OMS: 21 países europeos están relajando medidas, pero “hay que seguir alerta”

Un hombre patina con un niño en una calle de Valencia en el cuadragésimo quinto día de confinamiento. EFE/Manuel Bruque

Ginebra/Berlín (EFE).- Casi la mitad de los países europeos (21 de 44) están ya relajando las medidas de aislamiento social tomadas para frenar la pandemia de COVID-19, pero “hay que seguir alerta”, afirmó este jueves el director regional para Europa de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Hans Kluge. Mientras, virólogos alemanes advirtieron en contra de apostar por la “inmunidad de rebaño”.

“La situación en Europa sigue siendo grave, y aunque hay una estabilización en la parte occidental la gráfica de nuevos casos se mantiene en ascenso en el este”, subrayó Kluge, quien resaltó que países como Rusia, Ucrania o Bielorrusia aún muestran esa tendencia ascendente.

El continente acumula el 63 por ciento de las muertes en el mundo por COVID-19 (129.000 en los países europeos), pero sólo el 46 por cien de los casos, con 1,4 millones.

Kluge advirtió a los 21 países que han comenzado las reaperturas de comercios y están relajando los confinamientos, y a los 11 que están ya elaborando estrategias similares, que “deben permanecer en vigilancia y dispuestos a tomar otras medidas si es necesario, ya que este virus no perdona”.

El experto belga también pidió que en la actual emergencia sanitaria autoridades y familias no olviden la necesidad de vacunar a los niños contra enfermedades como el sarampión, la rubeola, la difteria o la parotiditis, pese al temor de algunos padres a llevar a sus hijos a centros sanitarios en las actuales circunstancias.

“Debemos hacer todo lo que sea posible para evitar que los niños se conviertan en víctimas de esta pandemia” por hacerlas más vulnerables a otras enfermedades, subrayó el jefe regional de la OMS.

Ante esta circunstancia, Kluge recomendó a gobiernos y sistemas sanitarios europeos que mantengan una “red dual” que por una parte trate a los afectados de COVID-19 y por otra no olvide al resto de pacientes.

“El COVID-19 no va a desaparecer a corto plazo, por lo que estos sistemas duales pueden ofrecer la flexibilidad y resiliencia necesarios para administrar posibles nuevas olas de infecciones de coronavirus”, concluyó.

Dos viajeras con mascarilla en un autobús urbano en la capital vizcaína.EFE/LUIS TEJIDO.

OMS Europa abierta a uso general de mascarillas “acompañado de otras medidas”

La coordinadora en Europa de emergencias sanitarias en la Dorit Nitzan se mostró abierta al uso de mascarillas por parte de la población general, aunque matizó que debe ir acompañado de otras medidas, como el distanciamiento social.

“Si hay suficientes mascarillas entre la ciudadanía, pueden usarse, pero advertimos que la gente debe entender que no valen por sí solas, tienen que ir acompañadas de una completa serie de medidas como mantener la distancia con otros o seguir las recomendaciones sanitarias”, subrayó Nitzan en rueda de prensa virtual.

La OMS se ha mostrado durante semanas reticente a recomendar el uso generalizado de mascarillas, y ante la escasez de equipamiento de protección que en los picos de la enfermedad ha habido en muchos países, siempre abogó por priorizar su uso entre trabajadores sanitarios.

“Continuamos recomendando su utilización entre trabajadores de los sistemas de salud, personas que están cuidando de los enfermos, y pacientes”, subrayó la experta.

Virólogos alemanes advierten en contra de apostar por “inmunidad de rebaño”

El Instituto Robert Koch (RKI), el centro competente en epidemiología en Alemania, advirtió este jueves en contra de apostar por la “inmunidad de rebaño” y reiteró que hasta que no se encuentre una vacuna contra la COVID-19, el objetivo es “mantener plana la tasa de contagios”.

En una rueda de prensa, el presidente del RKI, Lothar Wieler, calificó de “ingenua” la idea de dejar que el virus recorra la población para lograr la denominada “inmunidad de rebaño”, porque si no se puede controlar el virus, Alemania -actualmente con 6.288 víctimas mortales por el coronavirus- tendrá que lamentar varios centenares de miles de muertos.

Recordó que el coronavirus puede ir acompañado de graves cuadros clínicos y probablemente dejar secuelas en muchos de los pacientes a los que, aseguró, no desear exponer a nadie.

“Y quien lo hace porque cree que con eso crea una ‘inmunidad de rebaño’ es ingenuo” y desde luego no tiene en mente la salud de las personas que de él dependen, agregó.

La inmunidad colectiva, para la cual sería necesario que se contagiara entre un 60 % y un 70 % de la población, no puede ser el objetivo, porque como se ha podido ver en otros países, “no funciona”, dijo.

Reconoció que a día de hoy no se sabe cuán buena es la inmunidad que desarrollan aquellas personas que han superado un contagio con el coronavirus.

En ese sentido, señaló no poder opinar acerca de si una vacuna aportará una inmunidad mayor que la desarrollada tras una infección natural.

Lo que sí está claro, dijo, es que si una vacuna es “efectiva y segura” morirán menos personas si están vacunadas que si se contagian de forma natural con el coronavirus.

“La idea de erradicar este virus sin vacuna, no funcionará”, dijo, y llamó nuevamente a no subestimar este virus.

Edición: Catalina Guerrero