Primer día sin fallecidos en España, reabre el Coliseo de Roma y vuelta a las aulas en Bélgica y Reino Unido

Vista del Coliseo de Roma, que reabre tras casi tres meses de cierre por el coronavirus. EFE/Álvaro Caballero

Redacción Internacional (EuroEFE).- Primer día sin ningún muerto en España desde que estalló la pandemia de coronavirus. En Italia han reabierto el Coliseo de Roma y algunas de las principales joyas culturales del país, en un nuevo paso hacia la normalidad, mientras que la vuelta a las aulas en Reino Unido y Bélgica no ha estado exenta de polémica.

España no reportó ningún muerto este lunes de COVID-19 por primera vez desde que estalló la pandemia, con lo que el número total de defunciones se matuvo en 27.127, y el de diagnosticados aumentó en 71, hasta 239.638, según datos oficiales difundidos por el Gobierno.

En rueda de prensa, el portavoz del Ministerio de Sanidad, el doctor Fernando Simón, precisó que ninguna persona había fallecido con fecha de ayer, según la información que remiten las regiones diariamente, aunque sin excluir totalmente algún retraso de notificación de datos.

Resaltó la rapidez de detección, ya que el nuevo sistema de vigilancia epidémica permite el diagnóstico en el plazo de 48 horas desde que comienzan los síntomas.

Aunque la epidemia está controlada, las autoridades sanitarias siguen vigilantes ante pequeños rebrotes, muchos de ellos debidos al incumplimiento de normas y recomendaciones de seguridad.

El fin de semana pasado, 400 jóvenes participaron en una concentración para consumir bebidas alcohólicas en Tomelloso, una localidad manchega de 36.000 habitantes muy castigada por la COVID-19.

La Policía investiga una reunión de 27 personas hace una semana en una vivienda de Córdoba (sur), 12 más de las permitidas. Uno de los asistentes, el príncipe belga Joaquín, que se había desplazado desde su país, dio positivo tres días después y esto obligó a poner en cuarentena a todas las demás.

En general, Simón pidió prudencia y “mucho cuidado” a medida que el Ejecutivo, que dirige el socialista Pedro Sánchez, levanta las restricciones de movimiento de personas y autoriza más actividades sociales. Comportamientos, dijo, que “no son recomendables ni deseables” pueden arruinar el “gran esfuerzo” de la mayoría para respetar las normas.

Con el verano cada vez más cerca, el 70 % de la población española se encuentra ya, desde este lunes, en la fase 2 del plan de transición paulatina hasta recuperar la anhelada normalidad social y económica en todo el país a primeros de julio, según las previsiones.

Italia reabre el Coliseo Romano

En Italia el Coliseo de Roma y algunas de las principales joyas culturales del país reabrieron este lunes sus puertas después de casi tres meses de cierre por la pandemia, en un nuevo paso hacia la normalidad.

Con la apertura del Coliseo, Italia recuperó su principal símbolo, pero lo hizo en medio de un panorama inédito, sin colas de turistas y entre medidas de seguridad.

El 8 de marzo dejó una mella en la milenaria historia del famoso anfiteatro Flavio, pues ese día tuvo que cerrar siguiendo las reglas del Gobierno para tratar de contener la crisis sanitaria.

“Fue un momento trágico”, confesó hoy la directora del Parque Arqueológico del Coliseo, Alfonsina Russo, pocos minutos antes de participar en la ceremonia de reapertura.

Han sido 84 días de “silencio surreal” en este histórico edificio, pero ahora la situación ha mejorado y se puede abrir con seguridad, ya que la pandemia se ha contraído enormemente después de infectar a 233.000 personas y causar la muerte a más de 33.400.

La reapertura del anfiteatro mereció todos honores al ser un auténtico emblema de la cultura italiana: el evento tuvo aires de celebración y contó con mandos militares engalanados y autoridades como la delegada del Gobierno en la capital, Gerarda Pantalone.

Italia suma 60 nuevos fallecidos en las últimas 24 horas, lo que eleva la cifra de muertos con coronavirus hasta los 33.475 desde que se inició la emergencia en el país el 21 de febrero, según los últimos datos oficiales de Protección Civil.

Vuelta a clase en las escuelas de Inglaterra

Las escuelas de primaria retomaron hoy algunas clases en Inglaterra tras más de dos meses cerradas por el coronavirus, si bien la asistencia ha sido “variable” debido al temor a los contagios entre las familias.

Entre el 40 % y el 70 % de los padres han enviado a sus hijos al colegio, dependiendo del centro educativo, según el sindicato de directores de escuelas y universidades ASCL, después de que algunos asesores científicos del Gobierno británico han alertado en los últimos días de que ven prematura la desescalada.

La Asociación de Directores de Salud Pública británica (ADPH, en inglés) sostiene que el Ejecutivo del primer ministro, Boris Johnson, está “juzgando mal” la evolución de la pandemia y está “levantando demasiadas restricciones demasiado rápido”.

El experto en medicina tropical Jeremy Farrar, miembro del Grupo Asesor Científico para Emergencias del Gobierno (SAGE, en inglés), ha declarado por su parte que el coronavirus “se está extendiendo demasiado deprisa como para levantar el confinamiento en Inglaterra”.

El Ministerio de Salud comunicó este lunes 111 muertes por COVID-19 y la detección de 1.570 contagios en 24 horas, ambas cifras las más bajas desde finales de marzo.

Al mismo tiempo, el Gobierno agregó 445 nuevos decesos de forma retrospectiva al cómputo global de fallecidos desde que comenzó la pandemia, que asciendo ahora a 39.045.

Cambio de enfoque sobre el retorno a las aulas en Bélgica

En Bélgica el drástico y repentino cambio de enfoque de las autoridades sobre el regreso a la escuela en junio de todos los alumnos de preescolar y primaria, previsto inicialmente de forma gradual y con estrictas condiciones, ha indignado a muchos centros y sindicatos de enseñantes, que planean huelgas esta semana.

En un primer momento Bélgica, uno de los países más afectados en Europa por la pandemia de coronavirus con 9.486 muertos, optó por un retorno progresivo, comenzando por los alumnos de primero y sexto de primaria.

Para esos niños las clases se reanudaron ya en mayo, con consignas de seguridad que incluían dejar una distancia de 4 metros cuadrados entre alumnos en las aulas y 1,5 metros cuando salían al recreo y el uso de mascarillas obligatorio para los profesores.

Las autoridades habían advertido de que la situación se iría revisando a la luz de la evolución del virus, pero muchos daban por hecho que la mayoría de alumnos no volvería físicamente a la escuela hasta septiembre.

Sin embargo, todo dio un giro de 180 grados el 27 de mayo, cuando el Ejecutivo federal y las entidades competentes en educación (las regiones y las comunidades lingüísticas) decidieron que todos los alumnos de preescolar y primaria se podían reincorporar al colegio desde principios de junio, prácticamente sin medidas de distanciamiento social.

Aunque en el fondo los centros y enseñantes están de acuerdo sobre la conveniencia de que los niños regresen a las aulas, la forma ha indignado a muchos por el poco tiempo dado para adaptarse, después de haber tenido que reinventar su manera de funcionar en los últimos meses.

El Gran Bazar de Estambul, abierto de nuevo

El Gran Bazar de Estambul, un histórico complejo comercial de 560 años de antigüedad, abrió este lunes sus puertas tras más de dos meses de cierre forzoso por la pandemia, con la esperanza de que pronto vuelvan los turistas, su principal fuente de ingresos.

El enorme complejo, compuesto por unas 60 callejuelas techadas y casi 4.000 negocios dedicados bien a la orfebrería, bien a los recuerdos turísticos, como cerámica, artesanía o moda, había sido cerrado el 23 de marzo pasado dentro de las medidas de reducir contactos sociales para evitar contagios.

Las autoridades municipales abrieron de nuevo las puertas históricas tras una breve oración, y numerosos comerciantes acudieron a poner en orden sus escaparates, limpiar expositores y arreglar la mercancía.

Pero todos saben que no habrá negocio hasta, al menos, el próximo día 10 de junio, cuando las aerolíneas turcas vuelven a volar al extranjero para traer a los visitantes.

Solo los joyeros pueden esperar algo de movimiento, porque regalar oro es una obligación en Turquía cuando se acude a una boda.

Sin embargo, la bajada general de ingresos durante la pandemia también ha reducido las ganas de gastar en fiestas y ha obligado a posponer enlaces matrimoniales.

En épocas normales, el Gran Bazar de Estambul recibía más de 200.000 visitantes al día, pero el cierre de fronteras hizo caer el turismo a cero, lo que ha dejado desierto el complejo comercial, cuyos ingresos provienen en un 80-90 % de los visitantes extranjeros.

Putin prepara un plan de reactivación económica

Mientras, el presidente de Rusia, Vladímir Putin, prepara un gran plan de acción nacional con el que pretende recuperar el crecimiento, los ingresos y el empleo, ante la perspectiva de una contracción de al menos el 5 % del PIB por el coronavirus este año y un paro de más de 2 millones de personas.

El primer ministro ruso, Mijaíl Mishustin, hizo llegar este lunes al mandatario el borrador del plan, que, según el diario “Védemosti”, contendrá medidas por valor de 8 billones de rublos (112.557 millones de dólares) para 2020-2021.

Si bien el plan iba a presentarse este lunes, el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, explicó que será finalmente el martes cuando Putin lo aborde con Mishustin.

Tiene por tanto aún veinticuatro horas para pensar cómo vender a una población que sufre las graves consecuencias de las restricciones impuestas por el coronavirus un plan que ya ha recibido de antemano críticas de algunos expertos, por considerarlo insuficiente.

El jefe del Gobierno reveló este lunes que el plan incluirá nueve apartados y 500 medidas en diversas áreas de actuación, y “debe estar ejecutado antes de finales del próximo año”.

De acuerdo con Mishustin, el eje de la recuperación económica será lograr un camino estable de crecimiento y el aumento de los ingresos reales de los ciudadanos “a través de tecnologías modernas, la digitalización y nuevas oportunidades en el mercado laboral, la educación y la construcción rápida de viviendas de alta calidad”.

Rusia ha estado en una situación de hibernación durante las seis semanas de vacaciones obligatorias retribuidas -por el empleador- que Putin decretó a finales de marzo y, aunque poco a poco la mayoría de las regiones va levantando las restricciones, la economía ya se ha resentido, tras un primer trimestre en positivo (1,6 %).

Por otro lado, Putin convocó para el 1 de julio el plebiscito constitucional que le permitiría presentarse a la reelección en 2024, cuando habrá expirado su cuarto mandato presidencial.

Putin calificó de “impecable” la fecha, tanto desde el punto de vista jurídico como sanitario, lo que fue corroborado por las autoridades sanitarias durante una teleconferencia emitida en directo por la televisión, aunque la oposición extraparlamentaria considera precipitado celebrar la consulta en julio.

Aunque Rusia es el tercer país del mundo en casos de la COVID-19 con 414.878, además de 4.855 muertos, el presidente destacó que la situación epidémica ha mejorado sustancialmente y consideró que 30 días es suficiente para que la nación tome las medidas necesarias para garantizar la seguridad de los votantes.

Editado por Miriam Burgués