Los laboristas británicos acusan al Gobierno de “lentitud” ante la pandemia

El líder del Partido Laborista británico, Keir Starmer, a la salida de su domicilio en Londres el 22 de abril de 2020. EFE/EPA/WILL OLIVER

Londres (EuroEFE).- El líder del Partido Laborista británico, Keir Starmer, acusó este miércoles al Gobierno conservador de “lentitud” en su respuesta a la pandemia del nuevo coronavirus, cuando las muertes por COVID-19 en el Reino Unido superan ya las 18.000.

En su debut como líder de la oposición en la Cámara de los Comunes, que tuvo su primera reunión telemática tras ser suspendida el 25 de marzo, Starmer destacó que “hay un patrón” de lentitud que se repite en la actuación del Ejecutivo, cuyo jefe, Boris Johnson, sigue convaleciente tras contraer el virus.

“El Reino Unido ha sido lento en imponer las restricciones, lento en la realización de test y lento en adherirse a ofertas para adquirir” material sanitario, afirmó Starmer, elegido el 4 de abril en sustitución de Jeremy Corbyn.

Keir starmer, un eurófilo al frente del Partido Laborista británico

Londres (EuroEFE).- El eurófilo Keir Starmer, abogado experto en derechos humanos, asume la tarea de liderar la reconstrucción del Partido Laborista británico, desgarrado en los últimos años en dos frentes, el que divide a los favorables y contrarios al Brexit, …

El exfiscal del Estado se enfrentó en los Comunes al ministro de Exteriores, Dominic Raab -en representación del primer ministro-, al que reclamó que cumpla su promesa de ofrecer para fin de mes 100.000 análisis diarios de COVID-19, contra los menos de 23.000 que se hacen hasta ahora, a fin de mejorar la gestión de la pandemia.

Raab insistió en que el Ejecutivo “trabaja con varios laboratorios” para aumentar “su capacidad” de hacer test y llegar a ese objetivo, si bien admitió que hay que mejorar “la distribución y logística” para asegurar el acceso a esas pruebas de los sectores más necesitados y el resto de la población.

Starmer también acusó al Gobierno de Johnson de faltar a su promesa de proporcionar equipamiento de protección personal, como mascarillas o guantes, a todo el personal sanitario, a lo que Raab respondió que se hace “todo lo posible” para adquirir el material en “un contexto internacional muy competitivo”.

El líder laborista señaló los indicios de que el Ejecutivo “tory” pudo rechazar hace semanas una oferta de la Comisión Europea para unirse a su programa de adquisición de equipamiento protector y ventiladores.

En una intervención posterior, el ministro de Sanidad, Matt Hancock, aseguró que el Reino Unido “está en el pico” de la pandemia y reiteró que no se levantará el confinamiento social hasta que sea seguro hacerlo.

Más de 18.000 muertos y confinamiento al menos hasta el 7 de mayo

Según los últimos datos del ministerio, el número de personas fallecidas en hospitales del Reino Unido por COVID-19 ascendió a 18.100, tras sumar 763 en un día, con 133.495 contagios confirmados desde que se detectó la enfermedad.

El número de muertes diarias ha descendido ligeramente respecto al martes, cuando se comunicaron 823, y al récord de 980 registradas el 10 de abril.

Hancock recordó que las restricciones impuestas para evitar la propagación del virus no se levantarán hasta que se cumplan las condiciones fijadas por el Gobierno el pasado día 16, cuando extendió el encierro hasta al menos el 7 de mayo.

Estas incluyen que el Servicio Nacional de Salud pueda afrontar la pandemia, que haya “una caída sostenida” en las tasas de mortalidad diarias y que el número de infecciones baje “a niveles manejables”.

El Ejecutivo también debe poder garantizar test y cantidades adecuadas de equipos de protección personal para el sector sanitario y estar seguro de que cualquier cambio no provocará un segundo pico.

En su comparecencia, el titular de Sanidad reconoció también que las cifras reales de defunciones por COVID-19 en este país pueden ser en torno a un 20 % superiores a las que ofrece el Gobierno, que solo recoge los decesos ocurridos en hospitales y no en residencias o domicilios.

Un análisis del periódico “Financial Times” publicado este miércoles, que combina esos datos con los más completos facilitados por la Oficina Nacional de Estadísticas, sitúa el número estimado de muertes en el Reino Unido en unas 41.000, más del doble que la medida oficial.

Editado por Miriam Burgués