Los niños vuelven a las calles españolas, mientras se prepara la desescalada

Una madre y su hija se hacen un selfi en Madrid en el primer día de paseo para niños con sus padres. [EFE/ Mariscal]

Madrid (EuroEFE).- En medio del entusiasmo y el respeto a las normas, patinetes, triciclos y carritos de bebé han vuelto este domingo a las calles españolas tras más de 40 días en los que la pandemia de coronavirus había enclaustrado a los niños en sus hogares para “desesperación” suya y de muchos de sus padres.

“No sé quién tenía más ganas de esto, si ellos o yo”, han reconocido muchos de los viandantes consultados por Efe que han aprovechado para pasear con sus hijos en la primera jornada de permiso concedida por el Gobierno desde que el pasado 14 de marzo se decretara el estado de alarma.

Es el caso del pequeño Simón, de 2 años, quien según su madre, Carolina, aguardaba desde primera hora el momento de salir, impaciente junto a la puerta con las zapatillas puestas y sin haberse quitado siquiera el pijama.

No ha sido hasta las diez de la mañana cuando las calles han empezado a vislumbrar poco a poco una estampa inédita desde hace semanas.

“Ha sido duro, sí, sobre todo teletrabajar con ellos en casa y con tanta energía acumulada”, ha señalado Celia, que no sabía cómo reaccionaría la más pequeña de sus hijos, de solo 11 meses, a este contacto con una realidad casi nueva para ella.

Una niña toca una amapola en un campo de Badajoz, en su primer día de paseo. EFE/Ana Isabel Crespillo

No ha sido la única maravillada. “Se han quedado boquiabiertos con las fuentes, como si no las hubiesen visto nunca. Me decían: ‘¡Mira, mamá, una flor!'”, ha relatado otra de las consultadas por Efe junto a dos de sus hijos, afortunados respecto a su hermana adolescente, que como mayor de 14 años “se ha tenido que quedar en casa pese a las ganas que tiene de ver al novio”.

En el centro de Madrid las escenas han sido de relativa calma aún con el entusiasmo inicial, con coches policiales de paso esporádico por las principales calles y algún que otro pequeño corredor interceptado por su padre cuando tomaba velocidad frente a las áreas recreativas infantiles, cerradas todavía como medida de seguridad.

Entre esos primeros paseantes, pocas mascarillas. A este respecto, la guía editada por el Gobierno indica que no son obligatorias, solo recomendables donde no se puedan guardar los dos metros de separación y para niños a partir de 3 años cuando se pueda asegurar un uso adecuado de las mismas.

“Ni con sus dibujos favoritos cosidos hemos conseguido que quisiera ponérsela”, ha reconocido Delia ante la reacción de uno de sus sobrinos.

Los adultos han velado en general por que se guardaran las distancias y el resto de indicaciones, incluida la de no alejarse más de un kilómetro del domicilio o superar la hora de paseo, aunque, como ellos mismos reconocían, “esta es una cuestión de responsabilidad personal que el Gobierno no puede controlar”.

Numerosos vecinos de Pamplona se han quejado porque muchos padres también han sacado las bicis a la calle para acompañar a sus hijos. En este sentido, han indicado que la normativa es algo “ambigua”, aunque se está siguiendo el criterio expresado de que los acompañantes de los menores no pueden ir en bicicleta.

Los paseos marítimos y playas también se han llenado este domingo de padres o madres con niños, que caminaban por las zonas ajardinadas y correteaban por la misma arena, pero sin bañarse en el agua, sin entrar en los espacios recreativos infantiles y guardando una prudente distancia con el resto de viandantes.

Una niña y su madre en una playa de Mallorca. EFE/Cati Cladera

Expertos no descartan confinamiento de grupos de población durante largos periodos

Los expertos que asesoran al Gobierno de España en la pandemia no descartan el confinamiento “total o parcial” de grandes grupos de población durante largos periodos con el fin de poder eliminar el virus o dar margen al desarrollo de una vacuna que podría tardar más de doce meses en estar disponible.

Han planteado además que los hospitales deben estar preparados para disponer, en caso de necesidad, del doble de camas de UCI que tenían antes de la crisis causada por el coronavirus, e identificar espacios que permitan un incremento “de hasta el triple” de esa capacidad.

Así consta en las “Recomendaciones sanitarias para la estrategia de Transición” que el Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias ha remitido hoy al presidente del Gobierno.

Este documento incide en que la reducción máxima del número de casos de COVID-19 exigiría “fuertes medidas de distanciamiento social”, que pueden incluir ese confinamiento de grandes grupos durante un largo tiempo.

Las recomendaciones que este Centro ha trasladado al Ejecutivo para tratar de asegurar una gestión “eficaz y segura” de la epidemia se centra en cuatro áreas: la asistencia sanitaria; la vigilancia epidemiológica; la identificación y contención precoz de las fuentes de contagio; y las medidas de protección colectiva.

El objetivo de las estrategias que se deben adoptar ahora es, según el Comité de Coordinación que dirige el doctor Fernando Simón, reducir el número de casos hasta un nivel asumible por el sistema sanitario evitando el riesgo de que desborde o vuelva a sufrir el estrés al que ha estado sometido durante la primera onda epidémica.

Pretenden además esas recomendaciones garantizar la asistencia a todos los pacientes -a los de COVID-19 y al resto-, y asegurar la protección de los colectivos más vulnerables “minimizando el coste humano, social y económico durante la gestión de la epidemia”.

Los expertos creen que esos objetivos se pueden lograr “con un proceso ordenado de transición” de la situación actual, con medidas extremas de distanciamiento social, hacia una “nueva normalidad” que asegure la reducción de riesgos.

La playa de Gijón, con los niños desconfinados. EFE/Juan González

En el informe que han trasladado al Gobierno, los expertos constatan que no se puede predecir con seguridad cuál va a ser la evolución de la epidemia en España durante el próximo año, debido a la incertidumbre sobre la proporción de población que está infectada, a la duración de la inmunidad, la posible trasmisión estacional del virus y la forma en que evolucionará la pandemia en el resto del mundo.

Las recomendaciones de los expertos apuestan por una asistencia sanitaria “reforzada” para evitar que el sistema sanitario vuelva a una situación similar a la que ha tenido en las últimas semanas y para poder reanudar la asistencia habitual de pacientes con patologías diferentes a la COVID-19.

Desescalada gradual y prioridad por sectores económicos

La desescalada hacia la “nueva normalidad” se hará con un plan gradual para la recuperación de la economía en el que el Gobierno trabaja desde hace semanas y que establecerá prioridades por sectores.

Así lo ha dicho este domingo en rueda de prensa la vicepresidenta cuarta y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera, que es la responsable del plan de desescalada, aunque no ha precisado de qué sectores se trata.

Para ello, el Gobierno trabaja con empresarios, sectores, sindicatos y organizaciones del tercer sector para construir entre todos el proceso hacia la normalización de la actividad.

Ha afirmado que el Ejecutivo “sigue con preocupación” el turismo, sector que le consta que ya trabaja en el concepto “turismo seguro”, tanto para los que vienen a España como para los nacionales, de modo que la llegada no suponga aumentos del riesgo.

En el ámbito de las aerolíneas, Ribera ha recordado que las empresas están analizando cómo abordar esta crisis, aunque la solución es compleja y debería ser concertada al menos en el ámbito europeo.

En las próximas semanas habrá un proceso “gradual” de recuperación de la economía para preparar la reapertura a medida que se confirme la “solvencia sanitaria” en los sectores que quedaron cerrados, o teniendo en cuenta cuáles son tractores y cuáles tienen más dificultad para recuperarse.

El Gobierno analizará también la capacidad de recuperación de cada sector, consciente de que algunos tienen una mayor posibilidad de respuesta y otros, que no ha concretado, más ligados a la temporalidad o las pymes requerirán tiempos distintos.

La vicepresidenta cuarta ha explicado que el Ejecutivo ha identificado tres ámbitos prioritarios: la incidencia social de la crisis, la recuperación de la actividad en condiciones seguras -“perder el miedo a la recuperación sin perder el miedo al virus”- y cómo consolidar el aprendizaje en estas semanas de confinamiento para trabajar en entornos seguros.

Un índice de contagios inferior a 1 por ciento

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha destacado este domingo que con la tendencia que muestran los últimos datos sobre el índice de contagios por coronavirus “estamos consolidando el descenso, estamos definitivamente doblegando la curva”, lo que ha considerado “relevante poner de manifiesto”.

En rueda de prensa, ha explicado que desde que se decretó el estado de alarma el pasado 14 de marzo se ha pasado de un índice de contagios del 35 por ciento, e índices “incluso superiores”, al “mejor dato hasta ahora”, al haber llegado hoy a un índice del 0,8 por ciento, que es “inferior al de Alemania”.

Tras recordar las tres etapas “en este combate”, ha señalado que tras la etapa de transición a la nueva normalidad o desescalada, entraremos en la tercera y última que es aprender a vivir con el virus “hasta que tengamos una vacuna que nos permita derrotarlo definitivamente”.

 La cifra diaria de muertos por coronavirus en España ha caído hasta los 288, 90 menos que ayer, con lo que suma un total 23.190, en tanto que los nuevos casos diagnosticados en las últimas 24 horas han descendido a los 1.729 y hacen un total de 207.634.

Siguen aumentando las altas que, con otras 3.024 personas curadas en 24 horas, suman 98.732, según los últimos datos facilitados por el departamento que dirige Salvador Illa.

Edición: Luis Alonso