Orban le contesta al PPE: no tengo tiempo de debatir “fantasías”

El primer ministro húngaro, Viktor Orban, recibe un avión con suministro médico procedente de China. [EFE/EPA/Tamas Kovacs]

Budapest (EuroEFE). El primer ministro húngaro, el ultranacionalista Viktor Orbán, aconsejó hoy al Partido Popular Europeo (PPE) no perder tiempo analizando “fantasías” sobre Hungría, ya que en tiempos de pandemia hay que concentrarse en salvar las vida de la gente, por lo que él no tiene tiempo para estos temas.

“Me cuesta imaginar que cualquiera de nosotros tenga tiempo para crear fantasías sobre las intenciones de otros países. En estos días eso es un lujo muy costoso”, escribe Orbán en una carta enviada este viernes al secretario general del PPE, el español Antonio López-Istúriz.

El antecedente de la carta, hecha pública hoy por una secretaria de Estado, es que 13 partidos del PPE (el PP español no está entre los firmantes) pidieron este jueves la expulsión del partido de Orbán (Fidesz) del grupo europeo, al considerar poco democráticas las medidas que el ejecutivo húngaro ha tomado frente a la pandemia de coronavirus.

Trece partidos del PPE piden expulsar a la formación del húngaro Orbán

Bruselas/Budapest (EuroEFE).- Trece formaciones de toda Europa pertenecientes al Partido Popular Europeo (PPE) han solicitado a su presidente, Donald Tusk, expulsar a Fidesz, el partido del primer ministro húngaro, Viktor Orbán, al considerar poco democráticas las medidas que ha tomado …

Para luchar mejor contra el COVID-19 Orbán gobierna desde este esta semana por decreto y por tiempo indefinido, teóricamente bajo control parlamentario, aunque al tener el Fidesz una mayoría de dos tercios ese control es, en la práctica, inexistente.

La medida ha generado críticas dentro y fuera del país, también por considerarse que la legislación limita la libertad de expresión.

“Tememos que el primer ministro Orbán utilice su poder recién alcanzado para extender más aún el control del Gobierno sobre la sociedad civil”, señalan los 13 partidos del PPE al pedir la expulsión del Fidesz.

“Con todo respeto, yo ahora no tengo tiempo para esto. Estoy dispuesto a discutir sobre cualquier tema una vez que la pandemia haya acabado” responde Orbán en su carta, añadiendo que actualmente dedica todo su tiempo a la lucha contra el coronavirus.

Trece países de la UE alertan contra medidas autoritarias para enfrentar al coronavirus

Madrid (EuroEFE).- Trece países de la Unión Europea (UE), entre ellos España, advirtieron este miércoles de que las medidas de emergencia que se aprueben para afrontar la pandemia de coronavirus deben “limitarse a lo estríctamente necesario”, ser “proporcionadas y temporales” …

Las medidas de Orbán no solo han generado críticas dentro del PPE, ya que 13 países comunitarios han firmado una misiva en la que expresan -sin mencionar explícitamente a Hungría- sus preocupaciones sobre el abuso de las competencias que surgen en una situación extraordinaria, como la actual.

Y como ese documento, apoyado por Gobierno como los de Alemania, Francia, Italia y España, no menciona a ningún país concreto, el propio ejecutivo húngaro también se unió anoche, asegurando estar de acuerdo con lo expuesto allí.

El presidente del PPE ya pidió reconsiderar la situación de Hungría

El presidente del conservador Partido Popular Europeo (PPE), Donald Tusk, instó este miércoles a los miembros de su formación a reconsiderar su rechazo a expulsar al partido húngaro Fidesz del PPE, tras la aprobación en Hungría de una enmienda que permite al Ejecutivo gobernar por decreto de forma indefinida.

En una carta a los miembros del partido europeo a la que tuvo acceso Efe, Tusk recalca que usar la pandemia de coronavirus para “construir un estado de emergencia permanente” es “políticamente peligroso y moralmente inaceptable” y se refiere directamente a la situación en Hungría, cuyo partido gobernante, Fidesz, está suspendido de pertenencia al PPE pero no expulsado del todo.

“Muchos de vosotros, aunque criticasteis al primer ministro (Viktor) Orbán por sus decisiones, no estuvisteis de acuerdo en expulsar a Fidesz de nuestra familia política. Pronto llegará el momento de que tengáis que reconsiderar vuestra posición”, advierte Tusk en la carta a los partidos nacionales del PPE.

Con la enmienda aprobada el lunes por el Parlamento húngaro, el Ejecutivo de Orbán podrá emitir decretos y decidir cuándo ha pasado la situación de emergencia bajo la que se ha justificado el cambio legal.

El Gobierno húngaro podrá, por ejemplo, suspender leyes y bloquear la divulgación de informaciones “que puedan obstaculizar o imposibilitar la defensa” (frente a la epidemia) y aplicar penas de hasta cinco años de cárcel para los infractores.

En su carta, Tusk asegura que la pandemia “justifica” que se apliquen medidas “extraordinarias, a veces restringiendo la democracia”, pero no que se “abuse” de ellas.

“El estado de emergencia o de alerta debe ayudar a los gobiernos en su lucha contra el virus, no reforzar su poder sobre los ciudadanos”, advierte Tusk.

El Gobierno húngaro tiene desde hace casi dos años un frente abierto con Bruselas por sus medidas que menoscaban la independencia judicial y la separación de poderes, entre otras, a raíz de las cuales se le abrió un proceso sancionador que podría derivar en la retirada de su derecho a voto en el Consejo de la Unión Europea (UE).

Pese a esta amenaza, ni la Comisión Europea ni su familia política conservadora han logrado avances con Budapest.

Edición: Luis Alonso