asamblea, dadas las circunstancias, se dedicará casi íntegramente al análisis de la pandemia de la COVID-19, en un momento en que cientos de laboratorios de todo el mundo trabajan por hallar vacunas y tratamientos contra una enfermedad que ha matado a casi 250.000 personas en todo el planeta.

Oportunidad para la UE en el nuevo orden mundial

Por otro lado, Borrell consideró que el nuevo orden mundial tras la pandemia de coronavirus ofrece una “oportunidad” a la UE si se mantiene “unida”, ante la decadencia del multilateralismo y el bajo perfil de Estados Unidos en la crisis.

“Para Europa hay una oportunidad. Porque en ese nuevo orden mundial que habrá que construir por encima de cierto desorden, Europa puede tener un papel. Dependerá de su unidad interna, no se puede ser fuerte fuera si no eres fuerte dentro”, aseveró.

El jefe de la diplomacia comunitaria consideró que el coronavirus “ha acabado de reventar el modo de gobernanza multilateral que, más mal que bien, seguía renqueando desde los últimos años”, y al que había “debilitado todavía más” la actitud de EEUU en defensa del unilateralismo.

Además, en su opinión, EEUU “no ha ejercido el papel que había sido el suyo desde finales del siglo pasado, donde ese liderazgo mundial, que ya era cada vez más reticente, se ha debilitado en esta crisis por voluntad propia”.

“Es evidente que su participación en las reuniones internacionales ha sido escasa”, apuntó, y mencionó que el Consejo de Seguridad de la ONU “está paralizado” al no haber logrado sacar adelante resoluciones sobre la crisis.

En cambio, alertó de que en Europa “tenemos la segunda gran crisis del euro” tras la de 2008, a causa de la pandemia, y que “estamos discutiendo de nuevo cómo organizar la solidaridad entre los Estados miembros”.

“Otra vez han vuelto las fronteras y los dos pilares de la Unión, que son Schengen y el euro, vuelven a estar enfrentados a dificultades prácticas”, constató.

Borrell destacó la incertidumbre ante la respuesta de la UE a la crisis económica o la “creciente controversia” entre EEUU y China, que han entrado en “un juego de echarse las culpas para ver quién es el responsable” del origen del virus y en una “batalla de narrativas” basada en la ayuda que dan a los demás o en su capacidad interna para hacer frente a la enfermedad.

En cualquier caso, sobre China, aseguró que su relación con sus autoridades es “excelente” y que reconoce su “gesta” de progreso en los últimos 40 años, pese a que “no es un secreto descubrir ahora que hay censura y control de los medios de comunicación”.

“Nuestra delegación allí tiene que trabajar con los límites que imponen las autoridades. En cambio, las embajadas chinas en Europa actúan con total libertad para utilizar las plataformas (…). Dentro de ese contexto, nuestras delegaciones hacen todo lo que pueden para pasar el mensaje europeo al público chino, tratando de superar estas barreras, que no son nuevas”, comentó.

En opinión de Borrell, la UE debe extraer lecciones de esta crisis, como promover reservas de seguridad de material crítico, como artículos médicos o de protección personal, algo en lo que ya está trabajando, o plantearse tener más competencias para actuar en el ámbito sanitario, una política que está en manos de los Estados miembros.

“Al final, los europeos juzgarán a Europa tras la crisis en función de la sensación de si les ha protegido”, consideró, a la vez que auguró que el populismo será “uno de los perdedores” por su rechazo a contar con expertos, cuando el coronavirus ha hecho “resurgir la confianza en los científicos”.

Editado por Miriam Burgués