Testigos de la caída del Muro de Berlín recuerdan aquel día histórico

30 años de la caída del Muro de Berlín

Varias personas caminan frente a la East Side Gallery, un tramo del Muro de Berlín reconvertido en galería de arte al aire libre, este lunes en Berlín (Alemania) La capital germana se prepara para celebrar el próximo 9 de noviembre el 30 aniversario de la caída del mURO. Con casi 170 km de extensión en toda Alemania, de los que apenas 43 cruzaban la ciudad, la construcción se mantuvo en pie por casi tres décadas, hasta el 9 de noviembre de 1989, cuando fue derrumbado por los ciudadanos de este y oeste dando fin a uno de los periodos más tensos en la historia: la Guerra Fría. EFE/ Omer Messinger

Madrid (EuroEFE).- El periodista italiano Riccardo Ehrman ha relatado, en el Instituto Goethe de Madrid, cómo su pregunta sobre los permisos de viajes de los ciudadanos de la República Democrática Alemana (RDA), en la conferencia de prensa ofrecida por el Politburó, el 9 de noviembre de 1989, “propiciaría la caída” del Muro de Berlín.

Junto al periodista de la agencia italiana Ansa, la corresponsal Susana Pfingsten y el ex catedrático de Ciencias Políticas de la Universidad de Berlín, Ignacio Sotelo, han recreado, treinta años después, sus vivencias en este hito durante el encuentro organizado por la Oficina Nacional Alemana de Turismo (ONAT) y la Embajada de Alemania en Madrid.

“Efecto inmediato”

Ehrman ha recordado la respuesta de Günter Schabowski, representante del Partido Socialista Unificado de Alemania, quien, a su pregunta sobre la nueva ley de viajes que “no cambiaba nada”, replicó erróneamente que los alemanes orientales podían viajar libremente, sin visado ni pasaporte, a la Alemania Occidental con “efecto inmediato”.

Este hecho propició que miles de ciudadanos de la RDA se acercaran a la frontera para festejar el fin de un muro que separaba, a lo largo de 155 kilómetros, dos modelos de Estado antagónicos.

“Esa noche la calle principal de Berlín se llenó de un millón de alemanes orientales, a quienes había que dar 100 marcos a cada uno tras cruzar el muro”, ha rememorado Sotelo, quien ha explicado cómo la incertidumbre de los primeros instantes se disipó cuando “los ciudadanos de la Alemania Oriental volvieron a casa a dormir”, siendo conscientes del fin de una era.

Ha señalado también la política de Mijaíl Gorbachov como el factor principal para el derrumbamiento del muro, pues el mandatario soviético advirtió a los altos cargos de la RDA que si “intervenían con violencia contra su pueblo, las tropas rusas defenderían a los ciudadanos alemanes”.

“La noticia de nuestras vidas”

Por su parte, la periodista de Telemadrid que cubrió el momento histórico, Susana Pfingsten, ha recordado su llegado a la capital alemana para narrar “la noticia de nuestras vidas”, la cuál se encontraba ya “en la calle y no en los despachos políticos”.

“Cuando llegamos vimos muchos policías y militares que no sabían qué hacer y personas temerosas, que dieron paso a un júbilo general a los pocos días”, durante los cuáles “presenciamos a ciudadanos subiendo al muro, bailando sobre él y destruyéndolo con mazas y martillos”.

La caída del Muro de Berlín en 1989 y la reunificación de Alemania el año posterior se convirtieron en un potente factor de aceleración del turismo receptivo, ya que, desde 1993, las pernoctaciones aumentaron de 34,7 millones a 84,7 millones.

“En 26 años las pernoctaciones aumentaron en 53 millones”, ha indicado la directora para España y Portugal de la Oficina Nacional Alemana de Turismo, Ulrike Bohnet, cifras que sitúan a Alemania como el “segundo destino turístico en Europa, después de España, para viajeros europeos”.

Berlín, capital en construcción

Berlín (EuroEFE).- La caída del muro de Berlín propició un cambio urbanístico radical en la ciudad mártir de la Guerra Fría. Una metamorfosis prodigiosa que llegó con la recuperación del estatus de capital y cuyo rostro menos amable son los …