Sánchez pedirá una última prórroga del estado de alarma para volver a la normalidad en España

El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, comparece en una rueda de prensa en el Palacio de la Moncloa el 31 de mayo de 2020. EFE/JuanJo Martín

Madrid (EuroEFE).- El Gobierno español pedirá la próxima semana la aprobación del Congreso para extender quince días más las medidas excepcionales adoptadas el 14 de marzo por la pandemia de coronavirus, una “última y definitiva prórroga”, más “liviana” y distinta a las cinco anteriores antes de regresar a la normalidad.

De ser aprobada, la nueva prórroga se extenderá del 8 al 21 de junio y será gestionada por las autoridades regionales, con el apoyo, si es necesario, del Gobierno central, que solamente se encargará de las cuestiones relativas a la movilidad, según informó este domingo el jefe del Ejecutivo español, el socialista Pedro Sánchez, en una rueda de prensa.

Para entonces se espera que prácticamente todo el territorio español haya entrado ya en la fase 3 del plan progresivo de desconfinamiento, que permitirá el casi total retorno a la normalidad tras el fuerte impacto de la pandemia, aunque para ello Sánchez volvió a apelar hoy a la “prudencia” ya la “responsabilidad individual” para evitar “cualquier recaída”.

Según los últimos datos ofrecidos por el Ministerio de Sanidad, España registró hoy dos fallecidos por coronavirus más respecto al día anterior, mientras que los casos diagnosticados en las últimas 24 horas cayeron por debajo de los cien, con 96.

En total hasta el momento han fallecido 27.127 personas y 239.429 se han contagiado desde el inicio de la pandemia, según el recuento oficial.

“El virus sigue acechando y es una amenaza gravísima. No podemos olvidar el sacrificio de todos durante el confinamiento, el trabajo de los sanitarios y las miles de vidas que se ha llevado el COVID-19”, remarcó el mandatario español.

QUÉ SIGNIFICA ESTAR EN LA FASE 3

En la fase 3 del conocido como “plan de desescalada” aumentará la flexibilización con respecto a las anteriores de tal forma que se podrá consumir también en el interior de bares y restaurantes, y no solo en las mesas instaladas en la calle (terrazas), que ampliarán su aforo al 75 %.

También está pautado para entonces el regreso de las competiciones deportivas, la apertura de centros comerciales, zoológicos, acuarios o casinos, siempre con limitación de aforo, y se podrán realizar actividades culturales en bibliotecas y museos.

Estas son algunas de las medidas que se implantarán a partir de este lunes en tres islas del archipiélago atlántico de Canarias – La Gomera, El Hierro y La Graciosa- y en la mediterránea Formentera (Baleares), que han ido a la cabeza de la recuperación de la pandemia en España.

Un 70% del país pasará a la fase 2, mientras que Barcelona y su área metropolitana, Madrid y la región limítrofe de Castilla y León, las zonas más más afectadas por la COVID-19, seguirán una semana más en la 1.

Como medida excepcional, y ante la llegada del verano y la subida de las temperaturas, el Gobierno ha autorizado también la apertura de piscinas y polideportivos en todo el territorio, aunque al 30 % de su aforo.

LA RECUPERACIÓN DEL TURISMO, A PARTIR DE JULIO

En la rueda de prensa, Sánchez señaló al turismo, muy afectado por las restricciones de movilidad obligadas por la pandemia, como “sector clave” para la recuperación de la economía española y abogó por su relanzamiento “inmedito”.

Julio será el mes en que se podrá dar impulso a su recuperación, al recibir “con los brazos abiertos” a turistas, a los que además de ofrecerles la cultura, la naturaleza, las playas y la gastronomía españolas también se les dará “seguridad sanitaria” y “compromiso con el medio ambiente”, dijo el presidente del Gobierno español.

“Mientras el virus circule por el mundo los turistas encontrarán distancia física pero cercanía emocional”, aseveró.

Sánchez negó que la cuarentena de 15 días ahora impuesta para los visitantes del exterior sea “contradictoria” con la pretensión de recuperar el turismo como muchos países europeos que han adoptado también cuarentenas similares.

En España, dijo, se ha hecho con el fin primordial de preservar la salud pública y recordó que los rebrotes del coronavirus detectados recientemente “tienen que ver con personas que vienen de fuera”.

Sánchez se refirió también al necesario “Plan Marshal” mediante el que “Europa debe salvar a Europa” 72 años después del promovido desde Estados Unidos tras la II Guerra Mundial.

En ese sentido, destacó el alcance del fondo de recuperación que se está negociando en la UE, con una magnitud “sin precedentes” que podría suponer para España 140.000 millones de euros de ayudas directas para sectores como el comercio, el turismo o la automoción, muy castigados por los efectos de la pandemia.

Editado por Miriam Burgués