España y Portugal advierten que el futuro del proyecto europeo está “en juego”

El jefe del Gobierno español, Pedro Sánchez, durante la videocumbre. [EFE/ Moncloa / Borja Puig De La Bellacasa POOL]

Madrid (EuroEFE).- España y Portugal coinciden en que el futuro del proyecto europeo está en juego. Tras la fracasada cumbre de la UE en la que se intentó diseñar una fórmula conjunta para paliar los efectos económicos de la pandemia de coronavirus, tanto el jefe del Gobierno español, Pedro Sánchez, como el primer ministro de Portugal, Pedro Sánchez, han levantado la voz contra la falita de iniciativa.

Cada uno a su manera. Pedro Sánchez ha subrayado que hay que elegir entre una Unión Europea “coordinada y solidaria o el individualismo”. Antonio Costa ha advertido que “La Unión Europea, o hace lo que tiene que hacer o acabará”.

Costa insistió en que son “repugnantes” planteamientos como el expuesto por el ministro holandés de Finanzas, Wopke Hoekstra, que propuso en la reunión del Consejo del jueves investigar a países, como España, por no tener margen presupuestario para luchar contra el coronavirus pese a que la zona euro creció en los últimos siete años.

Todo ello se produce el mismo día en que Un estudio de la OCDE advierte que cada mes de confinamiento acarrean una merma de dos puntos porcentuales en el PIB. España será uno de los países más afectados.

Pedro Sánchez: “afrontamos la peor crisis de nuestra generación”

“Afrontamos la peor crisis de nuestra generación”, ha escrito Sánchez en un hilo en las redes sociales, en el que reafirma su profundo europeísmo y reclama una respuesta común a esta emergencia.

Recalca que la COVID-19 afecta a todos y “no entiende de fronteras, género o clase” e insiste en que la UE debe aprender las lecciones del pasado y no volver a fallar a la ciudadanía.

En su opinión, la respuesta europea debe ser solidaria y enfocada a los más vulnerables, “como algunas instituciones de la UE ya lo están haciendo”, dice.

Recuerda que esta semana nueve líderes europeos, entre los que se incluye él, han propuesto un instrumento de deuda común que facilite la recuperación “rápida, sostenible e inclusiva” y garantice estabilidad en la financiación de las medidas para afrontar la COVID-19.

Tras incidir que el Gobierno trabaja para avanzar en esta solución, explica que el Consejo Europeo otorgó este jueves un mandato “claro” al Eurogrupo.

En dos semanas, señala, debe presentar propuestas concretas de financiación adaptadas a la gravedad e intensidad de la crisis, utilizando todos los instrumentos de financiación europeos.

Según Sánchez, la UE debe impulsar un plan de reconstrucción que refuerce los mecanismos del estado europeo de bienestar y desarrolle “mecanismos de resiliencia” a través de la políticas de cohesión y agrícolas y mejorando también la efectividad de las políticas industriales.

Antonio Costa; “no hay ningún país de la UE preparado para enfrentar situaciones con esta dimensión”

“No hay ningún país de la UE que esté preparado para enfrentar situaciones con esta dimensión”, dijo Costa en declaraciones a la prensa.

Por eso, insistió, son “repugnantes” planteamientos como el expuesto por el ministro holandés de Finanzas, Wopke Hoekstra, que propuso en la reunión del Consejo del jueves investigar a países, como España, por no tener margen presupuestario para luchar contra el coronavirus pese a que la zona euro creció en los últimos siete años.

“Lo último que un político responsable puede hacer en este escenario es no comprender que la prioridad de las prioridades es salvar vidas, es combatir este virus, es crear condiciones para que las empresas puedan volver a funcionar, los empleos puedan volver a ser seguros”, agregó.

El primer ministro portugués, Antonio Costa, en una rueda de prensa posterior a la cumbre. EFE/EPA/ANTONIO PEDRO SANTOS

“Sólo así las finanzas públicas son sostenibles. El resto es ficción”, subrayó Costa, aliado con España en su postura frente a la UE y partidario, como Francia, de la emisión de bonos para paliar la carga de las economías nacionales por la pandemia.

“No hay finanzas públicas sanas con economías muertas, con personas en paro y el colapso de un sistema sanitario. Eso son ficciones de los manuales neoliberales pero que no existen en la vida diaria”, dijo.

Un ministro de Finanzas “tiene que comprender muy bien cuáles son estas prioridades” y, agregó, entender que la Unión a 27 “no es vivir en aislamiento, solo. Es compartir con los otros las dificultades y las ventajas”.

Sobre todo, incidió en alusión Hoekstra, “un ministro de Finanzas de uno de los países que más se beneficia con el mercado interno y la existencia de la zona euro. Debería ser de los primeros en entender que nosotros, en el espíritu de la Unión, estamos para apoyarnos los unos a los otros”, zanjó.

Costa advirtió también contra el riesgo de que la UE caiga de nuevo en la estrategia adoptada tras la crisis de 2008, con “las trágicas consecuencias económicas y sociales que tuvieron esas actitudes”.

La situación es ahora peor: “No se trata sólo de economía ni se trata sólo de empleo. Estamos hablando de salvar vidas humanas, y por eso es repugnante oír reacciones de ese tipo”.

Antes de concluir su comparecencia ante la prensa, Costa -que ya anoche, tras la reunión del Consejo, calificó como “repugnante” el comentario del ministro holandés- dejó claro que sus comentarios no respondieron a una irritación pasajera.

¿Piensa disculparse con el ministro holandés? Preguntó hoy un periodista.

“¿Es una broma?. Si alguien se excedió fue él”, respondió tajante el primer ministro luso

Alemania reitera su solidaridad…pero con los instrumentos existentes

Berlín, 27 mar (EFE).- El Gobierno alemán reiteró hoy su voluntad de ser solidario para afrontar conjuntamente con los estados miembros de la Unión Europea la crisis económica resultante de la pandemia del coronavirus.

En una rueda de prensa ordinaria, la portavoz adjunta del Ejecutivo, Ulrike Demmer, afirmó que “naturalmente Alemania está dispuesta a ser solidaria”, y agregó que el Gobierno está observando “muy detalladamente” el impacto del COVID-19 con el fin de implicarse “de manera constructiva”, respetando las reglas europeas y nacionales.

En ese sentido, se refirió al Mecanismo de Estabilidad Europeo (MEDE) como “el instrumento creado precisamente para estas situaciones de crisis”, y dijo que también en tiempos difíciles “sigue siendo necesario que la responsabilidad y el control estén en una sola mano”.

En la misma línea se expresó el portavoz del Ministerio de Finanzas, quien reiteró que “Alemania es solidaria”.

Recordó que los jefes de Estado y de Gobierno de la UE declararon de manera unánime que “se hará todo lo necesario para superar este desafío con un espíritu solidario”, y añadió que se hará uso de todos los instrumentos comunitarios para apoyar en la medida adecuada las decisiones adoptadas por los estados miembros.

“Tenemos los instrumentos y abordaremos esta crisis conjuntamente y de manera solidaria”, subrayó.

Por otra parte, Demmer se refirió a “otros grandes ejemplos de solidaridad europea” y aludió, en ese sentido, al apoyo que está prestando Alemania en la atención a pacientes graves de Italia y Francia que no pueden ser tratados en sus países debido a la saturación en las unidades de cuidados intensivos.

La cumbre muestra una Europa dividida frente al coronavirus

Bruselas (EuroEFE).- Los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea (UE) han dado dos semanas a sus ministros de Finanzas para que presenten más medidas para responder a la crisis económica provocada por el coronavirus, después de …

Anoche, tras la reunión de líderes de la UE, la canciller alemana, Angela Merkel, manifestó que los llamados “coronabonos”, instrumento pedido por varios países europeos del sur para afrontar las consecuencias económicas de la pandemia, no son una “opción compartida” por Alemania ni por otros países del bloque comunitario.

“Estamos mejor equipados que en anteriores crisis”, insistió la líder alemana, quien aludió a que, en su opinión, hay que “evaluar todos los instrumentos” con que ya cuenta el bloque comunitario, posición que hoy reiteró el Gobierno alemán ante la prensa.

Advertencia de la OCDE: cada mes de confinamiento, dos puntos porcentuales menos de PIB en 2020

Las medidas de confinamiento por la COVID-19 suponen una reducción de la actividad de hasta un tercio en las grandes economías del mundo, según la OCDE, que ha calculado que cada mes que se mantenga esta situación restará dos puntos porcentuales del producto interior bruto (PIB) en 2020.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) advierte en un comunicado este viernes de que muchas economías caerán en recesión, algo “inevitable” porque hay que luchar contra la pandemia y al mismo tiempo hacer lo necesario para que la actividad arranque tan pronto como sea posible.

Estas estimaciones las presentó el secretario general de la OCDE, Ángel Gurría, a los líderes del G20 en su cumbre virtual del jueves, donde insistió en que hacen falta más acciones para absorber el choque económico y una respuesta más coordinada de los gobiernos para salvaguardar a las personas y a las empresas, que saldrán “muy fragilizadas” de la crisis.

La OCDE, que habla de estimaciones más que de proyecciones dada la incertidumbre sobre la duración y efectos del confinamiento, señala que el impacto es diferente para cada país en función del peso relativo que tiene cada sector en su economía y de otras características propias.

La organización señala que países donde el turismo tiene un peso económico importante, dado que ese sector podría sufrir desplomes de hasta el 70 %, se van a ver más perjudicados.

En el otro extremo, los que tienen una actividad muy volcada en la agricultura o en la minería y el petróleo deberían sufrir menos en un primer momento, aunque luego sufrirían el choque de la reducción de la demanda mundial de materias primas.

Gurría subrayó que “el alto costo de las medidas sanitarias que se imponen ahora son necesarias para impedir consecuencias mucho más trágicas y un impacto todavía peor en nuestras economías mañana”.

La razón es que la posibilidad de que haya “millones de muertos” y un colapso de los sistemas sanitarios “nos diezmaría financieramente y como sociedad”. Por eso, afirma que “ralentizar esta epidemia y salvar vidas humanas tiene que ser la primera prioridad de los gobiernos”.

El secretario general ya hizo un llamamiento el pasado fin de semana para poner en marcha “un plan Marshall global”, en alusión al programa masivo de ayuda que puso en marcha Estados Unidos al final de la Segunda Guerra Mundial para ayudar a sus aliados a recuperarse económicamente.

Y en España un descenso potencial del 29 por ciento

La aplicación de medidas de confinamiento completo supone para la economía española un descenso potencial de la actividad del 29 %, según las estimaciones de la OCDE, que considera que es uno de los países más afectados debido a la composición de su estructura productiva.

En un documento publicado este viernes, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) evalúa el impacto del confinamiento completo para cada uno de sus miembros y algunos otros grandes países emergentes, con importantes variaciones entre ellos.

El que más perjudicado podría resultar sería Grecia, con una caída del 34 % de la producción tras la aplicación de esas medidas, seguido de Japón (30 %) y luego México, Alemania, España y Suecia (29 %).

Otros grandes países desarrollados que también sufrirían caídas de gran envergadura son Reino Unido (26 %), Italia (26 %), Francia, (25 %) o Estados Unidos (25 %).

Edición: Luis Alonso